Sunteți pe pagina 1din 13

Capítulo 2 Conceptualización de la epidemiología

Dr. Evaristo Alvaro Barragán Hernández

Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública Facultad de Medicina Veterinaria y Zootécnia Universidad Nacional Autónoma de México

Objetivo

Deducir el concepto de epidemiología y sus relaciones con otras ciencias y disciplinas, mediante el estudio de las diferentes definiciones empleadas en la literatura, para comprender los fundamentos de la epidemiología.

La medicina tradicional ha operado considerando a la salud como la ausencia de enfermedad y en esa consideración ha perdido la identidad de la salud. Esto tiene profundas raíces filosóficas, que no se analizarán en este capitulo. Baste decir que la enfermedad ha sido un fenómeno vital de fácil identificación y de aparente delimitación, en cambio la salud tiene límites más imprecisos y significados erráticos.

Con base a esta definición la “Salud y Enfermedad” son uno y en ese sentido deben ser entendidos. El concepto o noción de enfermedad no existe en ausencia de salud y viceversa. Sin embargo, esta afirmación, simple en apariencia, encuentra serias limitaciones al momento de materializar conceptos.

El propósito fundamental de este ensayo es mostrar algunos aspectos para abordar la problemática de los marcos conceptuales originados a partir de diferentes disciplinas de estudio, analizando algunos una serie de determinantes tanto de las condiciones de salud como de la respuesta organizada.

Definiciones de Epidemiología

Antes de abordar las diferentes formas de entendimiento de la epidemiología, es conveniente entender que es un concepto: “Idea que concibe o forma el entendimiento o Pensamiento expresado con palabras”. La formación del concepto está estrechamente ligada al contexto; esto significa que todos los elementos, incluyendo lenguaje y cultura, y la información percibida por los sentidos que sea accesible al momento en que una persona construye el concepto de algo o alguien, influyen en la conceptualización , esto a influenciado en la diferentes definiciones de epidemiología. Algunas de estas definiciones se mencionan en la Red, como ejemplo se presentan las siguientes:

La ciencia de las epidemias (antigua)

“El estudio de los factores que determinan la frecuencia y distribución de las enfermedades en poblaciones humanas.” (Asociación Epidemiológica Internacional IEA, citado por Rada en 2007.)

“El estudio de la distribución y determinantes de enfermedades en poblaciones humanas” (Barker, David, citado por Rada en 2007.)

“El estudio de los factores que determinan la ocurrencia de la enfermedad en las poblaciones” (Fox, John, citado por Rada en 2007.)

“Ecología médica” (Gordon, John, citado por Rada en 2007.)

“Ciencia encargada del estudio de los aspectos ecológicos que condicionan los fenómenos de salud y enfermedad en grupos humanos, a fin de establecer las causas, mecanismos y procedimientos tendientes a promover y mejorar la salud” (Lechat y Mazzafero, citado por Rada en 2007.)

“El estudio de los problemas de salud en grupos de personas” (Lowe, citado por Rada en 2007.

“Es el estudio de la distribución de la enfermedad y de los determinantes de su prevalencia en el hombre”. (Mac Mahon-Pugh, citado por Rada en 2007.)

“La frecuencia de eventos médicos en la poblaciones.” (Morris, citado por Rada en 2007.

“El estudio de la salud del hombre en relación con su medio.” (Payne, citado por Rada en 2007.)

“Parte de la biometría que se refiere a la medición de las características humanas.” (Pickering, Richard, citado por Rada en 2007.)

“El estudio de las distribuciones y determinantes de los estados de salud en poblaciones humanas.“ (Susser, Mervin, citado por Rada en 2007.)

“El estudio de la salud de las poblaciones humanas.” (Terris, Milton, citado por Rada en 2007.)

La epidemiología concibe el fenómeno salud y enfermedad como un proceso dinámico. El individuo pasa de un estado a otro, repetidamente, a lo largo de su vida y en ese continuo identificar los límites de uno u otro se transforma en un problema técnico. Esta ciencia se aboca como desafío científico a estudiar el proceso salud-enfermedad en su más amplia conceptualización.

