Sunteți pe pagina 1din 13
UNIVERSIDAD CENTROAMERICANA FACULTADES DE HUMANIDADES Y COMUNICACIÓN MAESTRIA EN GERENCIA DE LO SOCIAL IV EDICIÓN
UNIVERSIDAD CENTROAMERICANA FACULTADES DE HUMANIDADES Y COMUNICACIÓN MAESTRIA EN GERENCIA DE LO SOCIAL IV EDICIÓN

UNIVERSIDAD CENTROAMERICANA FACULTADES DE HUMANIDADES Y COMUNICACIÓN MAESTRIA EN GERENCIA DE LO SOCIAL IV EDICIÓN

COMUNICACIÓN MAESTRIA EN GERENCIA DE LO SOCIAL IV EDICIÓN Hacia la búsqueda de metodologías coherentes: Nuevos

Hacia la búsqueda de metodologías coherentes:

Nuevos paradigmas y nuevas tendencias de Educación Popular.

Investigación documental presentada para optar al título de Maestro en Gerencia de lo Social: Políticas, Programas y Proyectos.

Autor:

Lic. Alex Martín Bonilla Jarquín

Tutor:

M.Sc. Luis Felipe Ulloa

Managua, Nicaragua Enero de 2012.

Antes de esto… mis motivos…

A mediados del siglo XX, América Latina se vio envuelta en la instauración de gobiernos

dictatoriales que oprimieron a las masas populares que se sublevaron ante las adversidades que principalmente representaron la proyección de necesidades de cambios en políticas sociales, las cuales eran cada vez más inequitativas para las grandes mayorías (el pueblo) y beneficiosas para unos cuantos (los burgueses u oligarcas, como se dijo en Nicaragua en ese periodo).

Sin embargo, la emancipación popular jugó su papel protagónico creando las redes necesarias para que las masas populares pudieran encontrar puntos de apoyo y referencias de actuación que les facilitarán la deslegitimación de las dictaduras gobernantes en la región. Uno de los principales puntos de apoyo concluyó en la concepción de una corriente de pensamiento propia de Latinoamérica que aportó a la humanidad una manera de concebir, ver, crear y recrear el mundo a partir de la práctica social consciente, activa y participativa, modeladora de cambios basados en igualdad de derechos: esta concepción es lo que hoy llamamos Educación Popular.

Durante el primer año de la IV Edición de la Maestría en Gerencia de lo Social: Políticas, Programas y Proyectos, que desarrolla la Universidad Centroamericana a través de la Facultad de Educación y Humanidades, se integró dentro del Módulo “Nuevos estilos de Gerencia Social” la asignatura de Educación Popular; el syllabus de esta asignatura definía como principal objetivo el acto cognitivo de comprender la Educación Popular como concepción metodológica, sus técnicas y su relación con la Educación Formal, a través de la lectura comprensiva y reflexión colectiva que se generó producto del proceso de aprehensión del conocimiento definido para esta asignatura.

Dada la trascendencia de las nuevas tendencias y paradigmas de la Educación Popular, con

el presente trabajo de investigación documental pretendo compartir con las lectoras y con

los lectores un aprendizaje que he integrado mediante el conocimiento de las tendencias actuales de la Educación Popular que nacen como demanda de la sociedad ante un mundo globalizado y dinámicamente cambiante.

Introducción

He decidido tomar este contenido porque me apasiona la Educación como fenómeno social, no solo como acto de enseñanza y aprendizaje, porque a mi juicio la Educación es un fenómeno social que nace del interés de la sociedad por tratar de dar una interpretación más clara del mundo que nos rodea.

En este sentido, yo acojo la concepción metodológica de la Educación Popular (EP) que me

fue planteada durante el abordaje la asignatura en la Maestría. Pero considero que es

parte de mi vitalidad académica el querer reconocer nuevos paradigmas de la Educación popular, los nuevos retos que se plantea en el siglo XXI y las tendencias que esta

concepción metodológica aporta para la intervención social de la actualidad.

