Sunteți pe pagina 1din 7

A N E X O

3

BASES PARA LA CREACIÓN DE UNA COMISIÓN NACIONAL PROTECTORA DE BIBLIOTECAS DEL ESTADO

DIRECCIÓN DE BIBLIOTECAS ARCHIVOS Y MUSEOS Santiago de Chile

Proyecto de Decreto

Por

Guillermo Feliú Cruz

Considerando:

I. Que ha llegado el momento de coordinar los servicios bibliotecarios prestados al país por las bibliotecas escolares y públicas con el objeto de integrarlos a los proyectos de Planeamiento Educacional y Económico, en que tiene interés primordial el Estado.

II. Que los acuerdos aprobados en la reunión de UNESCO celebrada en nuestro país y los enunciados del Plan de Reforma Educacional propician el desarrollo de las bibliotecas escolares y públicas, reafirmando su importancia como elemento fundamental dentro de los programas educacionales, sociales y económicos de la nación.

III. Que son evidentes las deficiencias de dichos servicios en nuestro país, motivadas por la escasez de recursos económicos y por otros factores que sería inoficioso señalar, pero que evidentemente han impedido hasta el momento una organización adecuada de nuestro sistema bibliotecario, y

IV. Que se hace notar la falta de un organismo coordinador de todos los recursos disponibles para emprender una eficaz política de fomento bibliotecario, que alcance a grandes sectores de población, y en especial, a los escolares.

Por tanto, como condensación de las ideas y antecedentes expuestos, se crea el organismo apropiado con las facultades y deberes que se expresan en el siguiente:

Artículo 1° Creáse una Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas del Estado, integrada por las siguientes miembros:

a) El Director de Bibliotecas, Archivos y Museos, que la presidirá;

b) El Director de Educación Secundaria;

c) El Director de Educación Primaria y Normal;

d) El Director de Enseñanza Agrícola, Comercial y Técnico;

e) Un representante de las Bibliotecas de los Liceos Fiscales, que será el Presidente del Colegio

Nacional del Personal Docente Directivo;

f) Un representante de la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile, y

g) El Visitador de Bibliotecas e Imprentas, que actuará como Secretario.

Artículo 2° La Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas del Estado, tiene por objeto:

a) Fomentar la creación de bibliotecas públicas, escolares, especiales, etc. b) Incrementar los fondos bibliográficos de las actuales bibliotecas y de las que se creen de acuerdo con un plan racional, considerando muy especialmente el carácter de los establecimientos poblaciones y regiones del país que deban atenderse c) La adquisición de libros, folletos y publicaciones periódicas de acuerdo con las necesidades de las diversas bibliotecas, y d) Dotarlas de los medios técnicos indispensables para la catalogación y clasificación del material bibliográfico disponible, labor que estará a cargo de personal especializado.

Artículo 3° La Comisión procurará proveer a los establecimientos educacionales de los textos de estudio, obras de consulta y libros de lectura obligatoria en cantidades suficientes para que, en lo posible, ningún estudiante carezca en la biblioteca de su colegio de las obras que necesita para preparar sus lecciones y trabajos.

En la adquisición de publicaciones para las bibliotecas escolares se considerarán fundamentalmente las indicaciones y bibliografías que entreguen los profesores de las diversas ramas de la enseñanza por conducto de sus respectivas direcciones. Para este efecto, en el mes de marzo de cada año la Comisión recibirá de las Direcciones de Educación Secundaria, Primaria y Normal, y de Enseñanza Agrícola, Comercial y Técnica, el texto de tales bibliografías.

Artículo 4° Corresponde a la Comisión conocer y resolver acerca de las condiciones materiales y técnicas en que funcionan las bibliotecas bajo su protección, trátese de bibliotecas públicas o de establecimientos educacionales.

