Sunteți pe pagina 1din 43
GregorioGregorio PradoPrado UrbinaUrbina Villahermosa, Tabasco Septiembre, 2006.
GregorioGregorio PradoPrado UrbinaUrbina
Villahermosa, Tabasco
Septiembre, 2006.

GOBIERNO DEL ESTADO DE TABASCO

LIC. MANUEL ANDRADE DIAZ

Gobernador Constitucional del Estado

ING. JAIME LASTRA ESCUDERO

Secretario de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesca

M.V.Z. VLADIMIR BUSTAMANTE SASTRE

Director General Instituto para el Desarrollo de Sistemas de Producción del Trópico Húmedo de Tabasco

INSTITUTO PARA EL DESARROLLO DE SISTEMAS DE PRODUCCIÓN DEL TRÓPICO HÚMEDO DE TABASCO

DIRECTORIO

M.V.Z. VLADIMIR BUSTAMANTE SASTRE Director General

M.C. RAUL CASTAÑEDA CEJA Director de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico

ING. BRAULIO ANDRES CALDERON Director de Capacitación, Transferencia y Adopción Tecnológica

ING. FABIAN SÁNCHEZ CRUZ Director de Planeación

SR. ALBERTO MORAN ZENTELLA Director Administrativo

PERSONAL TÉCNICO

Ing. José Leonel Norzagaray Domínguez Ing. Leonel Bobadilla Galindo Ing. Amado Romero Castro M.C. Adrián Carrillo Etienne Tec. Uriel Enrique Ruiz Oroño Ing. Octavio de Dios Hernández Tec. Cándido Carrillo Jiménez M.V.Z. Gustavo Francisco Ocaña Cachón M.V.Z. Irma Dorantes Álvarez Ing. Erik Córdova Sánchez

PRESENTACION

Dada la necesidad de impulsar y fomentar la modernización de los actuales sistemas productivos del Estado, para garantizar a los productores mayor producción, rentabilidad y competitividad de los productos del campo, la transferencia de tecnología dentro del proceso de producción se presenta como un factor preponderante para acelerar la reactivación productiva económica de la Entidad.

La creciente competitividad comercial en la agricultura de productos hortícolas hace necesario que los productores concurran a los mercados con mayor calidad, para lograr esto, es de suma importancia que los cambios tecnológicos generados por la investigación lleguen a los productores en forma directa y continua. Por ello, el Instituto para el Desarrollo de Sistemas de Producción del Trópico Húmedo de Tabasco, organismo público desconcentrado del Gobierno del Estado, tiene como objetivo fundamental vincular la infraestructura científico-técnica con las necesidades y demandas de mejor tecnología de los productores agropecuarios, forestales y acuícolas de la entidad, para incrementar la productividad, la eficiencia económica y la calidad de los productos obtenidos de las actividades productivas que desarrolla Tabasco.

En el marco de estas consideraciones, el Instituto del Trópico Húmedo pone a disposición de los productores de picantes del Estado el manual “TECNOLOGÍA DE PRODUCCIÓN COMERCIAL DE CHILE HABANERO”, otro esfuerzo editorial que se deriva del Gobierno del Estado en el cual se encuentran los avances tecnológicos más modernos para desarrollar una actividad chilera más rentable, productiva y competitiva.

Con estos apoyos tecnológicos fortaleceremos la producción primaria de la entidad, a través de una mayor eficiencia en los procesos de transferencia de tecnología, con la finalidad de que los usuarios de la misma los conozcan y las adopten, para mejorar el nivel socioeconómico de sus familias.

M.V.Z. VLADIMIR BUSTAMANTE SASTRE Director General

CONTENIDO

Página

INTRODUCCION ----------------------------------------------------------

PAQUETE TECNOLOGICO PARA LA PRODUCCION COMERCIAL DE CHILE HABANERO -------------------------------

PREPARACION DEL SUELO ------------------------------------------

PRODUCCION DE PLANTULAS --------------------------------------

Almácigo ras del suelo -----------------------------------------

Almácigo aéreo --------------------------------------------------

Almácigo en huacales o tinas ---------------------------------

Almácigo en bolsas ---------------------------------------------

Almácigo en charola --------------------------------------------

USO DE MICORRIZA

CONSIDERACIONES IMPORTANTES SOBRE LA SEMILLA --

EPOCA DE ESTABLECIMIENTO ----------------------------------

Región sierra ------------------------------------------------------

Región calcárea --------------------------------------------------

Región lomeríos --------------------------------------------------

Región vega de río -----------------------------------------------

Región llanura aluvial -------------------------------------------

Región llanura de inundación ----------------------------------

Región de la costa ------------------------------------------------

TRAZO DEL CULTIVO ----------------------------------------------------

METODO DE SIEMBRA ---------------------------------------------------

DENSIDAD DE POBLACIÓN ---------------------------------------------

LABORES CULTURALES -------------------------------------------------

Poda -----------------------------------------------------------------

Aporque -------------------------------------------------------------

Fertilización --------------------------------------------------------

Control de malezas ------------------------------------------------

PRINCIPALES ENFERMEDADES EN EL CULTIVO DE CHILE HABANERO -------------------------------------------------------------

PRINCIPALES PLAGAS EN EL CULTIVO DE CHILE HABANERO -------------------------------------------------------------

APLICACIÓN DE FERTILIZANTES FOLIARES------------------------

APLICACIÓN DE HORMONAS -------------------------------------

RIEGO ----------------------------------------------------------------

COSECHA ------------------------------------------------------------

ANEXOS ---------------------------------------------------------------

INTRODUCCION

En el estado de Tabasco, la producción de chiles es variada tanto de materiales introducidos como nativos. De todos ellos, el que más se consume y se siembra en mayor superficie es el chile habanero, que se caracteriza por un alto valor nutricional y grado de pungencia (picocidad) que lo hace muy atractivo por el hábito de alimentación del pueblo tabasqueño que lo consume de muy diversas formas.

Actualmente en el estado de Tabasco, se siembran alrededor de 300 hectáreas, distribuidas en casi la mayoría de los municipios que presentan condiciones favorables para su producción, se siembra tanto de temporal, de riego y en humedad residual, razón por la cual se puede producir y consumir durante todo el año, siendo del mes de junio al mes de diciembre el periodo de mejor precio, debido a la poca superficie sembrada y el poco volumen de producción.

El cultivo del chile habanero en los últimos años está perdiendo mercado a nivel nacional por el corto tiempo de vida en anaquel, este problema se debe principalmente a una mala nutrición y mal manejo del cultivo, por lo que se requiere proporcionar nueva información, de tal forma, que el productor tenga los suficientes elementos técnicos, que le permitan incrementar la producción y mejorar la calidad del fruto.

El chile habanero esta considerado como uno de los cultivos de mayor potencial tanto económico como social, ya que involucra aproximadamente 420 productores y genera un total de 180 jornales en promedio por hectárea, es por ello que requiere de una mayor atención.

Consciente de esta prioridad, el Instituto para el Desarrollo de Sistemas de Producción del Trópico Húmedo de Tabasco, lleva al productor, a través de este manual, una tecnología de producción terminada y comprobada que le permita competir y ganar mercado. Es importante señalar que para la elaboración de este manual se tomo en cuenta la experiencia de los productores en las diferentes zonas de producción; de tal manera, que este documento es de utilidad para todos los productores y técnicos del estado.

PAQUETE TECNOLOGICO PARA LA PRODUCCION COMERCIAL DE CHILE HABANERO

Como en todos los cultivos, la tecnología de producción se debe de adecuar a las condiciones productivas de la zona, sin descuidar las actividades mínimas que se requiere en el proceso de producción, para obtener un buen rendimiento y un amplio margen de utilidad.

Con este comentario, se pretende decir que la tecnología cambia de una zona a otra y del mismo modo varía el costo de producción, como es el caso de un sistema de producción de labranza mínima comparado con un sistema de producción de labranza convencional complementado con riego, donde los costos difieren hasta por 16 mil pesos.