Retomando el concepto de Gerencia Social del INDES (abordado en la Maestría como GS- I), me parece interesante recalcar lo que tiene que ver con… “una perspectiva propia para la comprensión e intervención en el desarrollo social…combina dimensiones analíticas con dimensiones instrumentales, en consecuencia construye un imaginario social particular, a la vez que ofrece caminos claros para desarrollarlo” (INDES: 2004, 2); y con la Educación Popular, ya que el fin último de esta es aportar a los sectores populares un constructo que subyace al esfuerzo de concebir la realidad como una y diversa, como coherente y contradictoria, y como estable y dinámica. Aquí hay un punto de enlace entre el enfoque de la GS-I y la EP: una perspectiva de comprensión a través de una concepción metodológica educativa para intervenir la realidad. A este punto quiero llevar a los lectores y lectoras de este informe.

Mi intención está aquí, educarnos para transformar (no solo el conocimiento,

principalmente la actuación como expresión real de ese conocimiento), por lo que el sentido de este documento está implicado en su esencia de querer aportar concepciones y nuevas tendencias sobre la Educación Popular para que la Gerencia de lo Social se construya como un enfoque renovado basado en realidades sociales del siglo XXI, atendiendo los principios compartidos de reducción de la desigualdad y el fortalecimiento de la ciudadanía.

La mirada inicial:

¿Qué concepción de Educación Popular? ¿En qué paradigma de Gerencia de lo Social cabe esta concepción?

La acepción que tengo del término “Educación Popular” es la que ha propuesto la Maestra Anabel Torres Téllez, la que literalmente extraigo y planteo a continuación:

“Preferimos hablar de concepción metodológica de Educación Popular, o de concepción metodológica dialéctica, así nos referimos a la concepción del mundo, de la sociedad, de la vida, de las relaciones, de la realidad que subyace este esfuerzo latinoamericano. Es una concepción y una práctica para transformar la realidad. Es una concepción porque es una visión del mundo, una forma de entender, de concebir el universo, la humanidad, la naturaleza, la individualidad y las relaciones entre todos los elementos que conforman esa totalidad, la concepción también implica el compromiso de construir algo nuevo. La llamamos metodológica porque entendemos que debemos ser eficaces en la búsqueda de coherencia dinámica a partir de las mismas contradicciones. Decimos que es dialéctica porque descubrimos y entendemos la realidad como contradictoria. Descubrimos una relación de confrontación articulada entre teoría y prácticaPara nosotros la concepción metodológica de la Educación Popular no es solo una metodología de trabajo, es una forma de vida que tiene consecuencias en la cotidianeidad del ámbito laboral, familiar, político, social, etc.”

Hay conceptos claves que construyen esta visión de la Educación Popular, a mi juicio proceden de una serie de experiencias que han logrado hacer de la teoría una práctica permanente. Por concepción del mundo, se reconoce la propiedad vital que cada uno y cada una tiene para hacer su propia interpretación de lo que le rodea y sobre la base de esas individualidades formar un constructo colectivo de las implicancias del mundo que habitamos.

Resulta por otro lado que transformar la realidad tiene implicaciones de estadíos humanos superiores, la interacción equilibrada entre todos los grupos humanos existentes y nuestra interacción con el entorno ambiental caben dentro de estas implicancias. En esos estadíos, a mi juicio, las relaciones determinan la construcción de una visión colectiva del mundo, se intercambian impresiones, interpretaciones, costumbres, etc. Sin embargo, no todo fluye hacia el mismo lado, las divergencias que el ser humano tiene consigo mismo y con los demás, son parte de una dinámica coherente de actuar y de encontrar soluciones para la convivencia global, así la contradicción es resultado de una coherencia, por lo que la realidad resulta ser contradictoria.

Pues bien, considero que la teorización en la clase sobre Educación Popular, me ha dejado claro que su concepción metodológica aprueba la existencia de una actitud de vida para

cambios permanentes, para construcción, de-construcción y re-construcción de la realidad existente. No hay otra Educación Popular.

