Sunteți pe pagina 1din 3

LA LEY DE LA LIBERTAD

Un tracto de THERION, es decir un Mago 9º=2, A:. A:.

I

Se me pregunta con frecuencia porqué comienzo mis cartas de esta forma. No importa si le escribo a mi señora o a mi carnicero, siempre comienzo con estas once palabras. Pero, ¿de qué otro modo debería comenzar? ¿Qué otro saludo podría ser tan alegre? ¡Mira, hermano, somos libres! ¡Regocíjate conmigo, hermana, no hay ninguna ley más allá de Haz Lo Que Tú Quieras!

II

Escribo esto para los que no han leído nuestro Libro Sagrado, el Libro de la Ley, o para los que, al leerlo, han de alguna forma fallado en entender su perfección. Porque hay muchas c uestiones en este Libro, y las Alegres Nuevas están ya aquí, ya allá, desparramadas por todo el Libro como las Estrellas están desparramadas por todo el campo de la Noche. ¡Regocíjen se conmigo, toda la gente! En el mismísimo encabezamiento del Libro está el gran título de nuestra divinidad: "Todo hombre y toda mujer es una estrella". Somos todos libres, todos in dependientes, todos brillamos gloriosamente, cada uno es un mundo radiante. ¿No es eso b uenas nuevas? Luego viene el primer llamado de la Gran Diosa Nuit, Señora del Cielo Estr ellado, que es también Materia en su más profundo sentido metafísico, que es el infinito en quien todos vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser. Oigan Su primer convocatoria para nosotros, hombres y mujeres: "¡Aparezcan, oh niños, bajo las estrellas, y tomen su col mo de amor! Estoy sobre ustedes y en ustedes. Mi éxtasis está en el vuestro. Mi alegría es v er vuestra alegría". Después Ella explica el misterio de la aflicción: "Porque estoy dividida por bien del amor, por la chance de la unión". "Esta es la creación del mundo, que el dolor de la división es como nada, y la alegría de la disolución todo".

Después se expone cómo puede ser esto, cómo la muerte misma es un éxtasis como el amor , pero más intenso, la reunión del alma con su verdadero yo.

¿Y cuáles son las condiciones de esta alegría, paz, y gloria? ¿Es nuestro el tenebroso ascetis mo del Cristiano, el Budista, y el Hindú? ¿Caminamos con miedo eterno por temor a que al gún "pecado" nos arranque de la "gracia"? De ningún modo.

"Sed vistosos por consiguiente:¡vestíos todos con fina ropa; comed ricas comidas y bebed v inos dulces y vinos que espumeen! ¡También tomen su colmo y su deseo de amor como qui eran, donde, cuando, y con quien quieran! Pero siempre hacia mí". Este es el único punto a tener en cuenta, que todo acto debe ser un ritual, un acto de adoración, un sacramento. Viva n como los reyes y príncipes, coronados y no coronados, de este mundo, siempre han vivid o, como los maestros viven siempre; pero que no sea autoindulgencia; hagan de su autoindu lgencia su religión.

Cuando beben, bailan y toman su deleite, no están siendo "inmorales", no están "arriesgand

o

su alma inmortal"; están cumpliendo los preceptos de nuestra santa religión— con la únic

a

condición de que recuerden observar sus acciones bajo esta luz. No se rebajen, destruyan

y

vulgaricen su placer excluyendo la alegría suprema, la conciencia de la Paz que da paso al

entendimiento. No abracen a la mera Marian o Melusina; ella es Nuit Misma, especialment

e concentrada y encarnada en una forma humana para darles amor infinito, para convidarlos

a probar incluso en la tierra el Elíxir de la Inmortalidad. "Pero que el éxtasis sea vuestro y l

a alegría de la tierra: ¡siempre A mí! ¡A mí!"

Otra vez habla Ella: "Amor es la ley, amor bajo voluntad". Mantengan puro su más alto ide al; luchen siempre en pos de éste sin permitir que nada los detenga o los desvíe, así como u

na estrella pasa rápidamente sobre su incalculable e infinito curso de gloria, y todo es Amor . La Ley de vuestro ser se vuelve Luz, Vida, Amor y Libertad. Todo es paz, todo es armonía

y belleza, todo es alegría. Porque oigan, qué graciosa es la Diosa: "Yo doy inimaginables al

egrías en la tierra: certeza, no fe, mientras se está en la vida, sobre la muerte; paz indecible,

descanso, éxtasis; tampoco exijo nada en sacrificio".

¿No es esto mejor que la muerteenvida de los esclavos de los Dioses de Esclavo, ya que va

n oprimidos por la conciencia de "pecado", fatigadamente buscando o fingiendo fatigosas y

tediosas "virtudes"? Con tales, los que hemos aceptado la Ley de Thelema no tenemos nada que ver. Nosotros hemos oído la Voz de la Diosa Estelar: "¡Yo os amo! ¡Yo os anhelo! Pálid

a

o púrpura, velada o voluptuosa, Yo que soy toda placer y púrpura, y embriaguez del sentid

o

más interior, os deseo. Ponéos las alas, y despertad el esplendor enroscado dentro de uste

des: ¡venid hacia mí!" Y de esta manera Ella termina: "¡Cantad la arrebatadora canción de a mor para mí! ¡Encended perfumes para mí! ¡Lucid joyas para mí! ¡Bebed para mí pues yo o

s amo! ¡Yo os amo! Soy la hija de párpados azules del Atardecer; soy la brillantez corita del voluptuoso cielo nocturno. ¡A mí ¡A mí!" Y con estas palabras "La Manifestación de Nuit s

e termina".