A continuación se ofrece una breve descripción de las diferentes actividades que se tienen que desarrollar, para la producción de chile habanero en el estado de Tabasco con la variante de particularizar las recomendaciones, de tal manera que tenga una aplicación real, en beneficio de los productores que se dedican a la siembra de este cultivo

PREPARACION DEL SUELO

El acondicionamiento del terreno para la siembra del cultivo de chile habanero, depende de las condiciones en que se encuentre el suelo, en especial la textura, estructura, contenido de materia orgánica, disponibilidad de nutrientes, pendiente y profundidad del manto freático, ya que son los principales elementos que determinan las labores mínimas que se requieren, para la preparación adecuada del suelo, así como el aprovechamiento óptimo de este recurso.

Para que el productor tome la decisión correcta sobre la preparación del suelo, se sugieren las siguientes recomendaciones para cada una de las regiones productivas del estado, adoptando la propia de acuerdo a su ubicación.

Costa Vegas de Río Llanura de Inundación Llanura Aluvial Lomerios Calcárea Sierra Figura 1 .

CostaVegas de Río Llanura de Inundación Llanura Aluvial Lomerios Calcárea Sierra Figura 1 . Diferentes

Vegas de RíoCosta Llanura de Inundación Llanura Aluvial Lomerios Calcárea Sierra Figura 1 . Diferentes regiones fisiográficas en

Llanura de InundaciónCosta Vegas de Río Llanura Aluvial Lomerios Calcárea Sierra Figura 1 . Diferentes regiones fisiográficas en

Llanura AluvialCosta Vegas de Río Llanura de Inundación Lomerios Calcárea Sierra Figura 1 . Diferentes regiones fisiográficas

LomeriosCosta Vegas de Río Llanura de Inundación Llanura Aluvial Calcárea Sierra Figura 1 . Diferentes regiones

Calcáreade Río Llanura de Inundación Llanura Aluvial Lomerios Sierra Figura 1 . Diferentes regiones fisiográficas en

SierraLlanura de Inundación Llanura Aluvial Lomerios Calcárea Figura 1 . Diferentes regiones fisiográficas en que se

Figura 1. Diferentes regiones fisiográficas en que se divide el estado de Tabasco. Fuente; Palma L.D. y Cisneros D.J. 2ª. Edición 2000, Plan de uso sustentable de los suelos de Tabasco, ISPROTAB.

Región sierra: La pendiente y la profundidad en este tipo de suelo determinan que la preparación del suelo debe ser manual con la incorporación de abonos verdes (nescafé), antes del transplante de la planta.

Región calcárea: En este tipo de suelo es muy común la presencia de pedregosidad, se recomienda que la limpieza del terreno sea en forma manual y la rotura interna del suelo sea con cinceles en los meses de alta precipitación, cuando se requiera del surcado se trazará con vertedores tipo mariposa.

Región lomeríos: Son terrenos muy extremosos, duros durante la sequía y chiclosos durante las lluvias, debido a la presencia de arcilla expansiva. Son suelos delgados y en ocasiones profundos; en ambos casos se recomienda la limpia del terreno con chapeadora o desvaradora.

En el caso de suelos profundos, se recomienda el arado de discos y doble paso de rastra. En los suelos delgados o de poca profundidad, dos o tres pasos de rastra pesada resulta efectiva. En este tipo de suelo, el rastreo se recomienda en sentido contrario a la pendiente, para evitar el arrastre de suelo por efecto de la lluvia.

En esta región, también se ubican los suelos de Sabana, que se caracterizan por ser de capa delgada, pH ácido y con altos contenidos de aluminio, fierro y manganeso. En este tipo de suelo, se recomienda que la preparación del suelo sea con un paso de rastra pesada y doble paso de rastra ligera, debido a que la maleza es de bajo porte.

Región vega de río: Estos suelos son conocidos como aluvión,

y por origen, se caracterizan por ser profundos y suaves. En esta

región se recomienda realizar las labores de chapeo o desvare y un

rastreo pesado, complementado con un paso de rastra ligera.

Región llanura aluvial: En su mayoría son terrenos planos, profundos y pesados con problemas de drenaje interno; en este caso, la preparación del suelo requiere de un chapeo, barbecho y doble paso de rastra en forma cruzada, para que la planta tenga condiciones favorables para un desarrollo adecuado.

Región llanura de inundación: Este tipo de suelos por lo regular son arcillosos, con problemas de drenaje interno y en ocasiones profundos. Es común la presencia de lirio, alfombrillo y camalote de agua, para la preparación del suelo se recomienda el chapeo en forma manual, arrancando la maleza de raíz y utilizando

la misma, como un acolchado orgánico.

Región de la costa: Estos suelos presentan altos contenidos de arena, se recomienda que la preparación del suelo incluya desvare y doble paso de rastra ligero en forma cruzada, no se recomienda el barbecho ya que resulta innecesario para este cultivo.

Como una nota importante se tiene que decir y reconocer que los suelos de Tabasco son los más vulnerables a los efectos de erosión debido a temperaturas altas y abundantes precipitaciones, que originan su degradación como consecuencia de la lixiviación y percolación de materiales internos, que reducen la capacidad nutritiva para los cultivos tanto por arrastre como fijación, reconociendo la necesidad de hacer una buena preparación del suelo, para preservar este recurso.

PRODUCCIÓN DE PLANTULA

En el estado de Tabasco se practican diferentes formas para obtener la plántula de chile habanero y esto depende de las condiciones productivas de la zona y las necesidades de tiempo y espacio del productor.

A continuación se describen los diferentes tipos de almácigo:

Almácigo a ras del suelo. Consiste en remover el suelo y formar una cama de un metro de ancho, diez metros de largo y veinte centímetros de altura. Para obtener una planta de calidad, es importante incorporar al suelo, estiércol de ganado vacuno bien descompuesto, utilizando 5 kilogramos por metro cuadrado.

Para un eficiente manejo de este abono se recomienda humedecer el almácigo; posteriormente, se extiende el estiércol en forma de capa y con el apoyo de un azadón se realiza la mezcla. En este caso es muy importante hacer una buena desinfección del suelo, para evitar problemas por “Damping off“ también conocido como Secadera de la Plántula.

Se recomienda desinfectar el suelo con una mezcla de Captán más Furadán en una dosis de 100 gramos y 50 centímetros cúbicos respectivamente, disueltos en una bomba tipo mochila con capacidad de 15 litros de agua, aplicando la mezcla al suelo con un rociado a gota gruesa.

Posteriormente, se recomienda cubrir el área desinfectada con un plástico durante 48 horas. Al término de este tiempo, el plástico se quita, se remueve el suelo, se agrega agua por la tarde, para que al día siguiente por la mañana, se siembre la semilla de chile.

Otra opción que existe para desinfectar el suelo, es utilizando el formol en una dosis de un litro disuelto en 50 litros de agua. Este se puede aplicar con una regadera de mano, en todo el almácigo (medidas antes señaladas). Es importante cubrir la tierra humedecida del almácigo con un plástico durante 48 horas. Al igual que el método anterior, se recomienda remover el suelo y agregar agua por la tarde, para que al día siguiente por la mañana se realice su siembra.

Para evitar el

maltrato de la planta, se recomienda proteger el almácigo con una estructura de madera “tapezco” cuidando en todo momento regular la

la

sombra y

humedad del suelo. En lo que se refiere a la sombra, en un principio debe ser

total, empezando a ralear a partir del cuarto día, para que la planta tenga buen color y grosor de tallo.

empleado cuando las siembras son de temporal, sin riesgo de inundación.

las siembras son de temporal, sin riesgo de inundación. Foto 1 . Este tipo de almácigo

Foto

1.

Este tipo

de almácigo a ras

de

suelo, es

En lo que respecta al riego, durante los primeros 10 días debe ser por la mañana y tarde; posteriormente, sólo se realizará un riego pesado por las tardes, es importante que el suelo se mantenga a capacidad de campo, para no afectar la germinación y el desarrollo de la planta, debido a la proliferación de hongos.

