Sunteți pe pagina 1din 9

OLI-15

LAS PRÁCTICAS AGRONÓMICAS EN LAS OLIVICULTURAS ECOLÓGICA Y CONVENCIONAL DE ANDALUCÍA: UN ANÁLISIS COMPARATIVO

C. Parra López : J. Calatrava Requena Departamento de Economía y Sociología Agrarias. Centro de Investigación y Formación Agrarias de la Junta de Andalucía. Granada, España

Foro del Olivar y Medio Ambiente

RESUMEN

Las prácticas agronómicas propuestas por la agricultura ecológica surgen como una alternativa a las de la agricultura convencional o química, fundamentalmente con el fin de garantizar la obtención, de manera eficiente, de alimentos de calidad asegurada para los consumidores y de armonizar la producción agraria con el respeto al medio ambiente. La superficie dedicada al cultivo ecológico del olivo en España ha crecido rápidamente en los últimos años, incrementándose de 1068 ha en 1991 a 82246 ha en 2001.

En el presente artículo se pretende comparar el grado de utilización real de las prácticas agronómicas ecológicas frente a la de las convencionales en Andalucía. En base a una encuesta realizada a 322 olivareros de toda la región, la mitad de ellos ecológicos y la mitad convencionales, se identifican y comparan las prácticas utilizadas en ambas formas de hacer agricultura. Las prácticas analizadas incluyen la plantación, el manejo del suelo, el riego, la fertilización, el tratamiento de plagas y enfermedades, la recolección, el transporte y la poda.

Además, se tratará de dar algunas recomendaciones con el fin de fomentar el uso de aquellas prácticas más respetuosas con el medio ambiente y la obtención de productos agrarios de calidad asegurada para los consumidores, en las zonas estudiadas y otras similares.

Palabras clave: olivar, prácticas agronómicas, agricultura ecológica, agricultura convencional, técnicas respetuosas con el medio ambiente.

INTRODUCCIÓN

En los últimos diez años se ha producido en España un importante crecimiento de la producción ecológica

de alimentos, destacando por su importancia el desarrollo experimentado por el olivar ecológico. En efecto, la

superficie de olivar acogida a las prácticas agronómicas propuestas por la agricultura ecológica ha pasado de 1068 hectáreas en 1991 a 82246 en 2001, con lo que, en este último año, aproximadamente, el 17% del total de la superficie ecológica española está dedicada a la olivicultura (MAPA, 1992 - 2002).

A pesar del fuerte incremento de la producción de olivar ecológico en España, el olivar se sigue

cultivando casi en su totalidad de forma convencional. Así, sólo el 3,6% de la superficie del olivar total a nivel nacional se cultiva de forma ecológica (MAPA, 1992 - 2002; MAPA, 2000). Este hecho es aún más significativo si nos centramos en Andalucía. En efecto, en esta comunidad, principal zona productora de olivar a nivel mundial, tan sólo el 2,4% de la superficie olivarera está acogida a las prácticas de la agricultura ecológica (MAPA, 2002; JUNTA DE ANDALUCÍA, 1999), y ello a pesar de ser la segunda comunidad autónoma española con mayor superficie de olivar ecológico 1 . La gran importancia de la olivicultura en Andalucía y la aún reducida presencia, en términos relativos, de la forma de producción ecológica, la convierten en una región con un importante potencial de desarrollo de la olivicultura ecológica en los próximos años.

Aunque en España comienzan a ser abundantes los trabajos sobre olivar y aceite de oliva ecológicos, no tenemos constancia de ninguno que trate de evaluar las prácticas agronómicas realmente implementadas en esta forma de producción y de compararlas con las de la agricultura convencional, lo que justifica la realización del trabajo que aquí se presenta.

1 El olivar ecológico español se concentra fundamentalmente en dos comunidades: en Extremadura, con el 52.82% de la superficie de olivar ecológico de España, y en Andalucía, con el 38.73% (MAPA, 2002).