A través de los siglos el hombre ha elaborado diferentes aparatos conceptuales sobre la salud y la enfermedad, acordes con el nivel científico y tecnológico alcanzado y con la forma de organización social predominantes en cada época y cultura. Históricamente es posible reconocer diferentes prácticas derivadas de formas conceptuales distintas, ya que el

hombre siempre ha intentado explicarse los fenómenos y actuar frente a ellos de acuerdo a la explicación que fue capaz de obtener.

La búsqueda del conocimiento de las causas de la enfermedad, de su tratamiento y

prevención, es impulsada vigorosamente por el íntimo anhelo de todo ser humano de gozar

a plenitud de una vida larga y saludable. Es mucho lo que se ha avanzado hacia esta meta

particularmente en el siglo XX. Un niño que nazca en la actualidad puede esperar una vida

casi dos veces más prolongada que la de un antepasado suyo nacido hace un siglo. La

cobertura sanitaria (seguridad y asistencia social) ha aumentado. En casi todas las ciudades se erigen centros hospitalarios para la atención de todas las edades y condiciones sociales. La calidad de la vida es, sin duda, mejor que hace un siglo.

El concepto de “salud” ya no se concibe solamente como la ausencia de enfermedad, en la actualidad es más ambicioso, reconoce como “vida sana” la que discurre en un bienestar integral. La salud ya no es solamente un estado de equilibrio individual, adquiere ahora una dimensión social. Ningún ser humano debe estar al margen de los beneficios de la medicina científica ya que todos los avances hacia una vida más saludable son producto de una investigación científica sostenida y cada vez más profunda sobre la naturaleza humana y la de nuestro entorno. Las aplicaciones del conocimiento que antes tomaban décadas, ahora se logran en días, con lo que se hace cada vez más efectiva la acción médica.

La enfermedad es un fenómeno universal. Le ocurre a cualquier individuo en cualquier tiempo o lugar. No obstante, es bien sabido que la enfermedad no afecta a los individuos por igual, la incidencia y las formas clínicas cambian con la época, lugar y la cultura. El estudio del origen y la forma en que las poblaciones enferman y mueren, junto

con el análisis de las respuestas que la sociedad adopta frente a tales procesos, son los dos grandes temas que configuran la salud pública como un campo de conocimiento científico

y como una práctica social.

Durante la evolución de la salud pública se han identificado tres grandes hechos de carácter casi axiomático, que permiten analizar la enfermedad como un proceso colectivo.

El primero se refiere a que la presentación de la enfermedad no sigue un patrón uniforme ni azaroso. El estudio de las analogías y las diferencias en la distribución de las enfermedades, por medio de las características individuales, el tiempo y el espacio donde se presentan, ha proporcionado a las ciencias de la salud muchas de las claves sobre la naturaleza y las causas de las enfermedades.

En el segundo de los hechos, la salud pública nos ha mostrado que toda sociedad organizada establece, de manera sistemática, una forma de respuesta ante la enfermedad y

la muerte. Este proceso, cuyos antecedentes nos remontan a las prácticas de higiene pública desarrolladas en la antigua Grecia y en el Imperio romano, se consolidó durante los siglos

XVI Y XVII al surgir el Estado-Nación, que adquirió la responsabilidad de establecer las

políticas de salud y vigilar su cumplimiento. Desde esta óptica es posible comprender el

origen de las modernas formas institucionales creadas por las sociedades para fomentar el bienestar y atender las necesidades individuales y colectivas en materia de salud.

El tercer elemento, recién reconocido, se refiere a la intersectorialidad de la salud. El proceso salud-enfermedad son el resultado de una compleja interacción que involucra las condiciones geográficas, culturales, políticas y económicas que caracterizan a la sociedad.

Estos tres elementos no pueden comprenderse en forma separada, por lo cual la salud pública está obligada adquirir y mantener un carácter multidisciplinario. Pero al mismo tiempo que se constituye en un escenario de participación plural, la salud pública debe mantener y expander un núcleo de conocimiento que la caracterice y distinga; ese núcleo es el resultado del quehacer de la epidemiología, disciplina toral que, al brindar sustento e identidad a la salud pública, también le permite incorporar las aportaciones de las demás disciplinas, biológicas y sociales, en la definición de las mejores respuestas sociales para mejorar las condiciones de salud.