III

En el capítulo siguiente de nuestro libro se da la palabra de Hadit, que es el complemento d

e Nuit. Él es la energía eterna, el Movimiento Infinito de las Cosas, el núcleo central detodo ser. El Universo manifestado sale del casamiento de Nuit y Hadit; sin esto ninguna cosa po

dría ser. Esta eterna, esta perpetua fiesta de casamiento es entonces la naturaleza de las cosa

s mismas; y por consiguiente todo lo que es, es una cristalización de éxtasi divino.

Hadit nos cuenta sobre Él mismo: "Soy la llama que quema en todo corazón de hombre, y en el núcleo de toda estrella". Él es entonces tu propio yo divino más íntimo; eres tú, y no o

tro, el que está perdido en el constante arrebato de los abrazos de la Infinita Belleza. Un poc

o más adelante Él habla de nosotros: "No somos para el pobre y el triste: los señores de la ti

erra son nuestros parientes". "¿Tiene que vivir Dios en un perro? ¡No! sino que los más elev ados son de nosotros. Ellos se regocijarán, nuestros elegidos: el que se aflige no es de nosot ros".

"Belleza y fuerza, risa saltarina y deliciosa languidez, energía y fuego, son de nosotros". De spués, respecto a la muerte, Él dice: "No pienses, oh rey, sobre esa mentira: Que Tú Debes

Morir: en verdad tú no morirás, sino que vivirás. Ahora que se entienda: si el cuerpo del Re

y se disuelve, permanecerá en puro éxtasis por siempre".

Cuando sabes eso, ¿qué queda sino deleite? ¿Y cómo tenemos que vivir mientras tanto? "E

s

una mentira, esta insensatez contra el yo" — "¡Sé fuerte, oh hombre! codicia, disfruta toda

s

las cosas del sentido y arrebato: no temas que ningún Dios te niegue por esto".

Muchas veces, en palabras como estas, Él ve la expansión y el desarrollo del alma a través

de la alegría. Acá está el Calendario de nuestra Iglesia: "Pero ustedes, oh mi gente, levantáo

s y despertad! ¡Que los rituales se realicen debidamente con alegría y belleza!" Recuerden q

ue todos los actos de amor y placer son rituales, deben ser rituales. "Hay rituales de los ele

mentos y fiestas de los tiempos. ¡Una fiesta para la primer noche del Profeta y su Novia! U

na fiesta para los tres días de la escritura del Libro de la Ley. Una fiesta para Tahuti y el niñ

o del Profeta — secreto, ¡oh Profeta! Una fiesta para el Ritual Supremo, y una fiesta para el

Equinoccio de los Dioses. Una fiesta para el fuego y una fiesta para el agua; ¡una fiesta par

a la vida y una fiesta más grande para la muerte! ¡Una fiesta cada día en vuestros corazones

en la alegría de mi arrebato! ¡Una fiesta cada noche a Nu, y el placer de sumo deleite! ¡Sí! ¡

festejad! ¡regocijáos! no hay ningún miedo de aquí en adelante.

Está la disolución, y el éxtasis eterno en los besos de Nu". Todo depende de su propia acept ación de esta nueva ley, y no se les pide que crean nada, que acepten una sarta de fábulas to ntas por debajo del nivel intelectual de un Salvaje nómada y el nivel moral de un drogadict o. Todo lo que tienen que hacer es ser ustedes mismos, hacer su voluntad, y regocijarse.

"¿Fracasas? ¿Lo lamentas? ¿Está el temor en tu corazón?" Él dice otra vez: "Donde Yo esto y, éstos no están". Hay mucho más de la misma clase; suficiente ha sido citado ya para aclar ar todo. Pero hay un mandamiento más. "La Sabiduría dice: ¡sé fuerte! Entonces puedes co ncebir más alegría. No seas animal; ¡refina tu arrebato! Si bebes, bebe por las ocho y noven

ta reglas del arte: si amas, excede en delicadeza; y si haces algo alegre, ¡que haya sutileza e

n eso! ¡Pero excede! ¡Excede! ¡Esfuérzate siempre por más! y si eres verdaderamente mío — ¡y no lo dudas, y si tú estás siempre alegre! — la muerte es la corona de todo".

¡Alzáos, mis hermanos y hermanas de la tierra! ¡Poned bajo vuestros pies todos los temores , todos los remordimientos, todas las vacilaciones! ¡Alzáos! Apareced, libres y jubilosos, de día y de noche, para hacer vuestra voluntad; porque "No hay ninguna ley más allá de Haz lo que tú quieras". ¡Alzáos! Salid con nosotros en Luz, Vida, Amor y Libertad, t omando nuestro placer como Reyes y Reinas en el Cielo y sobre la Tierra. El sol ha salido; el espectro de las eras ha sido ahuyentado. "La palabra de Pecado es Restricción", o como s

e ha dicho de otro modo en este texto: ¡Eso es Pecado, sujetar a tu santo espíritu! Sigue, sig ue en tu poder; y no dejes que ningún hombre te atemorice.