OBJETIVOS

En la presente comunicación, que está basada en resultados parciales de un proyecto de investigación 2 , se pretende identificar y analizar las prácticas agronómicas relacionadas con la adopción o no adopción de la forma de producción ecológica en el olivar. En este sentido, se pretende estudiar si las prácticas agrarias realmente utilizadas por los agricultores (relativas a plantación, manejo del suelo, riego, fertilización, tratamiento de plagas y enfermedades, recolección, transporte y poda), presentan diferencias o similitudes entre los olivicultores ecológicos y los no ecológicos.

Además, se tratará de dar algunas recomendaciones con el fin de fomentar el uso de aquellas prácticas más respetuosas con el medio ambiente y la obtención de productos agrarios de calidad asegurada para los consumidores, en las zonas estudiadas y otras similares.

METODOLOGÍA

difusión-

adopción de innovaciones, consistente en entrevistas personales con cuestionario estructurado a olivicultores

ecológicos y no ecológicos de toda Andalucía. Se estratificó el sondeo por regiones o zonas olivareras en función del número de olivicultores ecológicos registrados en cada región 3 . Para cada región olivarera se hicieron aproximadamente el mismo número de encuestas a olivicultores ecológicos que a no ecológicos con el fin de poder comparar en cada zona las respuestas de ambos tipos de agricultores. Concretamente se entrevistaron 322 olivareros, siendo 163 ecológicos y 159 no ecológicos.

Entre octubre de 2000 y junio de 2001 se procedió a la realización de una encuesta sobre

El cuestionario utilizado consta de varios bloques de preguntas, estando uno de ellos referido a las prácticas agronómicas implementadas por el agricultor. Las prácticas aquí analizadas se refieren, como ya se ha indicado, a la plantación, al manejo del suelo, al riego, a la fertilización, al tratamiento de plagas y enfermedades, a la recolección, al transporte y a la poda.

Con el fin de determinar el diferente o similar grado de utilización entre ambos tipos de agricultores de las prácticas agronómicas que se irán detallando más abajo, se han realizado contrates de dependencia y relación 4 entre todas las preguntas de la encuesta y la orientación productiva principal del olivicultor, es decir, el hecho de que el entrevistado sea ecológico o, por el contrario, no ecológico.

RESULTADOS

En el presente apartado se analizan los diferentes grupos de prácticas agronómicas. Al final del texto se adjunta una Tabla en la que se presentan resumidos los resultados más importantes obtenidos y que a continuación se comentan.

Plantación

Las nuevas plantaciones de olivar no difieren significativamente, por el hecho de ser ecológicas o no ecológicas, en cuanto a las técnicas empleadas en su formación. Así, tanto en la agricultura ecológica como en la no ecológica, aproximadamente la mitad de las nuevas plantaciones se realiza por enraizamiento de grandes propágulos y la otra mitad con estaquillas semileñosas obtenidas bajo nebulización y procedentes de productores oficialmente autorizados. Con el fin de evitar ataques de plagas y enfermedades en etapas posteriores de su desarrollo es recomendable hacerlo por el segundo método.

Las propiedades del suelo analizadas y corregidas antes de la plantación también son las mismas en ambos tipos de agricultores. Así, el 90% del total de agricultores (agregando los ecológicos y los no ecológicos) afirma haber evaluado y corregido la profundidad útil del suelo, el 40% el pH y el 40% la salinidad. La toxicidad

2 Proyecto de Investigación C-99-102, del Programa de Concertación para la Realización de Actividades y Desarrollo en el Campo de las Ciencias Agrarias y Alimentarias de la Consejería de Agricultura y Pesca, titulado “Análisis económico y medioambiental de las formas de cultivo ecológico, integrado y convencional, en producciones agrarias andaluzas (olivar)”. Resultados más detallados están recogidos en PARRA LÓPEZ (2003).