Kunn,(en 1962) define como propuesta disciplinaria o marco conceptual al cuerpo de conocimientos teórico-metodológicos, que constituyen la posesión común de los que practican una disciplina profesional bajo un mismo objeto de estudio y a diferencia de un paradigma, la teoría que subyace puede ser verificada pero no es falseable y una disciplina profesional al conjunto de códigos (técnicos, teórico-metodológicos), reglas y cultura académica, que se integran en diferentes niveles de aproximación para abordar un mismo objeto de estudio.

Para la salud pública es apremiante emprender todos los esfuerzos posibles para identificar las causas de las enfermedades que dominan nuestra situación actual; adecuar el sistema de salud a las necesidades de nuestra población; concertar la participación multisectorial en el abatimiento de las condiciones de vida que deterioran la salud y elaborar predicciones de alta calidad que permitan aprovechar al máximo los recursos disponibles.

Nuestro verdadero problema ha sido la falta de capacidad para integrar el conocimiento sobre la causalidad y la historia natural de la enfermedad con los datos que aportan las ciencias sociales, para traducir esta integración en medidas efectivas de carácter preventivo y curativo. La salud pública exige una visión integral, que conjunte las dimensiones biomédicas y sociales, para que, junto con una buena dosis de creatividad, podamos encontrar soluciones exitosas en nuestra lucha contra las enfermedades.

En todos los ámbitos del quehacer científico se impuso la especialización de las diferentes disciplinas y la fragmentación interna del abordaje de un mismo objeto de estudio presentándose como fenómeno concomitante la intelectualización del objeto singular aislado pagando un alto costo intelectual-social al renunciar a la realidad como un todo unitario, tanto para su abordaje teórico como operativo.

Esta manera de abordar la construcción del conocimiento originó el desarrollo de varios marcos conceptuales que desde diferentes disciplinas trataron de abordar el mismo objeto de estudio.

El ejercicio de la salud pública esta estrechamente relacionado con esta manera de abordar la realidad y con la aplicación de un conocimiento científico y tecnológico que desde diferentes perspectivas de pensamiento, ha sido trasmitido en aulas académicas- intelectuales y a través de generaciones como algo irrefutable.

Dichos marcos teóricos se filtran en espacios académicos-intelectuales para su legitimación y donde pocas veces sus seguidores se dan a la tarea de hacer un análisis critico y reflexivo sobre la concepción de modelos, propuestas disciplinarias y más recientemente, de paradigmas, mismos que marcan la pauta de su práctica profesional y de la formación de futuras generaciones. Se trata pues, de hacer una reflexión crítica sobre algunos de los marcos conceptuales que se han propuesto hasta la fecha y que de alguna manera han sido incluidos, inclusive determinantes, en las actividades de docencia, de investigación y de servicios de salud pública en México.

El querer cubrir todos los aspectos del proceso salud-enfermedad bajo la percepción de la diversidad y problemática operativa de los marcos teóricos y disciplinas involucradas en el análisis de los dos objetos de estudio de la salud pública, excede a los propósitos de este ensayo.

Cabe mencionar que no se trata de describir detalladamente cada marco conceptual, sino que para fines de reflexión, se tomó como referencia la revisión bibliográfica de artículos y libros de cada modelo, delimitándose a la perspectiva de análisis; hipótesis de trabajo; variables contempladas; aportes, desventajas o limitaciones operacionales; época y representantes.

Marcos conceptuales

Mágico religioso

Perspectiva de análisis: Enfermedad. Hipótesis: La enfermedad resulta de las fuerzas o espíritus malignos, representa un castigo divino ante transgresiones individuales o grupales; o bien es un estado de purificación y gracia que pone a prueba la fe. Aportes: Facilita la aceptación de la muerte. Limitaciones: Circunscribe la prevención a la obediencia de normas y tabúes; y la curación a la ejecución de los ritos propiciatorios, reparatorios, o exorcismos. Impide el avance cognoscitivo. Fomenta la actitud pasivo-receptivo del hombre Época y representantes: Sociedades primitivas. Edad Media hasta la actualidad. Chamanes, Brujos, Curanderos, Sacerdotes y Espiritistas.