En lo que se refiere al manejo del almácigo, con respecto a la fertilización y sanidad de la planta, se recomiendan dos aplicaciones de Raizal con Captán en dosis de 2 gramos por litro de agua y dos aplicaciones de Gro Green y Ridomil en dosis de 2 gramos más un gramo respectivamente por litro de agua, para prevenir la pérdida de plántula por ataque de hongos.

Antes de llevar una planta de chile habanero al campo definitivo, como regla general, se recomienda retirar de forma total la sombra y suspender el agua dos días antes del trasplante, para que encañe la planta y tenga la suficiente reserva para resistir el estrés por el cambio de lugar. (Foto 1).

Almácigo aéreo. Este tipo de almácigo se construye sobre una estructura anclada en el suelo y consiste en un cajón de madera de un metro de ancho por dos metros de largo y 15 centímetros de altura; por lo regular, este tipo de almácigo se eleva a una altura de

un metro del suelo, para evitar que se sature de agua y facilitar su manejo.

para evitar que se sature de agua y facilitar su manejo. Foto 2. Este tipo de

Foto 2. Este tipo de almácigo se usa comúnmente en áreas inundables con el propósito de adelantar las plantas para su trasplante y ampliar el tiempo de aprovechamiento de los terrenos.

Para realizar la siembra se utiliza tierra desinfectada con los productos antes mencionados, siguiendo las mismas recomendaciones en lo que se refiere al manejo de la sombra, riego, fertilización y sanidad de la planta (Foto 2).

Almácigo en huacales o tinas

Esta forma de producir plántulas es común observarla en la casa del productor, cuando los terrenos de trabajo están lejos del lugar donde vive (Foto 3).

de trabajo están lejos del lugar donde vive (Foto 3). Foto 3. Almácigo en tina, transportada

Foto 3. Almácigo en tina, transportada a campo para su trasplante definitivo.

este

almácigo el productor utiliza como sustrato

tierra

desinfectada, la cual se deposita en estos recipientes. La siembra y el manejo, es el mismo que el almácigo a ras de suelo, nada más que este tiene la ventaja que se puede

bien

Para

transportar al campo para su trasplante, cuando el productor así lo considere conveniente.

Almácigo en bolsas. La producción de plántulas se realiza utilizando bolsas de plástico calibre 600 con medidas de 5

centímetros de ancho por 7 centímetros de altura. Las bolsas se llenan de tierra previamente desinfectada con los productos antes mencionados.

Ya que están llenas del sustrato, se colocan sobre un terreno levantado a 10 centímetros, para evitar posibles inundaciones. Estas bolsas se sostienen con tablas de madera, alambre o tiras de lámina, para evitar su caída.

En lo que se refiere al manejo de la sombra, riegos, fertilización y sanidad de la planta, se sigue el mismo procedimiento antes descrito. Este tipo de almácigo se realiza cuando las condiciones son de temporal, y es poco común, ya que resulta muy laborioso y costoso.

Almácigo en charola. Este tipo de almácigo en charola en los últimos años se ha generalizado y esta en manos de especialistas que se dedican a la producción de plántulas para su comercialización, hasta el momento ha tenido buena aceptación por parte de los productores, a pesar de que encarece el costo de producción del cultivo.

En este tipo de almácigo se utilizan charolas de 200 cavidades que pueden ser de plástico o poliestireno y como sustrato comercial se recomienda el Peat Mos, ya que es un material que esta preparado y desinfectado, facilitando el llenado de las cavidades.

y desinfectado, facilitando el llenado de las cavidades. Foto 4. Producción de plántulas de chile en

Foto 4. Producción de plántulas de chile en charolas.

También se puede utilizar como sustrato mezclas de germinaza, suelo, cascarilla de cacao, cachaza de caña o bien tierra descompuesta de estiércol de ganado vacuno, en una proporción de 33%; cuidando en todo momento, que el sustrato este bien desinfectado y libre de

sustancias que puedan afectar la germinación de la semilla y el desarrollo de la plántula.

En lo que respecta al manejo de la sombra, riego, fertilización y sanidad de la planta, se propone la misma recomendación que se señala en el almácigo al ras del suelo (Foto 4).

Una vez terminada la siembra en la charola, se lleva a un emparrillado de alambre o madera a un metro de altura; también se puede colocar a ras del suelo, cuando las condiciones del clima son extremas, de preferencia sobre una capa de arena, la cual permite controlar el brote de malezas.

La producción de plantas en charolas tiene algunas ventajas, como son:

No existe estrés durante el trasplante. Las plantas son más precoces. Las plantas son de tamaño uniforme. Las plantas son más productivas. Se utiliza menos cantidad de semilla. Se obtiene una planta más sana. Se puede adelantar la fecha de siembra.

Sin embargo, también tiene algunas desventajas:

El costo de la planta es alto. Se requiere de infraestructura. Se requiere de personal especializado. Requiere de desinfectante de suelo, durante el trasplante en campo.

USO DE MICORRIZA

En el suelo existen hongos que son benéficos para el desarrollo de la planta y se le conocen como micorrizas.

Estos hongos se desarrollan en la raíz alimentan de forma simbiótica.

de

la

planta y

se

Este hongo benéfico contrarresta el ataque de otros hongos, que pueden afectar a la planta, como son: fusarium, phytophthtora , sclerotium , rhizoctonia y phytium .

Ante la pérdida de materia orgánica y el manejo inadecuado del suelo, es común que se presente un desequilibrio en el medio de desarrollo, quedando la planta expuesta al ataque severo de este tipo de hongos.

Para resolver este problema, es importante la incorporación de hongos benéficos, tanto en el almacigo (peletizado de la semilla), como en el campo definitivo (transplante).

En el caso particular del chile habanero, se recomienda cepas que contengan el género glomus por su eficiencia reproductiva y compatibilidad.

Para incorporar este hongo de recomienda peletizar la semilla con el producto comercial conocido como BURIZE, agregando la cantidad de 50 centímetros cúbicos en un recipiente, para remojar los 100 gramos de semilla, que se requiere para la siembra de una hectárea de chile habanero.

La semilla una vez micorrizada, no se debe exponer al sol, para evitar la muerte de estos organismos vivos.

Para que la semilla germine de forma adecuada y la micorriza se reproduzca de forma eficiente, se recomienda que el sustrato contenga buena humedad al momento de la siembra.

Cuando la planta micorrizada, se lleva al campo definitivo, se recomienda que el suelo este húmedo, así como el pilón de la planta. El efecto de la micorriza en la raíz consiste en una multiplicación del sistema radicular, ampliando el espacio de exploración.

Esta comprobado que una planta micorrizada en campo tiene las siguientes ventajas agronómicas:

Favorece el anclaje de la planta, proporcionando una mayor resistencia al acame a causa del viento.

La nutrición en la planta es más vigorosa, impactando en el rendimiento por unidad de superficie.

La planta es más resistente a las condiciones adversas de sequía.

La presencia de esta cepa benéfica, hace más resistente a la planta al ataque de los hongo, como son: fusarium , phytophthtora, sclerotium , rhizoctonia y phytium , presentes en el suelo y que atacan a la raíz.

CONSIDERACIONES IMPORTANTES SOBRE LA SEMILLA

Antes de realizar la siembra, es importante que se tenga cuidado en seleccionar una empresa seria para la adquisición de la semilla; en el caso del chile habanero, la empresa SEMINIS, ofrece una semilla de calidad, garantizando un alto porcentaje de germinación y un excelente comportamiento productivo, obteniendo plantas sanas, uniformes y de alto rendimiento.

En lo que se refiere a la manipulación de la semilla, es importante que proceda de un lote reciente, que se conserve en un lugar fresco y se exponga al mínimo tanto a los cambios de temperatura como al viento caliente. Se recomienda sacar del bote solo la cantidad de semilla que se va a sembrar ese día.