Esta concepción se logra acoplar al modelo de Gerencia Social que nos ha aportado la Maestría, como es el del Instituto Interamericano para el Desarrollo Social, el mismo que se basa en cuatro grandes fines fundamentales:

Reducción de la desigualdad

Reducción de la pobreza

Fortalecimiento de estados democráticos

Fortalecimiento de ciudadanía

La Gerencia Social - INDES tiene un conjunto de particularidades que la definen. Se trata de un enfoque multidisciplinario que se ha ido construyendo progresivamente mediante el aporte de distintas disciplinas, como con un ejercicio permanente de articulación entre ellas.

Esta articulación se expresa en un conjunto tanto de conocimientos como de prácticas. La GS-I tiene la particularidad de combinar dimensiones analíticas, con dimensiones instrumentales, y es a la vez propositiva y operativa. En consecuencia, construye un imaginario social particular, a la vez que ofrece caminos claros para desarrollarlo. La GS-I le sirve al amplio conjunto de actores sociales que interviene en el desarrollo social, particularmente a quienes diseñan y ejecutan políticas y programas sociales. Su propuesta busca que todos los actores, y particularmente los grupos tradicionalmente excluidos, participen activamente de la formación de las políticas y programas sociales.

la

campos:

desarrollo social, políticas públicas y

gerencia pública.

La gerencia social

intersección de tres

se

sitúa

en

En tal sentido se beneficia tanto de los conocimientos como de las prácticas en ellos inscritos, a la vez que hace un esfuerzo por articularlos.

Así, la gerencia social, como campo, ofrece comprensiones y respuestas que provienen a la vez de estos tres ámbitos.

y respuestas que provienen a la vez de estos tres ámbitos. En el desarrollo social, encuentra

En el desarrollo social, encuentra cabida la concepción metodológica de la Educación Popular que nos ha propuesto la maestra Anabel Torres Téllez y el maestro Ramón González, puesto que el desarrollo social es una construcción colectiva con implicancias de

la complejidad de las relaciones humanas en el espacio social. Como ya señalaban ambos

maestros, el desarrollo social tiene expresión en las transformaciones sociales recientes,

destacando sus fenómenos causales y sus efectos consecuenciales.

Cierro esta parte sintetizando que… “la Gerencia Social INDES se define como un campo de conocimientos y de prácticas, acotado por la intersección de los campos del desarrollo social, las políticas públicas y la gerencia pública, que promueve que las políticas y programas sociales contribuyan significativamente a la reducción de la desigualdad y de la pobreza, y al fortalecimiento de los estados democráticos y de la ciudadanía, a través de procesos participativos de formación de políticas que generan valor público”.

Y hablando de valor público, cito a Kelly y Muers, quienes, a mi juicio, dan una

aproximación conceptual muy certera de este término: “se refiere al valor creado por el Estado a través de servicios, leyes, regulaciones y otras acciones en una democracia, esto valores son definidos en última instancia por el público…” (2003:4).

Y en la actualidad, en el mundo cambiante de hoy… ¿Hacia dónde debe se perfila el nuevo paradigma de la Educación Popular? ¿Cuáles son sus tendencias en su incidencia para el desarrollo social?

Lo que nunca supe es que si el único modelo de Educación Popular es el que se centra en

el paradigma de “educar para transformar”; por ello es que mi trabajo de investigación lo he centrada en la recopilación de información sobre las nuevas tendencias de la Educación

Popular en el siglo XXI, un espacio de tiempo lleno de convulsiones sociales, marcadas por

el conflicto armado, el narcotráfico, la trata de personas y sobre todo de niñez, el alto

costo de la vida y el inhumano pero necesario avance de la tecnología que a su vez amplía

las posibilidades de la ciencia.

En el año 2000, en su asamblea celebrada en la ciudad de Panamá, la CEAAL red de organizaciones no gubernamentales presentes en 21 países de América Latina y el Caribe, que desde la corriente de la educación popular trabaja a favor de la transformación democrática de nuestras sociedades, la conquista de la paz y los derechos humanos- proyectó un plan global que sintetizó en cuatro ejes la acción continental del CEAAL: la recuperación del acumulado de la EP, la incidencia en las políticas educativas, la formación de capacidades para el poder local y la incidencia política de la sociedad civil.