Sanitarista o ambientalista

Perspectiva de análisis: Salud-Enfermedad. Hipótesis: Tanto la salud como la enfermedad son el resultado de las condiciones sanitarias que rodean al individuo y del nivel de prevención acción que se tiene sobre tales condiciones. Variables: Factores del ambiente.

Aportes: Promueve la introducción de medidas de saneamiento y permite asignar un valor específico a los factores ambientales involucrados en el proceso salud- enfermedad. Limitaciones: No contempla los factores sociales que determinan la prevalencia de condiciones de vida insalubre para diferentes grupos sociales. No explica la génesis de perfiles diferenciales de salud-enfermedad. Época y representantes: Revolución Industrial en Europa, Segunda mitad del siglo XVIII. Teobald Smith, Max von Pettenkofer y Edwin Chadwick, (citados por Arredondo en 1993)

Biomédico o unicausal o biologista

Perspectiva de análisis: Enfermedad. Hipótesis: La enfermedad es la respuesta a la presencia activa de agentes externos. Constituye un fenómeno dependiente de un agente causal biológico y de la respuesta del individuo. Variables: Agente causal patógeno e individuo. Aportes: La identificación del agente biológico causal permitió implantar medidas de control y la investigación de fármacos, vacunas que revolucionaron el tratamiento de enfermedades infecciosas. Limitaciones: Bajo la perspectiva de este marco no es fácil explicar porque el mismo agente no produce siempre la enfermedad, se descifra parcialmente la causa biológica de la enfermedad sin tomar en cuenta otros factores. Época y representantes: Segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX. Luis Pasteur y Roberto Koch, (citados por Arredondo en 1993)

Epidemiológico clásico

Perspectiva de análisis: Enfermedad Hipótesis: La integración de factores de riesgo individual y grupal bajo cierta red de causalidad, explican los determinantes de la enfermedad. La enfermedad no ocurre ni se distribuye al azar. Variables: Riesgo individual, riesgo grupal y red de causalidad. Aportes: Considera a los diferentes factores de riesgo en tiempo, lugar y persona, que interactúan con la enfermedad, sobre los cuales se pueden actuar preventivamente; Identificación claramente de las condiciones que puedan ser calificadas como “causas” de las enfermedades, distinguiéndose de las que se asocian a ellas únicamente por azar de procesos patológicos específicos. Desde los 70´s se postula que el peso de cada factor presuntamente causal depende de la cercanía con su efecto aparente. Limitaciones: Toma en cuenta los factores ambientales, biológicos e individuales, pero los factores sociales aparecen como parte del entorno sin determinar su valor específico y sin diferenciarlos de los otros factores. Epoca y representantes: Segunda mitad del siglo XX. McMahon y Pugh, en los años 60. Rothman y Szklo, en los años 80 y 90.

Higienista preventivo o multicausal

Perspectiva de análisis: Salud.

Hipótesis: La salud depende del equilibrio entre el agente, huésped y del ambiente, y de la conducta individual o social que se tenga. Variables: Factores conductuales; factores del huésped, del ambiente y del agente. Aportes: Considera cuatro factores como riesgo comunitarios sobre la salud sobre estos factores se puede actuar preventivamente tomando en cuenta como primera instancia aspectos conductuales y hábitos higiénicos. Limitaciones: El énfasis de los determinantes se da sobre los aspectos biológicos. Lo social aparece como un elemento más incluido en el entorno y además no establece peso específico para cada factor participante. Época y representantes: Segunda mitad del siglo XX. Leavell y Clark en los 60’s

Ecologista

Perspectiva de análisis: Salud. Hipótesis: Las condiciones de salud dependen del equilibrio entre huésped y ambiente en un contexto bidimensional que descubre las relaciones de factores causales entre sí y sobre el efecto. Variables: Factores del ambiente y del huésped.

Aportes: Permite asignar un valor específico a otros factores involucrados en el proceso salud-enfermedad. Limitaciones: No es posible identificar la génesis de perfiles epidemiológicos diferenciales. Adolece de conceptos y métodos adecuados para abordar el determínate social. Época y representantes: Segunda mitad del siglo XX. Susser y Dubos.en los años

70.