En el caso de la siembra del almácigo a ras de suelo, el rayado del terreno, se realiza de forma transversal, trazando los surcos cada 5 centímetros, depositando la semilla en el fondo en forma de chorrillo, posteriormente la semilla se cubre con un riego ligero. Para la siembra de una hectárea con este método, se requiere de 300 gramos de semilla.

Cuando la siembra se realiza en charola, es importante marcar el sustrato a una profundidad de un centímetro para enterrar la semilla y, para terminar de cubrir la semilla, un riego pesado es suficiente. Para la siembra de una hectárea con este método, se requiere de 80 a100 gramos de semilla.

Para realizar una siembra eficiente, se debe evitar el mínimo contacto de la mano con la semilla; además tanto el almácigo como

la charola deben de tener suficiente humedad, de tal manera que la semilla no sufra ningún atraso en la germinación.

En el caso de que la semilla no se maneje en forma adecuada, es casi seguro que pierda el poder de germinación, cuando esto suceda, se recomienda remojar la semilla envuelta en una franela, con una solución de un litro de agua más 2 centímetros cúbicos de biozime durante 2 horas, posteriormente, se conserva en un lugar fresco.

Al día siguiente se observa un cambio en la estructura de la semilla, se hincha la que va a germinar y queda de igual tamaño la que se tiene que desechar.

Como dato técnico se puede mencionar, que una libra de semilla alcanza para la siembra de 500 charolas, que representa una total de 100 mil plantas; es decir, con un gramo de semilla se pueden obtener entre 200 a 220 plántulas.

ÉPOCA DE ESTABLECIMIENTO

En Tabasco, el chile habanero se puede sembrar todo el año y en todos los tipos de suelo, siempre y cuando se adecue las condiciones productivas que exige este cultivo.

Los principales factores que se tienen que tomar en cuenta

para la siembra de este picante son los siguientes; condiciones actuales del terreno, profundidad del manto freático, pendiente del terreno, características físico - químicas del suelo, periodo de lluvias y los meses de mejor precio.

de

establecimiento para cada una de las regiones en que se divide el estado:

A continuación

se

menciona

la

mejor

época

Región sierra. Se puede establecer el cultivo desde el inicio del periodo de lluvias, lo cual ocurre a partir del mes de junio, extendiendo la cosecha hasta el mes de febrero. En el tiempo de secas, es casi seguro que el cultivo no prospere de forma óptima, ni el rendimiento sea alto, lo que sí se puede asegurar, es que la producción, será recompensada con un precio alto del producto; no se recomienda el riego de auxilio debido a la fuerte pendiente.

Región calcárea. Debido a que los suelos son planos, delgados, pedregosos y calcáreos, la presencia de material calizo, ocasiona que la siembra de chile habanero, se establezca a partir del mes de octubre, cuando las lluvias van perdiendo intensidad y no existan problemas de encharcamiento, si se siembra en los meses lluviosos, el pH alcanza niveles altos de alcalinidad que afectan el desarrollo adecuado de la planta.

En este tipo de suelo, la cosecha se puede prolongar hasta el mes de junio, siempre y cuándo en el periodo de sequía se auxilie con agua de riego al cultivo.

Región lomeríos. En este tipo de suelo se puede establecer el cultivo al inicio del periodo de lluvias (mes de junio) corriendo el riesgo de que la planta no prospere de forma adecuada debido a los excesos de humedad.

Se recomienda realizar un buen drenaje para ampliar las posibilidades de incrementar la producción. Al igual que en la región de la sierra, la producción obtenida en esta época puede tener un mejor precio.

En este tipo de región, la cosecha se puede prolongar hasta el mes de junio siempre y cuando se auxilie con riego al cultivo.

Región vega de río. Estos suelos se mantienen saturados y en ocasiones inundados, desde el mes de julio hasta el mes de octubre. Es por eso, que el establecimiento del chile habanero se recomienda a partir del mes de noviembre, prolongando la cosecha hasta el mes de junio, siempre y cuando se realice un riego de auxilio.

Región llanura aluvial. El trasplante de chile habanero en esta región se recomienda al termino del periodo de lluvias intensas (mes de noviembre), la cosecha se puede prolongar hasta el mes de junio siempre y cuando se auxilie el cultivo con agua de riego.

Región llanura de inundación. Se identifican como suelos de humedad residual, su aprovechamiento inicia a mediados del mes de febrero, la cosecha se puede prolongar hasta el mes de junio, en este caso no se requiere de riego, pero si de un acolchado de basura que permita el movimiento capilar del agua por efecto de las altas temperaturas.

Región de la costa. El establecimiento del chile habanero en este tipo de suelo se recomienda a partir del inicio de las lluvias (mes de junio), la cosecha se puede alargar hasta el mes de marzo.

TRAZO DEL CULTIVO

Antes de realizar el trasplante de la planta de chile habanero, es importante definir el trazo de la plantación, cuidando la orientación del sol. Cuando las condiciones sean de temporal la siembra se debe de realizar en una orientación de Norte a Sur, para que haya una mayor exposición de las hojas al sol. Cuando el cultivo se establezca en los meses de abril a junio, la orientación debe ser de Este a Oeste para que la sombra entre plantas la proteja de la exposición a los rayos solares.

En lo que se refiere a la distribución del espacio, la hectárea de terreno se divide en cuatro partes delimitadas por cultivos de barrera que pueden ser Sorgo, Maíz o Jamaica con la finalidad de reducir la incidencia de chupadores transmisores de la virosis.

Si se piensa disponer de riego rodado, es importante considerar dentro del terreno el trazo de los canales principales y el levantamiento de lomos o surcos para facilitar el riego y el drenaje de excesos de agua. Si se quiere hacer aun más eficiente el suministro de agua en el cultivo del chile habanero, se recomienda el sistema de riego por goteo, ya que la humedad es localizada y por lo tanto existe un mejor aprovechamiento del suministro de agua.

MÉTODO DE SIEMBRA

En el caso exclusivo del chile habanero, el transplante resulta el mejor método, ya que se requiere de un cuidado especial para reducir al mínimo la pérdida de semilla, ya que su precio es alto y en ocasiones se tienen problemas de escasez.

Transplante definitivo. El momento más oportuno para transplantar las plantas de chile habanero, es cuando alcanzan una altura de 15 a 18 centímetros, que generalmente ocurre entre los 45 a los 50 días después de la siembra de la semilla, variando conforme a la presencia de días nublados y soleados, durante su estancia en almácigo o vivero.

Si el transplante se realiza con plantas a raíz desnuda como son las de almácigo, es importante que antes de arrancar la planta, se proporcione un riego ligero para evitar el rompimiento de raíces.

Para reducir el efecto de estrés por adaptación en el terreno, se recomienda que el transplante se realice cuando exista humedad suficiente en el suelo, de preferencia cuando el día sea nublado y exista pronóstico de posibles lluvias.

En el caso de utilizar las plantas que procedan de charolas, el trasplante se puede realizar en cualquier momento, no importa que el día este soleado, siempre y cuando exista humedad en el suelo o se le proporcione agua a la planta durante el trasplante.

Cuando se utilizan plantas en charola, no existe riesgo de estrés por adaptación, debido a que la planta lleva pilón y las raíces no sufren ningún rompimiento.

Para obtener un buen prendimiento de la planta se recomienda que durante el trasplante, se evite al mínimo el contacto de la planta con la mano, ya que el calor de la misma la pone flácida, debido a su deshidratación.

Profundidad del trasplante. La profundidad a la que se tiene que enterrar la planta, varia de acuerdo a las condiciones del suelo y la fecha de siembra. A continuación se mencionan tres casos particulares:

(a)

Si las condiciones de siembra son de temporal; la planta se entierra hasta el nivel del cuello.

(b)

Cuando las condiciones son de riego y se levantaron surcos o lomos, la planta se entierra a 5 centímetros arriba del cuello.

(c)

En suelos de humedad residual, la planta se entierra a 5 centímetros arriba del cuello.