3 En base al listado de olivicultores ecológicos registrados en el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica a día 15-03-00 (CAAE, 2000).

4 Tests chi-cuadrado para tablas de contingencia y tests t de Student, utilizando, básicamente, el paquete estadístico SPSS 10.0 para Windows. El nivel límite de significación se ha considerado en todos los casos para a>0.05.

por boro y cloruros solamente es analizada y corregida por el 20%. Todas estas prácticas son recomendadas para aumentar la probabilidad de éxito de la nueva plantación.

Además, en ambas formas de olivicultura las nuevas plantaciones se realizan de la misma manera en cuanto a la densidad de plantación, que es mayoritariamente permanente. La densidad media de plantación en olivicultura convencional es algo mayor que en la ecológica (230 y 175 pies/ha, respectivamente).

Se puede decir, por tanto, que los métodos utilizados para la formación de las nuevas plantaciones son similares en ambos tipos de agricultores, y que en ambos casos sería aconsejable una mayor utilización de estaquillas semileñosas obtenidas bajo nebulización y autorizadas, y una mayor profusión de la evaluación de las propiedades del suelo.

Manejo del suelo

El grado de uso de algunas prácticas de manejo del suelo es significativamente diferente entre ambos tipos de agricultores mientras que el de otras no lo es. Así, el mantenimiento del suelo desnudo con laboreo convencional (labores continuas para dejar el suelo desnudo de malas hierbas todo el año) es, con diferencia, la técnica más extendida en ambos tipos de olivar y se usa en la misma proporción (aproximadamente un 45% de olivicultores lo utilizan).

El mantener el suelo desnudo, bien con no-laboreo (control de malas hierbas con herbicidas), con laboreo reducido mediante semilaboreo (herbicidas bajo las copas) o con laboreo reducido mediante mínimo laboreo (herbicidas en todo el terreno) es una técnica relativamente extendida entre los olivicultores convencionales. Los ecológicos no la utilizan debido a la prohibición del uso de herbicidas en la agricultura ecológica. Estas prácticas de mantenimiento del suelo desnudo son muy cuestionadas hoy en día por su contribución a la erosión y la compactación del suelo.

Por el contrario, las tendencias actuales de lucha contra la erosión recomiendan las técnicas que tratan de mantener el suelo con algún tipo de cubierta, si bien su uso no es muy frecuente. No obstante, el manejo del suelo con cobertura a base de malas hierbas, bien con siega mecánica o bien con siega por pastoreo es significativamente más frecuente entre los olivicultores ecológicos. Por el contrario, el cubrimiento del suelo con restos de poda, hojas, piedras, paja, etc., o con cereales o leguminosas es una técnica igual de poco extendida entre ambos tipos de olivareros.

Por otra parte, merece la pena subrayar que, aproximadamente un 15% de olivareros, tanto ecológicos como convencionales, sigan utilizando el arado de vertedera, y aproximadamente un 80% realice labores en primavera, siendo ambas técnicas altamente rechazables fundamentalmente por su contribución a la erosión.

Como práctica complementaria de manejo del suelo, el laboreo a nivel es con diferencia la más citada, en un porcentaje similar en ambos tipos de agricultores (en el 83% de los casos). El control de cárcavas (colocación de piedras, madera, etc.), si bien es una práctica no muy extendida, lo es significativamente más entre los olivareros ecológicos que entre los no ecológicos.

En cuanto al coste que suponen al olivarero las medidas de conservación de suelo con respecto a los costes totales de producción, la opinión más extendida y en una proporción similar entre ambos tipos de agricultores es que representan un porcentaje limitado.

Como resumen se puede decir que las prácticas de conservación de suelo están poco extendidas en el olivar de Andalucía, por lo que en ambos casos sería aconsejable una regulación más estricta de estas prácticas. No obstante, su uso está significativamente más extendido entre los olivareros ecológicos. Además, algunas prácticas poco recomendables (labores en primavera) están muy extendidas entre ambos tipos de olivicultores por igual, siendo recomendable su no realización en zonas con problemas de erosión.