Epidemiología social

Perspectiva de análisis: Enfermedad. Hipótesis: La enfermedad es producto de las condiciones de vida y de trabajo de cada grupo social. Variables: Estilo de vida; organización social y condiciones de trabajo. Aportes: Privilegia lo social como factor más importante, mismo que explica la presencia de otros factores determinantes del proceso salud-enfermedad. Limitaciones: Bajo este enfoque se corre el riesgo de reducir la complejidad del proceso salud-enfermedad a la problemática de las relaciones sociales y por consecuencia se marginan los factores de riesgo de otra índole. Época y representantes: En el siglo XIX. Peter Frenk, Virchow y Ramazzin. Cassel, Antonovsky y Reeder en los años 70’s.

Socio médico (material histórico)

Perspectiva de análisis: Salud-enfermedad y respuesta social. Hipótesis: El proceso de salud-enfermedad es diferenciable para cada grupo social dependiendo del contexto histórico, del modo de producción y de la presencia de clase. Variables: Dimensión histórica, clase social, desgaste laboral y producción del individuo.

Aportes: Incorpora el determinante histórico-social al estudio del perfil epidemiológico de diferentes grupos. Cuestiona la eficacia de medidas correctivas y preventivas para el abordaje tanto de las condiciones de salud como de la respuesta social, manteniendo intactas las relaciones de explotación. Limitaciones: El hecho que todos los factores permean por lo histórico-social conduce el riesgo a limitar el análisis a la problemática de los factores sociales y del determinante histórico. Época y representantes: En la segunda mitad del siglo XX en los años 70 Berlinger, Waitzkin, Laurell, Breith y Navarro.

Socio médico (neoconservador)

Perspectiva de análisis: Salud-enfermedad y respuesta social. Hipótesis: El perfil epidemiológico resulta de factores biológicos, psíquicos, sociales y culturales que operan jerárquicamente en diferentes niveles de determinación. Tales factores también determinan la manera en que se organiza la sociedad para dar respuesta a las condiciones de salud que generan. Variables: Determinantes básicos; estructurales; próximos y estado de salud. Aportes: Enfoque integral sobre determinantes del proceso salud-enfermedad, contrarresta el abordaje fragmentado del conocimiento de los diferentes factores e incluye categorías de análisis para diferenciar el rol de la respuesta social organizada del sector salud. Limitaciones: No desagrega la influencia de c/u de los factores participantes, no es posible ponderar el valor específico de cada determinante complicando el análisis de salud-enfermedad bajo estudio. Época y representantes: Frenk; Pearlin y Lewis, en la segunda mitad del siglo XX, en los años 80 y 90.

Paradigmas

Otra forma de conceptualizar el proceso salud-enfermedad es por medio de paradigmas:

Un Paradigma es un logro científico concreto. Es un conjunto característico de creencias y percepciones. Kuhn (en 1962) lo define como conjunto de elementos culturales, de conocimientos y códigos teóricos, técnicos y metodológicos, que los miembros de una comunidad científica solo ellos comparten, y donde es posible tanto verificar como falsear la teoría que subyace.

Paradigma red de causalidad

Se basa en identificar claramente las condiciones que puedan ser calificadas como “causas” de las enfermedades, distinguiéndose de las que se asocian a ellas únicamente por azar de procesos patológicos específicos. Ventaja: Desde los años 70, se postula que el peso de cada factor presuntamente causal depende de la cercanía con su efecto aparente. Desventaja: Algunos factores cualitativos son difíciles medirlos y relacionarlos con su magnitud de influencia, son cuestionados.

Paradigma de la caja negra

Metáfora con la que se representa un fenómeno cuyos procesos internos están ocultos al observador y sugiere que la epidemiología debe limitarse a la búsqueda de aquellas partes de la red en las que es posible intervenir efectivamente, rompiendo la cadena causal y haciendo innecesario conocer todos los factores intervinientes en el origen de la enfermedad. Ventaja: La posibilidad de aplicar medidas correctivas eficaces, aún en la ausencia de explicación etiológicas completas. Desventaja: No se puede identificar factores de riesgo, por una deficiente comprensión del fenómeno estudiado. No se distingue determinantes de la enfermedad a nivel individual y poblacional.

