Sunteți pe pagina 1din 5

UNIVERSIDAD ADVENTISTA DE CHILE Pedagogía en Educación Básica

ESTUDIOS HISTÓRICOS Profesor: Mauricio Lagos P.

NOCION DE TIEMPO Y SU FORMACION EN LAS PRIMERAS ETAPAS ESCOLARES DEL NIÑO. (Documento N°1, requisito para primer certamen)

1. Importancia de la noción de tiempo en el aprendizaje de la Historia.

y

sistemático en la escuela y es de primera importancia para lograr aprendizajes fundame ntales en la Educación General Básica. Uno de los objetivos centrales de los programas de Estudio de la Educación Básica es la comprensión del mundo físico y social en que vive el niño. Para ello es necesario conocer los objetos y los seres que integran el mundo. Estos ocupan un lugar en el espacio y se ubican en un momento del tiempo. La comprensión de los hechos de la naturaleza, como los del mundo social, implica saber cuándo éstos se produce n y, en este sentido, ayudar al niño a conocer el mundo, ayudarle a analizar el tiempo. Si bien la noción de tiempo es básica para el marco de toda la formación impartida al niño, lo es particularmente para el logro de los objetivos de la enseñanza de la Historia, en especial a partir del Segundo Ciclo de la Educación General Básica. La Historia es, por definición, la enseñanza del tiempo, y es prácticamente imposible llegar a una verdadera aprehensión de su conocimiento sin tener como base en el dominio de las categorías del tiempo histórico. La comprensión por parte del niño, del tiempo físico en primer término, y del tiempo histórico en etapas posteriores, es un proceso lento y requiere de una enseñanza adecuada. En consecuencia, es necesario desarrollar en nuestros alumnos la habilidad para ubicarse en el tiempo, si se desea que logren comprender al mundo que los rodea y alcancen un efectivo aprendizaje de la Historia.

El

desarrollo de la

noción de tiempo en el

niño debe ser un proceso gradual

2. Concepto de Tiempo. ¿Que es el Tiempo?

a. ¿Qué es el tiempo? Definir el Tiempo es tarea difícil. San Agustín en sus “Confesiones” reflexiona sobre esta dificultad y nos dice “¿Que es el tiempo? ¿Quién puede explicarlo fácil y brevemente? ¿Quién puede entenderlo siquiera en el pensamiento, de modo de poder decir una palabra acerca de él? Y sin embargo, ¿no es acaso cierto que en nuestra conversación no hay nada a que nos refiramos con mayor familiaridad o conocimien to que al tiempo? Y por cierto que lo entendemos también cuando oímos a otros hablar de él. ¿Que es, entonces, el tiempo? El mismo responde a su pregunta. Si nadie me lo pregunta, se lo que es. Si deseo explicarlo al que me lo pregunta, no lo se. Y sin embargo, digo con confianza que sé que si nada cambiara de un estado a otro, el tiempo pasado no existiría, y que si nada estuviera aún por ocurrir, no habría tiempo futuro; y que si no existiera nada en absoluto, no habría tiempo presente”.(Citado por Juan Comellas y Otros en “El tiempo en las ciencias”)

Juan Comellas y Otros en “El tiempo en las ciencias”) Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos
Juan Comellas y Otros en “El tiempo en las ciencias”) Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos

b. Categorías o dimensiones temporales.

A pesar de la dificultad para definir el tiempo, es posible aprehender su concepto a través de categorías, dimensiones que son de algún modo, inherentes al tiempo mismo. Es posible ordenar las nociones vinculadas al tiempo en las siguientes categorías: los ritmos temporales, la orientación en el tiempo, la posición relativa de los momentos en el tiempo, la duración, la velocidad y la medición del tiempo.

b.1. Los Ritmos Temporales:

Los hechos en el tiempo ocurren en for ma regular o irregular; todos los días amanece y anochece, los seres humanos sentimos cada día la necesidad de alimentamos; es decir, existen ciertos ritmos en el tiempo. Nociones vinculadas a esta categoría son “regularmente”, “raramente”, “con frecuencia, etc.

b.2 La Orientación en el tiempo:

Se pueden distinguir en esta categoría tres aspectos que permiten orientarse en el tiempo: el presente, el pasado y el futuro. Nociones relacionadas con el tiempo presente son “ahora” “en este momento”, “hoy”,

etc.