Riego

Aproximadamente, uno de cada cinco olivicultores, tanto ecológicos como no ecológicos, riega su explotación. Las prácticas de riego no son significativamente diferentes al comparar ambos tipos de agricultores. Así, tanto unos como otros, utilizan mayoritariamente el goteo (aproximadamente, el 75%). El 25% restante, al margen de que sean ecológicos o convencionales, utilizan el riego a manta, técnica reprobable si se pretende un aprovechamiento racional del agua de riego.

Además, ambos tipos de agricultores, en un porcentaje similar, riegan a calendario fijo o cuando disponen de agua (el 84% de los casos), con toda el agua disponible sin tener en cuenta la recomendación de técnicos ni realizar medidas propias a través de tensiómetros para determinar el momento de aplicación de los riegos (el 82%), y no disponen de análisis de la calidad del agua que utilizan para regar (el 85%). Todas estas prácticas, tan extendidas en el olivar de Andalucía, son rechazables por su contribución al despilfarro del agua, a la salinización y la contaminación del suelo.

Fertilización

La mayoría de los olivicultores, tanto ecológicos como no ecológicos y en una proporción similar, no se sirven de ningún tipo de análisis previos antes de fertilizar tales como análisis del suelo y/o foliares (concretamente, el 84% del conjunto total de olivareros), con lo cual es imposible una mínima racionalización del abonado.

Los métodos de aplicación del abono son muy parecidos en ambos tipos de olivareros. Generalmente se aplica directamente al suelo (en el 90% de los casos en conjunto). No obstante, la aplicación foliar directa por pulverización y la fertirrigación (con el agua de riego), si bien es una práctica poco frecuente, se da significativamente más entre los olivareros no ecológicos que entre los ecológicos.

En cuanto a las sustancias con las que abonan, ambos tipos de olivareros se diferencian significativamente, como era de esperar. Así, los ecológicos utilizan en una proporción significativamente mayor que los no ecológicos, alpeorujo proveniente de almazaras, estiércoles y purines de animales (de animales propios o de granjas autorizadas), restos de la cubierta vegetal si la hay y abonos orgánicos líquidos o sólidos. Por el contrario, los abonados nitrogenados, fosfóricos, potásicos, formulados con macroelementos y fórmulas completas, utilizados con profusión por los olivareros no ecológicos está prohibido en la agricultura ecológica. Además, es interesante señalar que el desconocimiento de las sustancias con que abona es significativamente mayor entre los olivicultores no ecológicos que entre los ecológicos. En definitiva, el uso de fertilizantes orgánicos es significativamente superior en detrimento de los químicos, que es nulo, entre los agricultores ecológicos, como era lógico suponer.

Plagas y enfermedades

Los tratamientos contra plagas y enfermedades son realizados tanto por olivareros ecológicos como por no ecológicos. Lo que varía, lógicamente, son los métodos empleados.

Cuando se les pregunta a los olivareros por el momento en que realizan el tratamiento fitosanitario, se obtiene que un porcentaje significativamente mayor de olivareros ecológicos que no ecológicos no realizan, por norma general, tratamientos fitosanitarios (en el 9% de los casos frente al 2%, respectivamente). La forma más habitual de determinar el momento del tratamiento es a calendario fijo, tanto entre agricultores no ecológicos como ecológicos, si bien es significativamente más habitual entre los primeros (en el 57% frente al 30%, respectivamente). El tratamiento a calendario fijo no tiene mucho sentido ya que supone tratar aunque realmente no sea necesario. El tratar en cuanto aparecen los primeros síntomas de infección es igual de habitual entre ambos tipos de agricultores (el 25% de los entrevistados dicen hacerlo de esta manera). Por otra parte, el asesoramiento técnico exterior es significativamente más frecuente entre los olivareros ecológicos que entre los no ecológicos (en el 35% de los casos frente al 5%, respectivamente). Por tanto, en cuanto a la determinación del momento del tratamiento los olivareros ecológicos se puede decir que son algo más racionales, si bien todavía debe avanzarse mucho en la toma de este tipo de decisiones de forma científica y racional.