En la actualidad algunos pensadores dentro de los que se destaca Alfonso Torres Carrillo, a quien quiero citar para iniciar la puesta en común del nuevo aprendizaje que obtengo a partir de sus conceptualizaciones:

Uno de los ejes conceptuales acordados en el Seminario Latinoamericano de Educación Popular, realizado en Córdoba, para organizar la discusión y debate sobre la EP es el referido a sus relaciones con “los paradigmas emancipatorios”, entendidos como el conjunto de planteamientos teóricos y políticos alternativos al “pensamiento

y modelo único”, o en términos de Raúl Leis “una especie de marco para la acción, en un punto de referencia para la acción””.

Y también abstraigo lo siguiente:

En una perspectiva más acotada, varios textos coinciden en señalar que el ámbito paradigmático de la EP es la del pensamiento crítico, “heredero de una vieja tradición:

el de transformar el conjunto social, privilegiando la educación como herramienta fundamental”. En tal sentido, lo que está en juego es la insuficiencia interpretativa de los planteamientos teóricos de su fase fundacional y de los retos que le impone el nuevo orden mundial, bajo la hegemonía del capital”.

En principio debo aclarar que el Seminario Latinoamericano de Educación Popular fue un evento internacional celebrado en el año 2000 en la ciudad de Córdoba, en el que se juntaron las redes de educación popular de la región para discutir y reflexionar sobre la renovación de las prácticas de la educación popular en el contexto de las actualidades sociales. De este evento derivaron una serie de planteamiento sobre la nueva perspectiva de la Educación Popular del siglo XXI, imponiéndose nuevas miradas, nuevas tendencias, nuevos paradigmas.

En ese sentido, he revisado la teoría de Alfonso Torres Carrillo, y concluyo en que estoy de acuerdo con la educadora cubana Esther Pérez cuando afirma que la Educación Popular no es disciplinaria, sino una práctica social donde confluyen muchos conocimientos; por su campo amplio de su acción, identificado por su opción con los sectores populares, debe acudir a conceptos provenientes de otros ámbitos discursivos, a la vez que define y da contenido a lo que le es su ámbito específico; para la educadora cubana, este es una lucha en y desde la cultura, cuya apuesta es a largo plazo.

Ahora quiero citar las principales reflexiones que a mi juicio replantean los paradigmas de la Educación Popular en nuestra actualidad:

Reconocer la trayectoria de pensamiento crítico generado desde la EP, en particular la riqueza, frescura y vigencia de la obra de Freire, frecuentemente invocado, pero pocas veces estudiado; en segundo lugar, dialogar con otras prácticas alternativas como la Investigación Acción Participativa, el derecho alternativo y la teología de la liberación, desde donde también se están haciendo replanteamientos teóricos y utópicos en el mismo sentido que la EP.

La resignificación del discurso de la EP se ubicaría en una lucha por la orientación cultural de la sociedad contra el proyecto neoliberal, al cual hay que enfrentarlo, “elaborando estrategias que incidan en las relaciones sociales, en el sentido común y la vida cotidiana de los sectores populares”. En un sentido similar, Rosa María Goldar (2002) advierte que con el modelo neoliberal se “da un vaciamiento de sentido y apropiación de muchas de las banderas de izquierda; por ello, algunos conceptos como participación, sociedad civil, ciudadanía, ocultan conflictos y disputas”.

Es necesario y urgente reconocer las nuevas subjetividades, ideas y alternativas que están generándose desde las propias prácticas de educación popular

En cuanto a los contenidos de la Educación Popular, las relaciones de género, las sensibilidades y los sentidos de vida, así como otras dimensiones instituyentes de subjetividad, pueden ser asumidos como temas transversales de sus programas.