Nociones vinculadas al pasado son: “antes”, “hace algún tiempo”, “anteriormente’, “ayer”, etc. Y asociadas al futuro tenemos: “después”, “dentro de algún tiempo”, “posteriormente”, “mañana”, más tarde”, y otras.

b.3

La posición relativa de los momentos en el tiempo:

Las posiciones relativas de los momentos en el tiempo pueden agruparse en dos categorías: la sucesión y la simultaneidad. La sucesión se refiere a la ubicación los hechos conforme a un cierto orden relativo a un punto de referencia determinado. Tenemos aquí nociones tales como “más joven que”, “antes que”, “después que”, etc. La simultaneidad, involucra aquellos hechos que se dan en un mismo momento en el tiempo, se producen simultáneamente, son contemporáneos.

b.4 La duración:

Es el tiempo que transcurre entre dos sucesos que se producen en el tiempo. La duración es, con respecto al tiempo, lo que la distancia es con respecto al espa cio: la una separa dos instantes; la otra, dos objetos. Duración y distancia están, además, íntimamente

nivel 1 del lenguaje. Tan

ligadas entre si. Por lo demás ésta interrelación hasta se percibe en

correcto es decir: “estoy a 130 Km. de la ciudad” como “estoy a dos horas de viaje en automóvil de la ciudad”. En nuestra civilización, la distancia es inseparable de la duración necesaria para recorrerla.

variabilidad, la

permanencia y la perennidad.

La

categoría

de

la

duración involucra

tres

aspectos

esenciales: la

La variabilidad implica en primer lugar todas las nociones que confieren la idea de una duración breve: poco duradero”, “efímero”, “pasajero”, etc.

poco duradero”, “efímero”, “pasajero”, etc. Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos Página
poco duradero”, “efímero”, “pasajero”, etc. Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos Página

Además, y a causa de la variabilidad la duración misma, podemos relacionar con ella las noción de “menos tiempo que”, “tanto tiempo como”, “después tiempo que”, “casi todo el tiempo”, etc. La permanencia agrupa, por el contrario todas las nociones que dan la idea de una duración muy larga o de estabilidad: “duradero”, “permanente”, “estable”, etc. La perennidad es el opuesto a la variabilidad. Es la ausencia de cambio o de variación en el tiempo Con esta categoría se relacionan las nociones de “eternidad”, “de todos los tiempos”, “siempre”, etc. Se notará que esta categoría, igual a la de infinito que le corresponde en el plano del espacio, es muy difícil de comprender para el niño.

b.5 La velocidad:

En relación con la velocidad tenemos dos categorías: lentitud y rapidez. Nociones unidas a la primera de ellas son “lentamente”, “más despacio que”, menos rápido que”, etc. Relacionadas con la segunda tenemos “rápido”, “veloz”, “más rápido que”, etc.

b.6 La medición del tiempo:

Tanto el tiempo como el espacio desembocan en una cantidad después de haber sido aprehendidos únicamente de una mane ra cualitativa. El tiempo se mide en segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años, siglos, milenios, etc. La medición del tiempo debe conducir al sistema cronológico que permite la ordenación de los hechos ocurridos en el tiempo, base para una adecuada comprensión de la Historia.

RITMOS

ORIENTACION

POSICIONES

DURACIÓN

VELOCIDAD

MEDICIÓN

TEMPORALES

RELATIVAS

Secuencia

Presente

Sucesión

Variabilidad

   
   

Lentitud

Segundo

Minuto

Pasado

Hora

   

Permanencia

Día

 

Mes

Año

Regularidad

 

Simultaneidad

Siglo

 

Rapidez

Milenio

Futuro

Eternidad

Era

  Rapidez Milenio Futuro Eternidad Era Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos Página
  Rapidez Milenio Futuro Eternidad Era Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos Página

3. Noción de Tiempo en el Niño. La aprehensión del tiempo por parte del niño al ingresar a la escuela.

Producto de algunas de las características psicológicas del niño en sus primeros años escolares (6 años), tales como el egocentrismo y el sincretismo, la noción de tiempo se presenta

en esta etapa muy confusa. El niño no es capaz, todavía de entender la temporalidad histórica ni tiene la capacidad para ordenar los hechos de su propia historia de vida. El problema del desarrollo de la noción tiempo ha sido en general poco estudiado por psicólogos o educadores. Es Jean Piaget, una vez más, quien ha hecho los mayores aportes al respecto. Por tal razón, los planteamientos que se presentan en este material, en gran parte le pertenecen, a Piaget, al niño le es muy difícil pensar que el mundo existía antes que él. La extensión del tiempo se confunde con extensión de su propia existencia. Por otra parte, la idea de un mundo que continúa más allá de la propia vida le es complet amente inaccesible. Esta noción sólo se adquiere cuando se es adulto.