Al momento de enterrar la planta de chile habanero, es importante que se incorpore la cantidad de suelo necesaria y se apriete, para evitar que se forme bolsas de aire, que provoque la falla de la planta. La mejor forma de supervisar, si la planta esta bien apretada, es cuando se jala la planta por el tallo y no se puede arrancar.

Cuidados en el trasplante. En ambos casos como son raíz desnuda o charola, es importante que una vez trasplantada la planta, se realice una aplicación de raizal, furadán, captán o ridomil bravo, en diferentes combinaciones, de acuerdo a los riesgos fitosanitarios que existan en el terreno, en las dosis recomendadas en él embace.

Las posibles combinaciones que se pueden presentar son:

Raizal más furadán: Si existen problemas de gallina ciega, grillo o gusano cortador.

Raizal más captán: Si la planta se transplanta a raíz desnuda y se quiere prevenir posibles ataques de hongos presentes en el suelo.

Raizal más ridomil: Si la planta transplantada procede de charolas y se tiene riesgos latentes por enfermedad de hongos presentes en el suelo.

DENSIDAD DE POBLACIÓN

La cantidad de plantas por hectárea, depende principalmente del potencial productivo del suelo, la estructura aérea de la planta y la amplitud de la zona de raíces. Así tenemos que para cada una de las regiones fisiográficas del estado, existen diferentes densidades de población, como se menciona a continuación.

Región sierra. Se recomienda una distancia entre plantas e hileras de un metro, trasplantando un total de 10,000 plantas por hectárea.

Región calcárea. Se recomienda una distancia entre plantas de 80 centímetros y un metro entre hileras, trasplantando un total de 12,500 plantas por hectárea.

Región lomeríos. Se recomienda una distancia entre plantas de 50 centímetros y un metro entre hileras, trasplantando un total de 20,000 plantas por hectárea.

Región vega de río. Se recomienda una distancia entre plantas de un metro y entre hileras de 1.20 metros, trasplantando un total de 8,400 plantas por hectárea.

Región llanura aluvial. Se recomienda una distancia entre plantas e hileras de un metro, trasplantando un total de 10,000 plantas por hectárea.

Región llanura de inundación. Se recomienda una distancia entre plantas de un metro y entre hileras de 1.20 metros, trasplantando un total de 8,400 plantas por hectárea.

Región de la costa. Se recomienda una distancia entre plantas de 50 centímetros y un metro entre hileras, trasplantando un total de 20,000 plantas por hectárea.

LABORES CULTURALES

Poda

De todos los tipos de chiles que existen en el Estado, el chile habanero es el único que requiere de poda. Esta práctica se realiza cuando la planta empieza a gajear o producir brotes que se convierten en nuevos tallos; esto sucede cuando la planta tiene 40 días de establecida en el campo definitivo, el número de tallos varía de 4 a 7 destacando el tallo principal, que se identifica como el de mayor grosor.

Para obtener una producción uniforme y de mayor calidad se recomienda eliminar los brotes o nuevos tallos, utilizando tijeras o navajas bien desinfectadas. Terminada la poda se recomienda hacer una aplicación de captan en una dosis de 2 gramos por litro de agua, para evitar posibles infecciones de hongos, por las heridas causadas durante la poda (Foto

de hongos, por las heridas causadas durante la poda (Foto Foto 5 . Práctica de poda

Foto 5. Práctica de poda cuando la planta tiene 35 centímetros de altura o bien 40 días después del transplante.

5).

Aporque

Esta práctica en chile habanero funciona de manera significativa, cuando la planta tiene 30 días de establecida en campo. Consiste en eliminar las malezas cercanas a la planta, en esta misma labor se

arrima tierra al tronco del tallo y se remueve el suelo en la zona de las futuras raíces. Este trabajo generalmente se realiza con personal bien entrenado en el manejo del azadón.

El aporque rompe la competencia entre el cultivo y las malezas, proporciona mayor aireación al suelo y favorece un mejor enraizamiento y anclaje de la planta, logrando con ello un desarrollo más adecuado del cultivo, ya que el chile habanero es bastante sensible a la humedad.

Fertilización

La cantidad de fertilizante que se tiene que incorporar al cultivo, depende de la disponibilidad de nutrientes que se encuentren en el suelo y de la curva de nutrición de la planta.

Recomendar una dosis de fertilización para el cultivo de chile habanero es irresponsable, cuando no se conoce en que condiciones nutritivas se encuentra el suelo.

En términos generales el cultivo de chile habanero, es exigente en potasio, nitrógeno, calcio, magnesio y fósforo.

En el caso del chile habanero, el requerimiento nutritivo es de 250 kilogramos de Nitrógeno, 100 kilogramos de Fósforo, 300 kilogramos de Potasio, 200 kilogramos de Calcio y 100 kilogramos de Magnesio, en todo el ciclo de producción.

Basado en la información anterior, se recomienda realizar un análisis de suelo, para definir un programa de fertilización definitiva; al mismo tiempo, elegir las fuentes menos contaminantes y más eficientes, para cubrir las necesidades del cultivo y con ello reducir la susceptibilidad de la planta tanto a plagas como enfermedades, para obtener mayor rendimiento y larga vida en anaquel, elementos indispensables, para abrir y ganar mercado.

Programa de fertilización

Tomando en cuenta el tiempo de liberación de los nutrientes de los fertilizantes incorporados al suelo y las necesidades de nutrientes de acuerdo a la fenología de la planta, los fertilizantes se deben de aplicar de forma fraccionada en los días que a continuación se señalan:

Primera aplicación. Se realiza a los 10 días después del transplante, se debe de aplicar todo el Fósforo, el 30% del Nitrógeno y el 40% del Potasio, para estimular su enraizamiento y adaptación.

Segunda aplicación. Se realiza a los 40 días después del transplante, aplicar el 30% de Nitrógeno y el 40% de Potasio, para promover un buen desarrollo de la planta.

Tercera aplicación. Se realiza a los 70 días después del transplante, aplicar el 20% de Potasio, el resto de nitrógeno y el 100% de Calcio y Magnesio, para producir un fruto de mayor calidad y vida en anaquel.

Modo de aplicación del fertilizante

La mejor forma de incorporar el fertilizante en el caso de chile habanero es utilizando espeque o coa, haciendo tres hoyos por planta en forma de triángulo, en la periferia de la planta.

La distancia del hoyo en relación con la planta depende de la edad del cultivo, condiciones físicas del suelo, humedad del suelo y la amplitud de la zona de raíces.

En términos generales, la amplitud de raíces, está en función de la zona de goteo de la planta, con este criterio se puede decir, que en la primera aplicación, el fertilizante se coloca a una distancia de 10 a 15 centímetros del tallo; en la segunda aplicación, se coloca entre 20 a 25 centímetros y en la tercera aplicación de 30 a 40 centímetros del tallo.

Para que la aplicación sea efectiva, es importante que exista humedad en el suelo o bien se le incorpore agua durante el enterrado del fertilizante para que su efecto sea rápido, efectivo y de fuerte impacto en la producción.

Control de malezas

Durante todo el proceso de producción del cultivo, es importante evitar la presencia de malezas, debido a que provocan atrasos en el desarrollo del cultivo, ya que son bastantes agresivas en nutrientes, humedad, espacio y luz. Además son hospederas de plagas y enfermedades que ponen en riesgo el cultivo.

Para el control de las malezas, se recomienda que sea en forma manual, utilizando azadón cuando se trate de limpiar las plantas; y machete corto cuando se limpien las entre calles; no se recomienda el uso de herbicidas, debido a que la planta de chile habanero es bastante sensible y se puede provocar atraso en su desarrollo e inclusive la muerte de la planta.

En casos extremos se puede utilizar el herbicida, para ello se recomienda el uso de una campana o en su caso cubrir la planta con vasos, para evitar su contacto con el producto.

Si se pretende un control más tecnificado de la maleza, el uso del acolchado plástico de preferencia negro, permite un control eficiente de la maleza, ya que inhibe su desarrollo, debido al calor y falta de luz. El costo por hectárea de acolchado plástico es de 8,000 pesos (precio actual).