Por último, no sobra advertir que si la EP pretende renovar sus paradigmas, parafraseando a Marx, “los educadores populares necesitamos ser de nuevo educados”. El reto más grande es cómo desaprender los esquemas profundos de interpretación hereda dos del “gran paradigma occidental” en el cual se construyeron varios de nuestros supuestos y que, aunque invisibles a nuestros ojos, definen nuestra concepción del mundo.

Y ante eso, se replantean los Retos de la educación popular:

Reconsiderar la tradicional mirada desvalorizadora que sobre el ámbito escolar, se ha tenido desde la Educación Popular, proponiéndose llegar a ver en ella un espacio posible de desarrollo de proyectos educativos populares, tal como ya ha sido demostrado por experiencias como la Escuela Popular Claretiana Filo de Hambre en Neiva y algunas escuelas adscritas al Movimiento de Educación Popular Integral Fe y Alegría en varios países de la región continuarse la investigación pedagógica y la sistematización de experiencias de educación popular; estos dos ejercicios permitirán comprender, en su complejidad, los procesos de construcción, apropiación y resignificación de saberes por parte de los sujetos populares, así como las didácticas con mayores posibilidades en el trabajo educativo concreto.

La vigencia de la recuperación de la memoria histórica, de las culturas e identidades populares. El reconocimiento del entrama do cultural, de la dimensión subjetiva de la acción colectiva y sus implicaciones para el trabajo educativo y político, no condujeron a estudios rigurosos sobre los procesos de constitución de sujetos y subjetividades sociales, sobre las lógicas de construcción social del saber popular ni sobre la dinámica de sus usos cotidianos; tampoco los planteamientos acerca del diálogo de saberes avanzaron mucho más allá de las formulaciones ya señaladas.

La

imposición de políticas neoliberales y la consecuente pauperización de amplias

capas de la población ha hecho ver la urgencia de incluir la dimensión productiva en las experiencias educativas populares pues, aunque existe una trayectoria más

o menos larga en la búsqueda de economías alternativas para los sectores

empobrecidos (economía solidaria, microempresas, empresas asociativas), hasta el presente han sido más los fracasos que los éxitos obtenidos.

A nivel técnico, se plantea la necesidad de que la Educación Popular incorpore las nuevas tecnologías de la información y la comunicación; la sistematización computarizada de sus procesos y la comunicación electrónica en red con otras experiencias e instituciones, lo cual puede permitir responder con mayor eficacia a los retos de producción y socialización conceptual.

Otro reto actual a la Educación Popular también común a otras áreas del trabajo populares el problema de la formación de sus educadores, de tal modo que puedan apropiarse de un núcleo conceptual y metodológico básico que le permita asumir creativamente los retos antes planteados.

Claro está que una dificultad que vienen enfrentando muchas experiencias de Educación Popular, que se agudizará en los próximos años, es la falta de fuentes de financiación. Las agencias internacionales de desarrollo, instituciones que habitualmente apoyaban las experiencias educativas populares impulsadas por ONG latinoamericanas han comenzado a orientar sus recursos hacia su prójimo más próximo: las antiguas repúblicas socialistas de Europa Oriental, que ahora ingresan a la Unión Europea como parientes pobres de las potencias occidentales. Ese momento de la EP se caracterizó por una apertura de sus referentes políticos y educativos; y por una búsqueda en la que aparece necesario el diálogo con otras disciplinas socia les y la investigación pedagógica.

Considerando lo anterior como expresiones suficientes de lo que la actualizada corriente denominada Educación Popular del siglo XXI pretende alcanzar, creo que sin duda alguna la Educación Popular toma mayores connotaciones de contenido y de alcances, de interiorizaciones conceptuales que redefinen la práctica como influencia del pensamiento social colectivo que parte de las individualidades y las realidades actuales.

Es serio entender que el paradigma de revitalizar la valorización de la Educación Popular, frente a la conquista que hace en los sistemas neoliberales la Educación bancaria, es urgente y necesario en la búsqueda de soluciones humanas para reducir la pobreza y las desigualdades. La educación es un patrimonio universal, y sea cual sea su tendencia, debe perseguir principalmente el aportar al hombre y a la mujer el poder de la transformación educadora y la educación transformadora.