Artículo 5° Para la adquisición de obras y publicaciones periódicas, la Comisión dispondrá de los recursos que se consignen a su nombre en el Presupuesto de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos sobre la base de un Plan que se elevará en el mes de junio de cada año al Presidente de la República, con el cálculo de los fondos necesarios para su realización.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN PÚBLICA

A N E X O

4

Decreto: Crea Comisión Protectora de Bibliotecas del Estado

SANTIAGO, 24 de Enero de 1963

N°390

HOY SE DECRETÓ LO QUE SIGUE:

VISTOS: lo informado por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, en oficio N°785, de 19 de octubre de 1962, y

Considerando:

I. Que ha llegado el momento de coordinar los servicios bibliotecarios prestados al país por las bibliotecas escolares y públicas, con el objeto de integrarlos a los proyectos de planeamiento Educacional y Económico en que tiene interés vital el Estado:

II. Que los acuerdos aprobados en la Reunión de UNESCO celebrada recientemente, propician el desarrollo de las bibliotecas escolares y públicas, reafirmando su importancia como elemento

fundamental dentro de los planes educacionales, sociales y económicos de todos los países;

III. Que son evidentes las deficiencias de dichos servicios en nuestro país, motivadas por la

escasez de recursos económicos y por otros factores que sería inoficioso señalar, pero que

evidentemente han impedido hasta el momento una planificación organizada de nuestro sistema bibliotecario, y

IV. Que se hace notar la falta de un organismo coordinador de todos los recursos disponibles

para emprender una eficaz política de fomento bibliotecario que alcance a grandes sectores de

población y, en especial, a los escolares.

DECRETO :

Artículo 1° Créase una COMISIÓN NACIONAL PROTECTORA DE BIBLIOTECAS DEL ESTADO, integrada por los

siguientes miembros:

Director de Bibliotecas, Archivos y Museos, que la presidirá:

Director de Educación Secundaria; Director de Educación Primaria y Normal; Director de Enseñanza Agrícola, Comercial y Técnica:

Un representante de las bibliotecas de los liceos fiscales, que será el Rector del Instituto Nacional, y El Visitador de Bibliotecas e Imprentas de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, que actuará como Secretario.

Artículo 2° La COMISIÓN NACIONAL PROTECTORA DE BIBLIOTECAS DEL ESTADO, tiene por objeto:

a) Fomentar la creación de bibliotecas públicas escolares, especiales, etc;

b) Incrementar los fondos bibliográficos de las actuales bibliotecas y de las que se creen de

acuerdo con un plan racional, considerando muy especialmente el carácter de los

establecimientos, poblaciones y regiones del país que deban atenderse;

c) La adquisición de libros, folletos y publicaciones periódicas, de acuerdo con las necesidades

de las diversas bibliotecas, y

d) Dotarlas de los medios técnicos indispensables para la catalogación y clasificación del

material bibliográfico disponible, labor que estará a cargo del personal especializado.

Artículo 3° La compra de obras y publicaciones periódicas que indique la Comisión, se hará con cargo al presupuesto de la Dirección de Educación, a cuyos establecimientos estén destinadas tales adquisiciones, y con cargo al ítem de difusión y publicaciones de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos cuando la compra se haga para otras bibliotecas.

Artículo 4° La Comisión procurará dotar a los establecimientos educacionales de los textos de estudio, obras de consulta y libros de lectura obligatoria, en cantidades suficientes para que, en lo posible, ningún estudiante carezca en la biblioteca de su colegio de las obras que necesita para preparar sus lecciones y trabajos.

En la adquisición de publicaciones para las bibliotecas escolares, se considerarán fundamentalmente las indicaciones y bibliografías contempladas en los Programas de Enseñanza. Para este efecto, cada año, la Comisión solicitará de las Direcciones de Educación Secundaria, Primaria y Normal y de Enseñanza Agrícola, Comercial y Técnica, los Programas de Estudio, y confeccionará las bibliografías correspondientes.

Artículo 5° Corresponde a la Comisión conocer y resolver acerca de las condiciones materiales y técnicas en que funcionan las bibliotecas bajo su protección, trátese de bibliotecas públicas o

de establecimientos educacionales. Tómese razón y comuníquese

JORGE ALESSANDRI R. - Patricio Barros Lo que transcribo a Ud. para su conocimiento. Saluda a Ud.

A N E X O

5

PEDRO MONTERO F.

Subsecretario

SOBRE COMISIÓN PROTECTORA DE BIBLIOTECAS DEL ESTADO

SEÑOR DIRECTOR:

SANTIAGO, 12 de Diciembre de 1962 N° 1.091

La Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos ha preparado un anteproyecto para la creación de una Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas del Estado. La idea de crear esta Comisión Nacional responde a la conveniencia que existe, por una parte, de coordinar los servicios bibliotecarios con los planes de desarrollo educacional y económico del país; y, por otra, a la necesidad de mejorar y extender estos servicios, de modo que lleguen a desempeñar el papel preponderante que les corresponde en la formación del educando y en la satisfacción de las aspiraciones culturales de la población.