forman a través de numerosas

experiencias y éstas deben darse en re lación con la propia vida del niño: “antes de ir a la escuela”, “después de mi cumpleaños”, son formas de iniciar a nuestros pequeños alumnos en la aprehensión del tiempo. El egocentrismo reflejado en lo anterior se expresa también cuando se trata de establecer duraciones. Los puntos de referencia que permiten al niño percibir el tiempo son hitos primeramente de índole personal. Los puntos de referencia aparecen con el reconocimiento de los hechos en relación a su fecha. Su adquisición es muy posterior y es indispensable para ello un desarrollo adecuado por parte de la escuela. El sincretismo es una de las características de la forma de percibir que tiene el niño en esta labor y le impide discernir entre las diferentes categorías o dimensiones del tiempo tales como la orientación en el tiempo, la posición relativa de los momentos entre si, la duración, las velocidades, la medición de tiempo. La mente del niño no tie ne aún la organización que le permita aprehender estas diferentes categorías temporales y, en consecuencia, es labor fun-

damental de la escuela crear situaciones de aprendizaje en que los niños tengan experiencias personales conducentes a una adecuada comprensión de las categorías del tiempo. Para que esto ocurra, como ya se ha dicho, debe recurrirse a la experiencia personal del niño. Así podrá percatarse con facilidad, por ejemplo, de la duración si se le da oportunidad reiterada de vivirla y percibirla.

Nociones

tales

como

antes ”,

después ” sólo se

Etapas en la aprehensión del tiempo La aprehensión del tiempo se verifica en el niño en tres etapas : el estadio del tiempo vivido, el estadio del tiempo percibido el estadio del tiempo concebido.

a. El tiempo vivido El niño pequeño vive el tiempo a través de sus juegos, su cansancio, la peca de su comida, de un dulce, el recreo, etc. Las categorías temporales son para é l confusas, no tiene la capacidad para distinguir, por ejemplo, entre dos hechos sucesivos o dos hechos simultáneos. Es tarea de la educación llevarlo a una aprehensión más elaborada del tiempo, proporcionando la situación es d e modo que tenga experiencias que le faciliten discernir entre las diferentes categorías temporales, de modo que pase del tiempo vivido al tiempo pero percibido.

de modo que pase del tiempo vivido al tiempo pero percibido. Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio
de modo que pase del tiempo vivido al tiempo pero percibido. Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio

b. El tiempo percibido

El tiempo es muy difícil de percibirlo, sin embargo, esto se realiza mediante su representación en líneas, a través del empleo de relojes. Por ejemplo, la observación de como pasa la arena de un reloj de arena, da una percepción del transcurso del tiempo pro la excepción de su propio tiempo de vida preparará al niño para ir lentamente, en etapas posteriores,

percibiendo el tiempo histórico.

c. El tiempo concebido. Es la etapa más compleja en el proceso de aprehensión del tiempo. Con donde el etapa en que el tiempo es captado por el espíritu y va más allá de la relación matemática entre los movimientos de los cuerpos (la tierra principalmente) y el transcurso del tiempo. Es, pues, el tiempo concebido intelectualmente. La labor del profesor consiste en guiar a su alumno para qué, participe su tiempo vivido, pase a la percepción del tiempo y luego a la concepción del mismo. Esta no es tarea fácil, pero a medida en que se haga, estaremos ayudando a nuestros estudiantes a conocer mejor el mundo en que viven y crearemos una base apropiada para un buen aprendizaje posterior en la histo ria. El egocentrismo y el sincretismo característicos de la primera etapa del desarrollo del niño, se dejan ver también en su percepción del tiempo. Es tiempo para el niño se presenta como algo oculto, mal organizada su mente. No posee las categorías que le permitirán darle un ordenamiento y una organización. El sincretismo le impide aprender el tiempo en forma independiente de sus hechos de vida y de su experiencia personal. La escuela, y más concretamente el profesor, debe, paulatinamente, conducir el p roceso de enseñanza aprendizaje de modo de producir primero la descentración del niño, es decir ayudarlo a salir del centro de todas las cosas. El niño debe establecer relaciones entre su propio ritmo temporal y el de los sujetos y objetos circundantes. Debe ayudar sería a reconocer que la repetición de las cosas pueden verificarse muy bien fuera de toda relación con su propia existencia. Además de la descentración, es necesario producir la extensión del concepto de tiempo, es decir llevar a extender el pasado y el futuro tan lejos como sea posible. Esto dependerá obviamente de la edad del niño. El niño de los primeros años de educación básica será capaz de ubicar en el tiempo los acontecimientos vividos la última semana, que hace dos años atrás. En la cap acidad para distinguir los hechos vividos por los padres en la infancia de aquellos vividos por los abuelos también en su infancia, es característica de un alumno en etapas muy posteriores de su desarrollo. La extensión del tiempo que el niño puede aprende r es muy restringida en los primeros años, y corresponde a la escuela ir ampliándolos.

primeros años, y corresponde a la escuela ir ampliándolos. Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos Página
primeros años, y corresponde a la escuela ir ampliándolos. Estudios Históricos 2011/ Profesor Mauricio Lagos Página