Paradigma histórico social

Señala que es engañoso aplicar mecánicamente un modelo que conceda el mismo peso a factores que por su naturaleza, deben de ser diferentes. También rechaza qué el componente biológico de los procesos de salud colectiva tenga un carácter determinante y propone reexaminar estos fenómenos a la luz de su determinación histórica, económica y política. Ventaja: Que el propósito principal de la investigación epidemiológica es la explicación de la distribución desigual de las enfermedades entre las diversas clases sociales en donde se encuentra la determinación de la salud-enfermedad. Desventaja: El limitado desarrollo de instrumentos conceptuales adecuados para contrastar su hipótesis, ha impedido que este modelo progrese como una alternativa real.

Paradigma de la caja china o eco-epidemiología

Los sistemas de determinación epidemiológica se encuentran separados y organizados jerárquicamente, de forma tal que en un sistema abarca varios subsistemas, compuestos a su vez por varios subsistemas de menor jerarquía, así, los cambios en un nivel afectan al subsistema correspondiente, pero nunca al sistema en su totalidad. Ventaja: De esta manera las relaciones de cada nivel son válidas para explicar estructuras en los “nichos” de donde se han obtenido. Desventaja: No se puede realizar generalizaciones en otros niveles, ya que podemos cometer la “Falacia ecológica” y caer en la “Teoría del caos”.

Aplicaciones de la epidemiología veterinaria

a) Disciplina científica que se ha desarrollado principalmente en el campo de la medicina preventiva, control de enfermedades y diagnóstico en poblaciones animales, así como la atención de la salud.

b) Establecer el diagnóstico de la situación de salud en una comunidad o en una región para identificar las causas del proceso salud- enfermedad.

Enfermedades infecciosas.

Enfermedades crónico/degenerativas.

Enfermedades socioeconómicas.

Enfermedades poco frecuentes o ausentes.

Enfermedades Emergentes y Remergentes.

c) Medir el efecto de nuevos fármacos o el impacto de nuevos procedimientos.

d) Completar el cuadro clínico o historia natural y social de la enfermedad.

e) Evaluación de servicios de salud pública veterinaria.

f) Capacitación para lectura crítica de la literatura médica.

AIRE CONTAMINADO •TEMPERATURA •VELOCIDAD •DIRECCIÓN •HUMEDAD •OROGRAFÍA •TOPOGRAFÍA PRECIPITACIONES
AIRE CONTAMINADO
•TEMPERATURA
•VELOCIDAD
•DIRECCIÓN
•HUMEDAD
•OROGRAFÍA
•TOPOGRAFÍA
PRECIPITACIONES
RADIACIÓN SOLAR Y
LUZ
•SUELO
ATMOSFÉRICOS
CLIMA
GEOSFÉRICOS

SERVICIOS MÉDICOS PROGRAMAS Y CAMPAÑAS

SALUD ANIMAL
SALUD
ANIMAL
SERVICIOS MÉDICOS PROGRAMAS Y CAMPAÑAS SALUD ANIMAL E C O N Ó M I C O
E C O N Ó M I C O S NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO
E C O N Ó M I C O S NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO
E C O N Ó M I C O S

ECONÓMICOS

E C O N Ó M I C O S NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO
E C O N Ó M I C O S NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO
E C O N Ó M I C O S NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO
E C O N Ó M I C O S NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO
NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO DESARROLLO RURAL ACTIVIDAD ECONÓMICA
NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO DESARROLLO RURAL ACTIVIDAD ECONÓMICA
NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO DESARROLLO RURAL ACTIVIDAD ECONÓMICA

NIVEL ECONÓMICO URBANIZACIÓN TRANSPORTE COMERCIO TURISMO DESARROLLO RURAL ACTIVIDAD ECONÓMICA

AGUA

•CONTENIDO

•TEMPERATURA

•MOVIMIENTO

•PRESIÓN

HIDROSFÉRICOS

BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL
BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL
BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL

BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL

BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL BIOSFÉRICOS
BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL BIOSFÉRICOS
BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL BIOSFÉRICOS
BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL BIOSFÉRICOS
BIOSFÉRICOS