Por otra parte, la inmensa mayoría de los olivareros (concretamente el 95%), tanto ecológicos como no, aplican los tratamientos fitosanitarios en toda la parcela y no sólo en el foco de infestación, no habiendo diferencias significativas entre ambos tipos de agricultores. No obstante, sería preferible tratar la menor porción posible de parcela para minimizar el impacto ambiental, los problemas de residuos, los problemas de resistencia y el impacto sobre la fauna auxiliar.

La alternancia de materias primas utilizadas en los tratamientos es significativamente más frecuente entre los olivicultores no ecológicos que entre los ecológicos. Esto puede ser debido, al menos en parte, a la menor variedad de productos disponibles para los últimos.

La fijación de la dosis de fitosanitarios empleada también es significativamente diferente entre ambos tipos de olivareros. Así, si bien ambos tipos de olivareros se guían mayoritariamente por las recomendaciones de técnicos, los ecológicos lo hacen en un porcentaje significativamente mayor (el 77% de los ecológicos frente al 53% de los no ecológicos). Además, el número de olivareros ecológicos que se guían por las recomendaciones del envase en mucho menor que el de no ecológicos (el 12% frente al 39%, respectivamente). En definitiva, la dosis aplicada por los olivareros ecológicos debe estar mejor ajustada a las necesidades concretas de su explotación, mientras que los no ecológicos se basan en recomendaciones más genéricas y que, por lo general, proponen, para curarse en salud, dosis más elevadas de las realmente necesarias.

En cuanto a los métodos utilizados en el tratamiento de plagas y enfermedades las únicas diferencias significativas encontradas se refieren a los relacionados con la mosca, la polilla y las aceitunas jabonosas. Estas diferencias hacen referencia, como se verá a continuación, al mayor uso de tratamientos más respetuosos ecológicamente (fundamentalmente métodos biológicos en lugar de químicos).

En efecto, el tratamiento de mosca mediante trampeo masivo (1 trampa por árbol, con feromonas + pegamento + piretroide) y el tratamiento adulticida mediante pulverización terrestre con insecticida biológico son significativamente más frecuentes entre los olivareros ecológicos que entre los convencionales. Los tratamiento-cebo aéreos en bandas dirigidos por técnicos del Servicio de Sanidad Vegetal y el tratamiento adulticida mediante pulverización terrestre con insecticida no biológico no son utilizados por los ecológicos ya que están prohibidos los productos químicos.

El tratamiento de la polilla mediante control biológico (Bacillus thuringiensis en floración) es significativamente más frecuente entre los olivareros ecológicos mientras el tratamiento químico lo es entre los no ecológicos, ya que entre estos últimos no se hace.

El resto de plagas y enfermedades son tratadas de forma similar por ambos tipos de olivicultores, bien porque no existen muchas alternativas alternativas (caso del repilo, en que ambos tipos de agricultores utilizan el cobre, las aceitunas jabonosas, en que utilizan cobre, y la negrilla, en que utilizan azufre), o bien porque a esta falta de alternativas se une el hecho de que son plagas y enfermedades poco conocidas por los entrevistados (cochinilla de la tizne, verticilosis y tuberculosis).

En definitiva, en el tratamiento de plagas y enfermedades los olivareros ecológicos son algo más racionales (momento del tratamiento, asesoramiento exterior, la fijación de la dosis según técnicos). No obstante, debe avanzarse mucho en esta materia en ambos tipos de agricultura, ya que el tratamiento a calendario fijo es todavía lo más frecuente, y en la aplicación de los tratamientos exclusivamente en el foco de infestación y no en toda la parcela. En cuanto a los métodos de tratamiento de plagas y enfermedades las diferencias significativas encontradas entre ambos tipos de olivareros se refieren al mayor uso por parte de los ecológicos de tratamientos más respetuosos ecológicamente (fundamentalmente métodos biológicos frente a químicos) en el tratamiento de algunas plagas y enfermedades.