Antes bien, como ya se planteó anteriormente, es necesario reconstruir un gran

paradigma humanista e incluyente, que se alimente de los enfoques de occidente y de

oriente, del norte y del sur. Un paradigma para una globalización humanizante

paradigma que en realidad son muchos paradigmas, unificados en torno a los mínimos éticos de justicia y legalidad.

Un

La tendencia es la búsqueda de nuevas temáticas para la intervención educativa liberadora, conjugada de la práctica y la teoría, el mundo está cambiando rápidamente,

hay nuevas relaciones: de género, de poder, de integración, de mercado, de intercambios comerciales, de asociaciones y cooperativismo, de empresa y de sindicalismo, ahí es donde la Educación Popular como corriente de transformación de la sociedad debe asumir los nuevos retos de aporte metodológico, de concepción del mundo, de asunción de la práctica y re-conceptualización de la teoría “practicante” (yo le llamo así a la teoría que no se queda en la dimensión mental, sino aquella que tiene mente y acción).

A la concepción metodológica de Educación Popular propuesta por los facilitadores de la asignatura durante el primer año de la Maestría en Gerencia de lo Social IV Edición, además de sus cuatro elementos citados (visión del mundo, dialéctica, metodológica y transformadora), yo le agrego dos nuevos elementos como resultado de la interpretación que hago de los nuevos paradigmas:

Re-tranformadora de lo propio para intervenir lo ajeno: una tendencia propia a re-crear el concepto mismo de su concepción “Educación Popular”, producto de las nuevas y emergentes relaciones, identidades y realidades del mundo cambiante de la actualidad, para poder intervenir en el exterior de su objeto de intervención para lograr la verdadera construcción de sujetos. El sujeto, el hombre y la mujer, habitan el mundo que cambia cuando un proceso no ha terminado de cambiar. La Educación Popular no puede trazarse a sí misma como una corriente de pensamiento que ya definió, antaño, sus paradigmas. Su primer paradigma debe ser que ningún paradigma es expresión terminal del anterior o posterior. En cualquier abordaje holístico de la realidad, intervenir la realidad, y sobre todo la realidad social, requiere muchas prioridades de interpretación.

Eje transversal del desarrollo social equitativo: puesto que la construcción de ciudadanía parte de las interacciones sociales justas, igualitarias, con enfoque de derechos y de género, en contacto amigable y sostenible con el entorno ambiental. Entonces todas aquellas iniciativas de los estados democráticos en la búsqueda de soluciones a través de lo que llaman “políticas sociales” deben contener expresiones concretas de los paradigmas de la educación popular del siglo XXI en la práctica real de la vivencia de la democracia. Una política social que dé derecho al voto a los 16 años de edad pero que también garantice las oportunidades de trabajo, de educación, etc., en fin de mejores condiciones de vida, de los jóvenes, como es el caso de Nicaragua.

Estos son los nuevos aprendizajes que trataré de poner en práctica como Gerente de lo Social, como actor primario de una cadena que desata la posibilidad hacia nuevas realidades sociales en el entorno ambiental sostenible y sustentable. Es decir, lo que quiero es lograr rebasar mi capacidad de pensar y de actuar, con más actuar, pero renovado, asumiendo la concepción de la Educación Popular con agregado de los dos elementos que ahora he propuesto.

Finalmente, me queda la duda de que si realmente la Educación Popular no es tema de prioridad de las agencias de cooperación internacional al desarrollo. En términos de financiamiento, es probable que sea de las últimas experiencias en ser elegibles, pero

considero que como herramienta de intervención socio educativa, la concepción metodológica de la Educación Popular ha trastocada la planificación estratégica de proyectos sociales, por cuanto los donantes han establecido, a través de la Declaración de París y el Programa de Acción de Accra, el alineamiento, armonización y asunción como mutua responsabilidad de la cooperación al desarrollo a las políticas de Estado, y de Gobierno, por lo que alinearse, armonizarse y hacerse co-responsable en contextos sociales en donde emergen las nuevas izquierdas latinoamericanas, es cuestión seria, de lo contrario queda la posibilidad única del retiro de ayuda al desarrollo.