Esta Comisión Nacional tiene por objeto:

a) Fomentar la creación de bibliotecas públicas, escolares, especiales, etc;

b) Incrementar los fondos bibliográficos de las actuales bibliotecas y de las que se creen de

acuerdo con un plan racional, considerando muy especialmente el carácter de los

establecimientos, poblaciones y regiones del país que deban atenderse;

c) La adquisición de libros, folletos y publicaciones periódicas de acuerdo con las necesidades

de las diversas bibliotecas, y

d) Dotarlas de los medios técnicos indispensables para la catalogación y clasificación del

material bibliográfico disponible, labor que estará a cargo de personal especializado.

La Comisión está formada por los funcionarios superiores de la Biblioteca Nacional y del Ministerio de Educación y por un representante de la Facultad de Filosofía y Educación.

En esta obra de tanta trascendencia para la educación y la cultura nacional le corresponde una participación muy importante a la Facultad de Filosofía y Educación, que tiene a su cargo la formación del profesorado secundario y también la preparación del personal especializado que debe atender las bibliotecas.

El propósito fundamental de la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas del Estado de fomentar la creación de bibliotecas públicas, escolares y otras y de mejorar los servicios bibliotecarios a través del país, solo puede ser cumplido con la colaboración de la Facultad de

Filosofía y Educación, pues requiere de un plan paralelo de fomento de la carrera de bibliotecario entregada a esa Facultad.

En la seguridad de que el señor decano ha de estimar de importancia nacional los fines que persigue la Comisión en referencia y que ha de prestarle toda su cooperación, lo saluda muy atentamente.

AL SEÑOR DECANO DE LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y EDUCACIÓN. PRESENTE.

A N E X O

GUILLERMO FELIÚ CRUZ

Director Bibliotecas, Archivos y Museos

6

IDEAS GENERALES SOBRE UN “PLAN DE DESARROLLO DE BIBLIOTECAS PÚBLICAS Y

ESCOLARES ”, APROBADAS POR EL CONSEJO DE PROFESORES DE LA ESCUELA DE BIBLIOTECONOMÍA, EN SESIÓN DEL 27 DE SEPTIEMBRE DE 1962

I. Principios básicos.

a) El desarrollo de la biblioteca es parte integrante y primordial del desarrollo educacional:

b) En la formulación del plan de desarrollo bibliotecario deberían participar la Dirección de

Bibliotecas, Archivos y Museos; la Superintendencia de Educación; la Asociación de

Bibliotecarios y la Escuela de Biblioteconomía;

c) A esas instituciones corresponde definir los objetivos del plan y acordar las bases sobre las

cuales debe formularse el plan;

d) Se establecería el principio de responsabilidad de toda la sociedad en la obligación de

ofrecer a la comunidad servicio bibliotecario. Al financiamiento de las bibliotecas públicas deberían concurrir, en iguales partes, los municipios y el estado;

e) Se pondrían en práctica los principios de organización de sistemas bibliotecarios, aceptados

internacionalmente. Al efecto, en la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos se crearían

departamentos centrales de Selección y Adquisición y de Procesos Técnicos y se descentralizarían los Servicios, y f) Es conveniente formular dos planes:

- uno de corto alcance, y de ejecución inmediata que tendría por objeto aprovechar recursos actualmente disponibles. - otro, de mayor alcance y de objetivos permanentes

II. Bases para un plan de largo alcance

a) Determinación de áreas geográficas para el estudio de la situación actual de la educación y,

en especial, el estudio de la situación actual del sistema bibliotecario, entre otros factores establecer la dotación actual de los recursos bibliotecarios humanos y materiales, la población de cada área, particularmente la población escolar y todos los demás elementos socioeconómicos que interesen al desarrollo del sistema bibliotecario.