Recolección

El momento de la recolección es determinado de forma similar por ambos tipos de agricultores:

generalmente, a fecha fija o según el criterio subjetivo del olivicultor (en más del 60% de los olivareros). Esta práctica no es la más adecuada, siéndolo, en cambio, la recolección según el Índice de Madurez determinado con métodos científicos. Esta práctica está igual de poco extendida entre olivareros ecológicos y no ecológicos (el 37% la emplean).

También es una práctica recomendable el inicio de la recolección lo antes posible, con el fin de maximizar la calidad del aceite producido y no afectar negativamente al rendimiento de la cosecha del año siguiente. Esto es practicado por los olivareros ecológicos en un porcentaje significativamente mayor que los no ecológicos (94% frente a 84%, respectivamente).

El modo de recolección de las aceitunas del suelo se hace de forma manual en un porcentaje significativamente mayor entre los olivareros ecológicos que entre los no ecológicos, lo cual puede influir de forma positiva en la calidad del aceite producido por los primeros. La recogida de la aceituna del árbol, por el contrario, se hace de forma similar: normalmente vareo y, en menor medida, con vibradores de ramas. El ordeño y los vibradores de troncos no son muy habituales entre ambos tipos de olivicultores.

Por último, indicar que la mayoría de los olivareros, de ambos tipos, separan las aceitunas caídas al suelo de las recogidas del árbol, en un porcentaje similar (el 86%), siendo ésta una práctica fundamental para producir un aceite de calidad.

Transporte

En cuanto a modo de transporte desde la finca a la almazara ambos tipos de agricultores utilizan, en un porcentaje similar y de forma mayoritaria, directamente el remolque del tractor o camión (en el 61% de los casos) o sacos (en el 46%). Ambos medios no son los más adecuados para obtener un aceite de calidad. Lo mejor es utilizar cajas, cuyo uso no está muy extendido entre ninguno de los dos tipos de agricultores, si bien lo está significativamente más entre los no ecológicos que los ecológicos (en el 9.43% de los casos frente al 3.75%, respectivamente). Este aspecto debe ser mejorado por ambos tipos de olivareros y especialmente por los ecológicos.

El tiempo de transporte desde la recolección hasta la entrega en almazara de las aceitunas es similar en ambos tipos de olivareros. Interesa que este tiempo sea lo menor posible para evitar el deterioro de la aceituna.

Poda

Las prácticas relacionadas con la poda del olivo no difieren significativamente entre ambos tipos de olivicultores. Así, el momento de la poda no es significativamente diferente entre ambos tipos de olivicultores. Ésta se realiza generalmente en invierno o primavera (en casi el 100% de los casos), lo cual es lo adecuado para aprovechar la parada fisiológica del árbol.

La frecuencia de la poda también es similar en ambos tipos de olivareros. Generalmente se hace cada dos años (en el 45 % de los casos) que es lo adecuado, teniendo en cuenta que la mayoría del olivar es de almazara.

La utilización de mástic para la cicatrización de las heridas está poco extendida entre ambos tipos de olivareros (sólo el 1,6% lo usan), si bien es una práctica recomendable, sobre todo en árboles jóvenes, para favorecer la cicatrización de las heridas y evitar la entrada de patógenos por las mismas.

Por último, señalar que dejar los restos de poda en el suelo a partir del 15 de abril no es frecuente en ambos tipos de agricultores (el 97% no los dejan), lo cual no sería conveniente. El destino de los restos de poda es normalmente la quema (en el 88% de los casos), siendo, sin embargo, lo más conveniente el triturarlos e incorporarlos al suelo, con el fin de contribuir a la conservación del mismo. No obstante, esta práctica es realizada por una minoría de olivicultores (concretamente, por algo más del 3%, con independencia de que sean ecológicos o convencionales).