BIOSFÉRICOS

BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL BIOSFÉRICOS
BIOMA ECOSISTEMAS INTERACCIONES BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL BIOSFÉRICOS
BIÓTICAS DINÁMICA POBLACIONAL BIOSFÉRICOS FACTORES AMBIENTALES SALUD PÚBLICA SERVICIOS MÉDICOS

FACTORES

AMBIENTALES

POBLACIONAL BIOSFÉRICOS FACTORES AMBIENTALES SALUD PÚBLICA SERVICIOS MÉDICOS PROGRAMAS/CAMPAÑA
SALUD PÚBLICA
SALUD
PÚBLICA
SERVICIOS MÉDICOS PROGRAMAS/CAMPAÑA

SERVICIOS MÉDICOS PROGRAMAS/CAMPAÑA

CRIANZA Y PRODUCCIÓN ANIMAL

CRIANZA Y PRODUCCIÓN ANIMAL GRADO DE TECNIFICACIÓN EXTENSIVO/INTENSIVO ES`PECIALIZACIÓN MANEJO E HIGIENE DISPOSICIÓN
CRIANZA Y PRODUCCIÓN ANIMAL GRADO DE TECNIFICACIÓN EXTENSIVO/INTENSIVO ES`PECIALIZACIÓN MANEJO E HIGIENE DISPOSICIÓN

GRADO DE TECNIFICACIÓN EXTENSIVO/INTENSIVO ES`PECIALIZACIÓN MANEJO E HIGIENE DISPOSICIÓN DE DESECHOS PROCESAMIENTO DE P.OA.

DE TECNIFICACIÓN EXTENSIVO/INTENSIVO ES`PECIALIZACIÓN MANEJO E HIGIENE DISPOSICIÓN DE DESECHOS PROCESAMIENTO DE P.OA.
E HIGIENE DISPOSICIÓN DE DESECHOS PROCESAMIENTO DE P.OA. SOCIALES NIVEL CULTURAL ESTILO DE VIDA TIPO DE

SOCIALES

NIVEL CULTURAL ESTILO DE VIDA TIPO DE VIDA CALIDAD DE VIDA

Figura 2.1 Relación entre la epidemiología y otras ciencias y disciplinas

Conclusiones

La ciencia siempre se sustituye a sí misma con nuevos conocimientos e ideas a medida que sus viejas ideas se ponen a prueba y se descubren deficientes. Para hacer un estudio

epidemiológico eficaz es esencial concebir con claridad las variables. En el sentido más amplio, se puede decir que las contribuciones de la epidemiología a la medicina y salud pública fueron resultado de la claridad en la concepción de las variables y modelos causales. Estos adelantos se produjeron a medida que los investigadores especificaron la naturaleza de las variables que intentaban relacionar unas con otras, y a medida que dilucidaron los vínculos y secuencias en el tiempo.

La falta de capacidad para integrar el conocimiento sobre la causalidad y la historia natural de la enfermedad con los datos que aportan las ciencias sociales, para traducir esta integración en medidas efectivas de carácter preventivo y curativo, es un problema fundamental en el abordaje del proceso salud- enfermedad.

Los nuevos problemas de salud pública (enfermedades endémicas y epidémicas) exigen mucho más capacidad para registrarlas y describirlas minuciosamente. Los sistemas de información y vigilancia epidemiológica son instrumentos de gran valor; pero la salud pública moderna exige una visión integral que conjunte las dimensiones biomédicas y sociales, para que junto con una buena dosis de creatividad, podamos encontrar soluciones exitosas en la lucha contra las enfermedades.

Bajo las circunstancias descritas, la formación de los profesionales de la salud pública, se orientó lógicamente hacia las técnicas de obtención de datos básicos para la planificación y administración de programas; es decir, la elaboración de “diagnósticos de salud” y la vigilancia epidemiológica. Ante la falta sistemática de investigación, la salud pública y en particular la epidemiología se convirtieron en prácticas estereotipadas e inflexibles, incapaces de reconocer las diferencias regionales e internacionales en las necesidades de salud, con la consecuente pérdida de su capacidad para transformar la realidad. Este hecho, reconocido en años recientes ha conducido a una reorientación de la práctica de la salud y de la epidemiología.