PRINCIPALES ENFERMEDADES

En el estado de Tabasco, las principales enfermedades de importancia económica son: Damping off o secadera de la plántula, marchitez de la planta, mancha grasienta y mancha bacteriana. Su daño, la etapa donde se presenta y su control, se encuentran en el cuadro 1.

Cuadro 1. Principales enfermedades en el cultivo de chile habanero.

Enfermedad

 

Daño

 

Etapa

Producto

Dosis/Ha

 

productiva

comercial

 

Ataca

el

cuello

de

la

     

Dammping off o secadera de la plantula

planta, se cae y se seca,

Almácigo

Captán-50

1 kilogramo

su

presencia

 

es

repentina.

 

Marchitez

Provoca marchitamiento y muerte de la planta, los frutos se quedan pequeños, pero no caen.

Desarrollo y

Prozicar

400 a 600 gramos

fructificación

 

Provoca

la

muerte

de

 

Mezcla

de

500

gramos

Mancha

ramas

en

horquetas,

Fructificación y

Ridomil bravo

de

Ridomil

grasienta

presenta

manchas

de

engorde de

más Cupravit

más 1.5 kg de

color

púrpura

 

con

fruto

mix

Cupravit

apariencia aceitosa.

 

Mancha

Atacan

follaje

y

frutos

Fructificación y

   

1.5

bacteriana

causando

 

lesiones

engorde de

Cupravit mix

kilogramos

acuosas.

 

frutos

Mancha bacteriana D a m m p i n g o f f

Mancha bacteriana

Mancha bacteriana D a m m p i n g o f f

Dammping off

PRINCIPALES PLAGAS

En el estado de Tabasco, las principales plagas de importancia económica en el cultivo de chile habanero, sus daños y su control se presentan en el cuadro 2.

Cuadro 2. Principales plagas en el cultivo de chile habanero.

Plagas

Daños

Etapa

Producto

Dosis/ha

productiva

recomendado

 

Ataca raíces, en ataque severo provoca enanismo en la planta

Desarrollo y

   

Nemátodos

fructificación

Furadan-480

1 litro

Gallina ciega

Se come las raíces, ataca en forma de manchones, es común en suelos frescos y con alto contenido de materia orgánica.

Trasplante y

Furadan-480

1 litro

desarrollo

Grillo y Gusano trozador

Atacan a la planta al ras del suelo.

Trasplante y

Furadan-480

1 litro

desarrollo

Diabrótica o

Perfora las hojas jóvenes y en ocasiones el cogollo.

Transplante y

   

barrigón

desarrollo

Malathion

1 litro

 

Ataca la hoja formando galerías, secando la hoja

Desarrollo y

   

Gusano minador

fructificación

Trigard

150 gramos

 

Detiene la circulación de la savia en la hoja y se enrolla hacia adentro.

Desarrollo,

   

Acaro blanco

fructificación y

Sulfocop

1 litro

cosecha

 

Succiona la savia en la hoja, se pone ceniza y provoca manchas amarillas; cuando el ataque es severo forma telaraña.

Desarrollo,

Sulfocop

1 litro

Araña roja

fructificación y

cosecha

Malathion

1 litro

 

Provoca enchinamiento y virosis, cuando el ataque es severo se presenta la fumagina.

Fructificación y

   

Pulgones

cosecha

Tamarón

1 litro

 

Transmite la virosis, se detiene el desarrollo de la planta

Desarrollo y

 

500

Mosquita blanca

fructificación

Confidor

centímetros

cúbicos

Gusano alfiler

Ataca el fruto desde la floración.

Floración y

Thiodan

1.5 litros

fructificación

     

Lannate

400 gramos

Ataca el follaje y frutos.

Fructificación y

Gusano del fruto

engorde de

Pounce

600

 

fruto

centímetros

cúbicos

Notas Importantes: Para romper con las resistencias de las plagas se recomienda la alternancia de los productos recomendados en el cuadro 2.

Araña roja Minador Mosquita blanca Acaro blanco Pulgón Diabrótica

Araña roja

Araña roja Minador Mosquita blanca Acaro blanco Pulgón Diabrótica

Minador

Araña roja Minador Mosquita blanca Acaro blanco Pulgón Diabrótica

Mosquita blanca

Araña roja Minador Mosquita blanca Acaro blanco Pulgón Diabrótica

Acaro blanco

Araña roja Minador Mosquita blanca Acaro blanco Pulgón Diabrótica

Pulgón

Araña roja Minador Mosquita blanca Acaro blanco Pulgón Diabrótica

Diabrótica

APARTADO ESPECIAL PARA EL CONTROL DE LA MOSQUITA BLANCA

Es un animalito de sangre fría por lo tanto en el estado de tabasco la mosquita blanca se reproduce de manera rápida, en los tiempos de sequía y temperaturas altas, que por lo regular se presenta de los meses de abril hasta el mes de septiembre, alcanzando el punto mas alto de presión en los meses de mayo a junio.

Cuando las infestaciones de mosquita blanca, sean altas, en el cultivo de chile habanero, se recomienda la aplicación de jabón foca, disuelto en agua en una dosis de 50 gramos por bomba, dirigido exclusivamente a los callejones y nunca a la planta, para matar la plaga al vuelo.

Otra alternativa de control que existe para esta plaga consiste en el uso del extracto de la planta de NIM, previamente fermentado, en una dosis de 150 c.c. por bomba.

Tres aplicaciones de Furadán a los 10, 25 y 40 días después del trasplante, reduce la incidencia de chupadores transmisores de la virosis.

En el caso del chile habanero se debe evitar fumar dentro de la plantación, debido a que el humo contiene alquitrán que trasmite enfermedades virosas.

Otra alternativa para eficientar el manejo de chupadores, es la siembra de cultivos trampa (maíz, sorgo y jamaica) combinada con el uso de plásticos amarillos impregnados con una mezcla de melaza e insecticida, el color amarillo funciona como un atrayente por la manifestación de la longitud de onda.

APLICACIÓN DE LECHE BRONCA

La aplicación excesiva de agroquímicos a la planta provoca estrés en la planta afectando las funciones básicas de la planta.

Para romper estas condiciones adversas se recomienda la aplicación de dos litros de leche bronca por cada bomba de 15 litros de agua.

Con este tipo de aplicación se está incorporando una proteína que estimula la recuperación de la planta, revirtiendo el color púrpura de la contaminación o el color amarillo por la mala nutrición de la planta, en una tonalidad verde brillante.

La aplicación de leche bronca, previene y en su caso neutraliza la presencia del virus en la hoja, retrazando el amuruchamiento general de la planta.

APLICACIÓN DE FERTILIZANTES FOLIARES

En lo que se refiere a la aplicación de foliares, el chile habanero de acuerdo a la curva de nutrición, es exigente en los siguientes nutrimentos:

En la etapa de desarrollo del cultivo hasta antes de la floración es exigente inicialmente en fósforo para la formación de raíces y, posteriormente, nitrógeno para un mayor desarrollo de la planta.

En

la

etapa

de

floración

y

fructificación,

exige

fuertes

cantidades de fósforo, para la fructificación y amarre del fruto.

En el intervalo de la floración y engorde de fruto, se requiere de calcio para favorecer una mejor asimilación de nutrientes.

En la etapa de engorde de frutos, se requiere de potasio, calcio y magnesio, para afinar la calidad y definir el color, sabor y textura del fruto, elementos importantes que determinan la vida en anaquel.

Un complemento importante en la nutrición del cultivo son las aplicaciones foliares, ya que actúan como correctivos de forma inmediata. En el caso del chile habanero, se recomiendan 6 aplicaciones de foliares:

1. 15 días después del transplante, se recomienda la aplicación de Bayfolán en una dosis de 20 centímetros cúbicos por bomba de 15 litros de agua.