En definitiva, se puede decir que las técnicas de poda son similares entre ambos tipos de olivareros, siendo, por lo general, bastante aceptables, si bien convendría potenciar la utilización de algunas concretas (utilización de mástic y triturar e incorporar los restos de poda en lugar de quemarlos).

CONCLUSIONES

Además de las conclusiones que se desprenden para cada práctica específica en la descripción de los resultados, y generalizando, se puede decir que la olivicultura ecológica es, para la inmensa mayoría de las prácticas agronómicas analizadas, igual o más respetuosa con el medio ambiente que la convencional, lo que resulta lógico.

No obstante, la mayoría de las técnicas se pueden mejorar en ambas formas de cultivo, en el sentido de que no están utilizando de forma generalizada la mejor opción desde el punto de vista medioambiental. La excepción a esta afirmación la constituyen la utilización del laboreo a nivel, del riego por goteo, de la recolección temprana, de la separación de las aceitunas del suelo de las del vuelo, del momento y frecuencia de la poda y de la eliminación de los restos de poda del suelo a partir del 15 de abril, que se puede considerar que están suficientemente extendidas entre ambos tipos de olivareros.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. CAAE (2000) “Datos de los olivicultores ecológicos en Andalucía a 15-3-00”. Documento interno del CAAE. Mimeo.

2. JUNTA DE ANDALUCÍA (1999). "Declaraciones de olivar de la Campaña 1.997/98". Documento interno.

3. MAPA (1992 - 2002). "Estadísticas 1991 (a 2001). Agricultura Ecológica. España". MAPA. Subsecretaría de Agricultura, Pesca y Alimentación. Dirección General de Alimentación. Subdirección General de Denominaciones de Calidad y Relaciones Interprofesionales y Contractuales. Madrid.

MAPA (2000). "Hechos y cifras del Sector Agroalimentario Español 2000". 5ª edición, revisada y actualizada. Secretaría General Técnica. Disponible en: http://www.mapya.es (Web del MAPA).

5. PARRA LÓPEZ, C. (2003). “Sistemas de producción agraria ecológica, integrada y convencional: Estudio de difusión de innovaciones y evaluación multifuncional en Andalucía”. Tesis Doctoral (en realización). Universidad de Córdoba.

4.

TABLA. Relación de las prácticas agronómicas con la orientación productiva del olivicultor

Tipo de prácticas

Prácticas relacionadas con orientación productiva

 

Prácticas no relacionadas con orientación productiva

 

Prácticas

No

Ecol.

Signifi

Signo

Prácticas

No ecol. (%)

Ecol. (%)

ecol.

(%)

cación

(2)

(%)

(1)

Plantación

         

Método de multiplicación vegetativa

RM; Grandes

RM; Grandes

propágulos: 50,00

propágulos: 42,90

Evaluación y corrección de las propiedades del suelo

RM; Prof. Útil:

RM; Prof. Útil:

100,00

83,33

Densidad de plantación

RM; Perman.:

RM; Perman.:

88,20

100,00

Manejo del suelo

Suelo desnudo con no-laboreo (control de malas hierbas con herbicidas)

21,52

0,00

***

(-)

Suelo desnudo con laboreo convencional (labores todo el año)

46,20

44,79

Suelo desnudo con laboreo reducido (semilaboreo: herbic. bajo copas)

15,82

0,00

***

(-)

Suelo cubierto con cubierta inerte (restos de poda, hojas, etc.)