En consecuencia, se han revisado las políticas de investigación buscando aumentar con su coherencia con las prioridades señaladas en las políticas y planes nacionales de salud. Se está buscando crear la infraestructura, los mecanismos de colaboración entre los centros de educación superior y los prestadores de servicios y se han desarrollado investigaciones multidisciplinarias.

Se ha reconocido la necesidad de transformar a fondo los programas de todos los niveles, adaptando la oferta a las prioridades nacionales de salud. Sin embargo, se ha avanzado muy poco en la definición de las estrategias para la formación de recursos humanos con el perfil necesario para consolidar la nueva salud pública como un campo de producción de conocimiento, capaz de hacer aportaciones significativas al sistema nacional de salud.

La nueva salud pública no debe volver a la antigua condición de un sanitarismo reduccionista o la mera administración de servicios, sino establecer una nueva y sólida tradición como un área auténtica del quehacer académico.

Bibliografía

Aréchiga, H. y Bribiesca, B.L: Un siglo de ciencias de la salud en México. Biblioteca Mexicana. CONACULTA-FCE, México 2000.

Arredondo, A.: Marcos conceptuales en la salud pública, modelos, paradigmas o propuestas

disciplinarias. Cuad

Méd.-Soc. XXXIV, 2 y 3 pp 29-36 México 1993.

Eckberg, D.L and Hill, L.: The paradigm concept and sociology: A critical review. Amer Socio Rev, No. 44(6), pp. 925-937. 1979.

Frenk, J.: El concepto y la medición de accesibilidad. Salud Pública de México. pp: 438- 453. Septiembre-Octubre de 1985. México.

Frenk, J.: La salud de la población. Hacia una nueva salud pública. SEP-FCE- CONACYT. Colección Ciencia/133 México 1994.

Fox. J.P.; Hall. C. y Evelback. L.: Epidemiología El hombre y la enfermedad. La prensa Médica Mexicana. Segunda reimpresión. México 1984.

Kuhn, T.S.: Capitulo 3. “Segundas reflexiones acerca de los paradigmas”. En la Estructura de las Teorías Científicas. pp. 509-533 Ed. Suppe F. Editora Nacional, España 1962.

Lewonti, R.: Laws of biology and laws in social science. En: Keyfitz N(ed) Population and biology. Lieja: Ordina editions; cap 1: 19-28. 1984.

Lilienfield, A. y Lilienfield, D.: Fundamentos de Epidemiología. SITESA – Addison- Wesley Iberoamericana. México 1989.

López, M.S.; Garrido, L. F. y Hernández, A.M.: Desarrollo histórico de la epidemiología:

Su formación como disciplina científica. Salud Pública de México, pp. 133-143. Vol. 42, N° 2, marzo-abril de 2000.

MacMahon, B. y Pugh, T.: Principios y Métodos de Epidemiología. La Prensa Médica Mexicana. 9ª Reimpresión. México 1984.

Piatelli-Palmarini, M.: On the possibility of applying biological laws to social phenomena:

An epistemological point of view. En: Keyfitz N(ed) Population and biology. Lieja: Ordina editions; cap 4: 53-67. 1984.

Piña, B.B.: Modelos de explicación sobre la determinación del proceso salud-enfermedad. Factores de riesgo en la comunidad; UNAM. Tomo I pp. 15-22. México 1990.

Rada Gabriel. Universidad Católica de Chile. Revisado 2007 Tomás Merino http://escuela.med.puc.cl/recursos/recepidem/introductorios4.htm fecha de consulta

Rosemberg, Ch.: Diseases in history: frames and frames. The Milbank Quaterly. Milbank Memorial Fund; 67 (Suppl 1): 1-15. 1989

Sepúlveda, A.J. y López, C.M.: Capitulo IX La salud pública en México, pp. 315-3347. En “Un siglo de ciencias de la salud en México”. Biblioteca Mexicana. CONACULTA-FCE, México 2000.

Yurén, C.M.: Leyes, teorías y modelos. Capítulos 2 y 3 pp. 31-70 Trillas. México 1978.