En esta última parte no hablo de que si las políticas sociales de las izquierdas emergentes realmente alcanzan lo que predican, solo refiero que los contextos que construyen para impulsar sus políticas se dirigen principalmente a las clases populares, ahí…, donde la educación popular es utilizada para modelar la participación comunitaria, la demanda de los derechos humanos fundamentales, etc.

Bibliografía y fuentes de información

Torres Carrillo, A. (2011). Educación Popular: trayectoria y actualidad. Dirección General de Producción y Divulgación de Saberes: Universidad Bolivariana de Venezuela.

Kelly, G. y S. Muers. (2003) Creating Public Value: An analytical framework for public service reform. Strategic Unit, Cabinet Office. Traducción de C. Gustavo Gutiérrez.

Puiggrós, A. (1983). Discusiones y tendencias en la educación popular latinoamericana. Revista de Ciencias Sociales. Universidad Nacional Autónoma de México.

Banco Interamericano de Desarrollo. (2004). La Gerencia Social INDES. Washintong:

Instituto Interamericano para el Desarrollo Social.

Pérez, E. (2007). Cuba: la alternativa de la Educación Popular. La Ventana. Recuperado el día 23 de febrero de 2012, de la base de datos del Portal Educativo de la Casa de las Américas.

Van de Velde, H. y Coppens, F. (2005). Técnicas de Educación Popular. Módulo 4 Programa de Especialización en Gestión del Desarrollo Comunitario. Estelí:

CURN-CICAP.

Van de Velde, H. (2008). Educación popular. Estelí, Nicaragua: CICAP/FAREM.

Anexo metodológico sobre el proceso de investigación documental.

Para desarrollar este proceso de investigación, presente de manera breve y precisa cuales fueron las acciones que realice hasta concluir con el informe que contiene la perspectiva que le he dado a la temática abordado.

Revisión de todo el complejo modular de la Maestría IV Edición, hasta llegar al límite esperado: cuál de todos me dejó con más ideas inconclusas, ideas que me abruman en mi actual desempeño profesional, y a la vez de mi interés personal.

Definición del tema a abordar/ampliar/re-interpretar. Aquí mismo definí que era lo que yo quería plantear en este trabajo, dos ejes interiores personales: el porqué y el para qué del trabajo.

Establecí el punto de partida de las concepciones que tengo sobre el tema a partir de mi estancia académica en la Maestría, y en particular de esta asignatura. Es como haber puesto el concepto clave de lo que quería re-conceptualizar producto de la ampliación del contenido de manera documental. Establecí los límites de lo que ofrecería con mi investigación.

Busqué información complementaria, recopilé información, textos, documentos, revistas; desempolvé muchos “folletos y libros”, fuente de recaudo de lo que quería ampliar, desafiar y expandir.

La lectura de lo recopilado: es quizás lo más cuidadoso, porque es buscarle sentido al porqué y al para qué que ya había definido. Armé el hilo conductor, esquematicé, grafiqué ideas, junte contenidos, relacioné propuestas y contradicciones.

La aventura de escribir sobre ello: Educación es un tema que me atrae, no es sencillo pero traté de hacerlo, hablar de Educación popular fue escribir a partir de teorías renovadas de la actualidad. Escribí, parafraseé, re-escribí, copié e interpreté.

En el módulo de Educación Popular de la IV Edición de la Maestría, no hay mucho sobre nuevas tendencias y nuevos paradigmas de la Educación Popular en la actualidad, por lo que no tuve mucha referencia para contrastar con lo nuevo conocido. Pero aporte con información sobre esos aspectos.

Finalmente, leí, re-leí, re-re-leí. Creo que hay nuevo conocimiento en este documento.

El autor.