Un mapa educacional sería un buen instrumento para registrar los déficit actuales y los futuros progresos del plan;

b) La primera meta del plan debería consistir en el aprovechamiento óptimo de los recursos

actualmente disponibles. En aquellas áreas donde existan una o más bibliotecas escolares, junto con mejorar el personal, la colección, los servicios y los presupuestos, se agregaría el carácter de biblioteca pública para servir a la comunidad. El ideal sería tener personal profesional tanto en la biblioteca escolar, como en la pública con colecciones diferentes y presupuestos separados;

c) Buscar fórmulas de financiamiento permanente para la creación y mantención de servicios

públicos y escolares, tanto en el plano nacional (a través de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos), como en el plano local (a través de las Municipalidades). En este último caso, deben establecerse partidas destinadas exclusivamente al desarrollo bibliotecario.

d) Creación regulada de plazas de bibliotecarios en los presupuestos nacionales y municipales,

en forma tal, que dentro de cinco o diez años el país pueda contar con una dotación de ellos;

e) Gestionar ante la Corporación de la Vivienda, Cajas de Previsión, sociedades constructoras,

etc., el acuerdo para que se contemplen locales para bibliotecas en las poblaciones, grupos escolares y edificios que se construyan, tanto para obreros y empleados, como para escuelas, de nivel primario y medio (grupos escolares, liceos, institutos comerciales, escuelas industriales y agrícolas, etc.);

f) Con ayuda de organismos internacionales y/o de fundaciones de beneficencia podría establecerse en Santiago una Biblioteca Pública Piloto, como las de Nueva Delhi, Medellín y Africa. Esta biblioteca sería además, un centro de formación práctica de bibliotecarios para personal no profesional en actual servicio. Además se podría considerar la creación de bibliotecas públicas en tres o más centros urbanos importantes del país, y

g) Finalmente habría que realizar una campaña publicitaria de divulgación sobre las

bibliotecas escolares y públicas. En esta campaña habría que utilizar la prensa, la radio y la televisión, así como material impreso, especialmente carteles, folletos, etc. Incluso podría organizarse una exposición ambulante que recorriera el país.

III. Operaciones de ejecución inmediata

a) Determinación de áreas geográficas para establecer la actual distribución de los recursos y

su relación con las necesidades de la población de cada área;

b) Establecer como objetivo general el mejoramiento de la calidad y cantidad de los recursos

hasta un nivel susceptible de ser alcanzado a corto plazo;

c) Publicación de un manual elemental sobre técnicas bibliotecarias para personal no

profesional en actual servicio. El texto del manual sería preparado por la Escuela de

Biblioteconomía;

d) Impartir un curso elemental e intensivo, durante el verano de 1963, a cargo de la Escuela de

Biblioteconomía, para bibliotecarios no profesionales en actual servicio. Se traería a Santiago,

en comisión de servicio, a bibliotecarios de todo el país. Al término del curso se otorgarían certificados de asistencia;

e) Establecer en cada área una biblioteca responsable de dar servicios a la población respectiva, que cuente con depósitos centrales y periféricos, y

f) Clasificar las áreas que se determinen de acuerdo a la siguiente pauta:

1. Áreas con biblioteca escolar;

2. Áreas con biblioteca pública;

3. Áreas urbanas con biblioteca, y

4. Áreas suburbanas sin biblioteca

En las áreas 1 incrementar el fondo bibliográfico, de modo que presten mejor servicio a toda el área y que sirvan como bibliotecas públicas medianas.

En las áreas 2 incrementar el fondo bibliográfico, de modo que presten mejor servicio a toda el área y que sirvan las necesidades de la población escolar.

En las áreas 3 creación de bibliotecas públicas medianas, que sirvan al mismo tiempo las necesidades de la población escolar, las cuales deberían estar situadas cerca de los actuales grupos escolares que carecen de bibliotecas.

Para estos casos podrían aprovecharse locales escolares o municipales.

En las áreas 4 donde no sea práctico o posible crear biblioteca, considerar la utilización de bibliobuses los que pertenecerán a bibliotecas urbanas con organización y dotación de recursos satisfactorios.

Para realizar lo propuesto en el párrafo anterior debería formarse un “Comité de Selección”, el que en el caso del material bibliográfico escolar, deberá aprovechar la lista confeccionada para este propósito por el Ministerio de Educación.

-- compiladocompilado porpor MartínMartín GuzmánGuzmán