2. 30 días después del transplante, se recomienda la aplicación de Nutri-Ca en una dosis de 20 centímetros cúbicos por bomba de 15 litros de agua.

de 30 centímetros cúbicos y 30 gramos respectivamente por bomba de 15 litros de agua.

4.

60

días después del transplante, se recomienda la aplicación de

una mezcla compuesta de Fosfacel más Agro-K en una dosis de

40

gramos de cada producto por bomba de 15 litros de agua.

5.

80

días después del transplante, se recomienda la aplicación de

una mezcla compuesta de Fosfacel más Agro-K en una dosis de

40

gramos de cada producto por bomba de 15 litros de agua.

6.

100 días después del transplante, se recomienda aplicar 50 gramos de Agro-K por bomba de 15 litros de agua.

ANOTACIÓN IMPORTANTE

En

producto ENERPLAN.

casos

extremos

de

estrés

se

recomienda

la

aplicación

del

El enerplan, es un complemento importante en la nutrición de la planta, esta compuesto por un oligosacárido con alto valor energético y actúa como liberador de nutrientes almacenados en la planta a causa de diversos tipos de estrés.

En chile habanero, este producto, se recomienda de forma foliar, en una dosis de 1 centímetro cúbico por hectárea.

Para una aplicación eficiente de este producto, se recomienda diluir esta cantidad en un litro de agua.

Posteriormente, se calcula la cantidad de agua que se requiere para cubrir la hectárea y se le agrega el litro de la solución.

Si la aplicación, se calcula en bombas tipo mochila, se recomienda repartir el litro de la solución, entre el número de bombas, obteniendo los centímetros cúbicos, que se tiene que agregar en cada bombazo.

Este producto es compatible con todos los productos, no pierde sus cualidades, por lo que se puede agregar sin riesgo, en cualquier tipo de mezclas.

APLICACIÓN DE HORMONAS

Las hormonas o fitoreguladores son muy importantes cuando la planta esta en condiciones productivas adversas.

La planta por si sola, tiene la capacidad de producir sus

propias hormonas, para regular los diferentes procesos fisiológicos.

Si la producción del chile habanero, se desarrolla a nivel comercial, el manejo de las hormonas debe ser especializado y oportuno, de acuerdo a las diferentes etapas de la vida productiva de la planta, debido a las exigencias a que se somete el cultivo

En el caso del chile habanero, se recomiendan 6 aplicaciones

de hormonas, mismas que deben coincidir con las aplicaciones

foliares, para evitar que el costo de producción sea alto.

A continuación

se

recomienda

los

comerciales en el orden siguiente;

siguientes

productos

1. ACTIVOL en una dosis de 5 pastillas de 10 gramos en 100 litros de agua.

2. ACTIVOL en una dosis de 5 pastillas de 10 gramos en 200 litros de agua.

3. BIOZYME en una dosis de 400 centímetros cúbicos por hectárea, disuelto en la suficiente cantidad de agua, para hacer una buena cobertura del cultivo.

4. BIOZYME en una dosis de 500 centímetros cúbicos por hectárea, disuelto en la suficiente cantidad de agua, para hacer una buena cobertura del cultivo.

5. FARMAKIN 0 AGRO MIL en una dosis de 2 litros por hectárea. disuelto en la suficiente cantidad de agua, para hacer una buena cobertura de la planta.

EL producto FARMAKIN O AGRO MIL contiene la hormona citocinina que tiene el propósito de retrasar el envejecimiento de la planta.

En condiciones de estrés por sequía, se recomienda la aplicación de ácidos fúlvicos, para facilitar la movilidad de los nutrientes y reducir la pérdida de agua por transpiración.

Para una mayor efectividad en la aplicación de las hormonas, es importante que la planta haya sido fertilizada y que exista suficiente humedad en el suelo.

RIEGO

El cultivo de chile habanero es bastante sensible a los excesos de agua, por ello se debe cuidar en todo momento mantener la humedad del suelo a capacidad de campo, se recomienda riegos ligeros y frecuentes, de preferencia con el sistema de riego por goteo, que aparte de ser localizado, el área de mojado es reducido y permite un mejor control de la maleza.

COSECHA

La cosecha de los primeros frutos de chile habanero, ocurre entre los 80 y 90 días, después del trasplante, dependiendo de las condiciones productivas y el manejo técnico.

El mejor indicio para determinar el momento de la cosecha, es cuando el fruto presenta una tonalidad verde, de color firme y brillante, con una consistencia gruesa, dura y resistente.

En el caso del chile habanero la etapa de cosecha tiene una duración de 40 a 60 días, realizando entre 8 y 12 cortes.

La mejor producción se concentra en los primeros 4 ó 5 cortes, cosechando frutos uniformes, de excelente calidad y de mayor tamaño; conforme la cosecha avanza, el fruto pierde estas cualidades revirtiendo la calidad, el tamaño y el rendimiento por corte.

El chile habanero llega a prolongar su vida productiva hasta los 12 meses, dependiendo del manejo técnico y del cuidado que se tenga en la nutrición de la planta, después cada periodo de cosecha.

El rendimiento de chile habanero varía de 8 a 14 toneladas por hectárea, bajo condiciones de temporal. En el caso de utilizar riego por goteo, el rendimiento puede alcanzar de 20 a 25 toneladas por hectárea.

ANEXOS

DOSIFICACION Y APLICACIÓN DE PRODUCTOS QUIMICOS

El éxito en el control de las plagas y enfermedades, depende de la correcta elección, dosificación y cuidadosa aplicación de los productos químicos. Antes de utilizar los agroquímicos debe calibrarse el equipo de aplicación y hacer un ensayo previo para verificar que las cantidades pre-calculadas sean distribuidas con precisión.

Normalmente las recomendaciones del producto se dan en kilos o litros por hectárea. En el caso de equipos manuales por ser de poca capacidad, se requiere hacer la conversión del producto para cubrir una determinada superficie.

Una aplicación en blanco ayuda a realizar una buena dosificación del producto y consiste en medir un pequeño tramo de aproximadamente 100 metros cuadrados, que puede ser 5 x 20 metros, 4 x 25 metros ó 2 x 50 metros.

Llenar la bomba hasta su límite solamente con agua, después se aplica el agua en forma normal a la velocidad y presión usual, hasta completar los 100 metros cuadrados, posteriormente, se rellena la bomba midiendo el agua con exactitud (litro por litro), para conocer el gasto de agua, si se necesita saber cuanto se requiere para cubrir una hectárea, se multiplica por 100.

Una vez conocido el volumen de agua necesario, puede dosificarse con más precisión la cantidad de producto por cada tanque de la bomba aspersora, en el caso de líquidos y polvos solubles o humectables, se divide la dosis recomendada entre el gasto estimado de agua.

En hortalizas de abundante follaje o de alta densidad de población, aumenta la cantidad de agua necesaria para la aplicación, por ello es importante medir antes el gasto de la bomba de aspersión.

Se recuerda que el mantenimiento de la bomba es un factor determinante en una correcta aplicación del producto por lo que es

importante revisar y manejar en buenas condiciones las boquillas, los empaques, émbolos, etc. Para que la aplicación sea uniforme.

pH DEL AGUA

En cualquier aplicación de agroquímicos, ya sea insecticidas, fungicidas y herbicidas, es importante analizar la dureza y la alcalinidad del agua en un laboratorio confiable, para revisar el contenido mineral y el pH del agua que se usa para la mezcla del asperjado, debido a que se puede neutralizar o desnaturalizar el producto por las diversas reacciones que se presenta en su interior como puede ser la fusión de iones minerales del agua pesada con los ingredientes activos de algunos plaguicidas, principalmente los de formulación salina.

También se sabe que el agua alcalina ocasiona que los plaguicidas se dispersen prematuramente por medio de un proceso llamado hidrólisis.

En casos extremos, un alto pH en el agua puede ocasionar que algunos plaguicidas (principalmente los organofosforados) se rompan en metaboloides inactivos en cuestión de horas o minutos, perdiendo su eficiencia.

Cuando no se tiene acceso a este tipo de servicio un papel tornasol, es confiable para hacer la corrección del agua y hacer una correcta aplicación de los agroquímicos.

En el mercado existen diferentes productos correctores del agua, como el ácido fosfórico y el ácido acético que se adapta a cualquier necesidad. A continuación se enumeran los diferentes productos utilizados en el cultivo de chile habanero y el pH requerido en el agua, para una aplicación más eficiente.

Cuadro 3. Productos utilizados en el cultivo del chile habanero y el pH ideal.

Ingrediente Activo

Nombre comercial

pH ideal

Insecticida

   

Cipermetrina

Pounce

4

Malathion

Malathion

7

Metamidofos

Tamaron

5

Imidacloprid

Confidor

6

Endosulfan

Thiodan

6

Methomyl

Lannate

6

Cyromazina

Trigard

7

Carbofuradan

Furadan

4

Fungicida

   

Captan

Intercaptan

6

Carbendazim

prozycar

5

Oxicloruro de cobre + mancozeb

Cupravit mix

6

Metalaxyl + clorotalonil

Ridomil – bravo

5

Acaricida

   

Azufre + Oxicloruro de cobre

Sulfocop

6

Fuente: Empresa agroquimica chemicals

Cuadro 4. Fenología del cultivo de chile habanero.

Etapa

Días

Transplante - Adaptación

0-10

Adaptación - Floración

10-30

Floración - Cuajado

31-50

Cuajado - Engorde

51-77

Engorde - Cosecha

77-102

Cosecha - Fin del Cultivo

102-365

TOTAL

365

La vida productiva del chile habanero se puede prolongar hasta 12 meses, todo depende del cuidado que se tenga tanto de la nutrición como del manejo de las plagas y enfermedades.

Cuadro 5. Análisis bromatológico en el chile habanero.

Componente

Unidad

Cantidad

Porción comestible

%

0.84

Energía

Kilocalorías

31.00

Proteínas

Gramos

2.20

Grasas

Gramos

0.80

Carbohidratos

Gramos

5.30

Calcio

Miligramos

18.0

Hierro

Miligramos

2.40

Tiamina

Miligramos

0.11

Riboflavina

Miligramos

0.16

Niacina

Miligramos

0.70

Ácido ascórbico

Miligramos

94.0

Retinol

Mcg eg.

59.00

Fuente: Fernández et al 1977.

COSTO DE PRODUCCION PARA LA SIEMBRA COMERCIAL DE UNA HECTAREA DE CHILE, BAJO CONDICIONES DE RIEGO POR GOTEO, EN EL ESTADO DE TABASCO.

CONCEPTO

CANTIDAD

COSTO

COSTO/HA.

UNITARIO

Preparación del terreno

   

1

400

Desvare

1 300

300

Barbecho

1 500

500

Rastreo

 

2 300

600

Siembra

 

9 000

Charola

100

80

8

000

Transplante

20

Jornales

50

1

000

Fertilización

 

5 980

Urea Triple 17. Cloruro de K Nitrato de potasio Nitrato de calcio Nitrato de magnesio Aplicación

8

bultos

200

1

600

4

bultos

180

720

3

bultos

190

570

2

bultos

240

480

2

bultos

235

470

2

bultos

320

640

30

jornales

50

1

500

Control de malezas

 

1

400

Manual ( aporque) Químico (velfosato) Aplicación

8 jornales

50

400

 

8

lts.

75

600

8 jornales

50

400

Control de plagas

4

460

Thiodan

 

4

lts.

110

440

Malathion

6

lts.

90

540

Tamaron

2

lts.

110

220

Trigard

100 gr

480

480

Furadan

 

1

lt

200

200

Confidor

250 c.c.

560

560

Folimat

 

1

lt

190

190

Lannate

Sobre 100 g

90

180

Arrivo

 

1

lt

150

150

Aplicación

30 Jorn.

50

1 500

Control de enfermedades

4

250

Sulfocop

 

6

lts

70

420

Ridomil bravo

2

lts.

440

880

Captan

4

kg.

90

360

Bravo 720

4

lts.

175

700

Derosal

1

lts.

350

350

Cupravit mix

6

kgs

90

540

Aplicación

20

jornales

50

1

000

Foliares y hormonas farmakin Raizal Biozyme Gro green Fosfacel Agrok Aplicación

 

2

790

 

8

lts

150

1

200

2

kg

50

100

1

lto

250

250

4

kg

50

200

4

kg

45

180

8

kg

45

360

10

Jornales

50

500

Riego por goteo Bomba cinta y accesorios

 

12 000

1 sistema

12 000

12 000

Cosecha

3

500

Arpillas

 

500

1

500

Corte-acarreo

60

jornales

50

3

000

Costo total por hectárea

 

44,780

Anotación importante

Este costo de producción corresponde a un sistema de producción

comercial con las normas adecuadas de insumos y tecnología, que garantiza un rendimiento aproximado de 20 a 25 toneladas por hectárea, asegurando la amortización del sistema de riego por goteo

y el uso de la planta procedente de charola

TECNOLOGIA DE PRODUCCIÓN COMERCIAL DE CHILE HABANERO

(Capsicum chinense Jacq)

Ing. Gregorio Prado Urbina

CREDITOS EDITORIALES

EDITOR

Instituto para el Desarrollo de Sistemas de Producción del Trópico Húmedo de Tabasco

REVISION TECNICA

M.C. Raúl Castañeda Ceja

FOTOGRAFIA

Ing. Gregorio Prado Urbina

FORMATO Y DISEÑO

Manuela Yanes López

Villahermosa,Tabasco.

Septiembre,2006

EL INSTITUTO PARA EL DESARROLLO DE SISTEMAS DE

PRODUCCIÓN DEL TRÓPICO HÚMEDO DE TABASCO, es un

organismo público desconcentrado del Gobierno del Estado, y

tiene como objetivo modernizar tecnológicamente la

estructura productiva del campo bajo el contexto de un

desarrollo sustentable, mediante la estrategia de vincular y

reorientar la infraestructura científica y académica con las

necesidades de investigación, validación, transferencia y

adopción tecnológica del sector productivo de la entidad.

DIRECCIÓN:

Av. 16 de Septiembre Nº 318 Colonia Primero de Mayo Villahermosa, Tabasco, México. Tel /Fax: (9933) 52-02-41 E-mail: isprotab@prodigy.net.mx

Primera edición: Abril de 2001 Segunda edición: Marzo de 2003 Tercera edición: Febrero de 2005 Cuarta edición: Septiembre e 2006

GOBIERNOGOBIERNO DELDEL ESTADOESTADO DEDE TABASCOTABASCO

GOBIERNOGOBIERNO DELDEL ESTADOESTADO DEDE TABASCOTABASCO INSTITUTOINSTITUTO PARAPARA ELEL DESARROLLODESARROLLO DEDE
GOBIERNOGOBIERNO DELDEL ESTADOESTADO DEDE TABASCOTABASCO INSTITUTOINSTITUTO PARAPARA ELEL DESARROLLODESARROLLO DEDE
GOBIERNOGOBIERNO DELDEL ESTADOESTADO DEDE TABASCOTABASCO INSTITUTOINSTITUTO PARAPARA ELEL DESARROLLODESARROLLO DEDE
GOBIERNOGOBIERNO DELDEL ESTADOESTADO DEDE TABASCOTABASCO INSTITUTOINSTITUTO PARAPARA ELEL DESARROLLODESARROLLO DEDE
GOBIERNOGOBIERNO DELDEL ESTADOESTADO DEDE TABASCOTABASCO INSTITUTOINSTITUTO PARAPARA ELEL DESARROLLODESARROLLO DEDE

INSTITUTOINSTITUTO PARAPARA ELEL DESARROLLODESARROLLO DEDE SISTEMASSISTEMAS DEDE PRODUCCIONPRODUCCION DELDEL TROPICOTROPICO HUMEDOHUMEDO DEDE TABASCOTABASCO