0,00

1,23

Suelo desnudo con laboreo reducido (mín. laboreo: herbic. todo terren)

7,59

0,00

***

(-)

Suelo cubierto con malas hierbas sin manejo específico

6,96

5,52

Suelo cubierto con malas hierbas con siega mecánica

3,16

36,20

***

(+)

Suelo cubierto con malas hierbas con siega química con herbicida

1,27

0,61

Suelo cubierto con malas hierbas con siega por pastoreo

5,06

22,70

***

(+)

Suelo cubierto con planta cultivada (cereal o leguminosa) con siega química con herbicida

0,00

0,00

Control de cárcavas (colocación de piedras, madera)

4,35

14,77

*

(+)

Suelo cubierto con planta cultivada (cereal o leguminosa) con siega mecánica

0,00

1,84

         

Suelo cubierto con planta cultivada (cereal o leguminosa) con siega por pastoreo

0,00

0,00

Uso de arado de vertedera

14,00

15,30

Realización de labores en primavera

83,30

78,20

Laboreo a nivel

85,51

80,68

Zanjas o acequias de infiltración

7,25

9,09

Terrazas

4,35

3,41

Coste que le suponen las medidas de conservación de suelo

RM;

RM;

Limit.: 47,70

Limit.: 44,80

Riego

         

Sistema de riego

RM; Goteo: 79,40

RM; Goteo: 64,70

Momento del riego

RM; Calend. Fijo:

RM; Calend. Fijo:

61,80

44,10

Dosis de riego

RM; Toda dispon.:

RM; Toda

87,90

dispon.: 75,80

Disponibilidad de análisis de la calidad del agua

16,70

13,30

Fertilización

Aplicación de los fertilizantes por fertirrigación (con el agua de riego)

10,00

3,40

*

(-)

Análisis previos antes de fertilizar

RM; Nada: 85,40

RM; Nada: 82,10

Aplicación de los fertilizantes vía foliar directa (pulverización)

70,71

62,59

*

 

Aplicación de los fertilizantes directamente al suelo

84,29

94,56

Abonado con alpeorujo proveniente de almazaras

0,00

5,88

**

(+)

Aplicación de los fertilizantes con avioneta

1,43

0,00

Abonado con estiércoles y purines de animales (de animales propios o de granjas autorizadas)

16,67

69,93

***

(+)

Abonado con restos de poda (ramones y hojas) convenientemente triturados

2,17

7,19

Abonado con restos de la cubierta vegetal

0,00

5,88

**

(+)

Abonado con microelementos

15,22

15,03

Abonado con abonos orgánicos líquidos o sólidos

0,00

60,13

***

(+)

     

Abonados nitrogenados

48,55

0,00

***

(-)

Abonados fosfóricos

19,57

0,00

***

(-)

 

Abonados potásicos

24,64

0,65

***

(-)

     

Abonado con formulados macroelementos

16,67

0,00

***

(-)

Abonado con fórmulas completas

26,09

5,88

***

(-)

Desconocimiento de las sustancias con que abona

12,32

3,92

**

(-)

Tratamiento de

No realización, por norma general, de tratamientos fitosanitarios

2,21

8,90

*

(+)

Momento del tratamiento fitosanitario en cuanto el olivar manifiesta los primeros síntomas de infectación

27,21

23,29

plagas y

enfermedades

Momento del tratamiento fitosanitario según calendario fijo

57,35

30,14

***

(-)

Momento del tratamiento fitosan. al superar umbral de población

8,09

6,85

Momento del tratamiento fitosan. según asesoramiento técnico exterior

6,62

34,93

***

(+)

Localización de los tratamientos fitosanitarios (toda la parcela)

96,30

92,80

Alternancia de materias primas utilizadas en los tratamientos

16,80

7,30

*

(-)

Tratamiento de mosca mediante labores final invierno

1,90

0,00

Cálculo de la dosis de fitosanitarios

RM;

RM;

***

Técn.

Tratamiento de mosca mediante control biológico (Opius concolor)

1,90

0,00

Técn.:

Técn.:

(+);

52,70

76,70

env(-)

 

Tratamiento de mosca mediante trampeo masivo

44,76

76,38

***

(+)

Tratamiento de mosca mediante tratamiento-cebo adulticida

4,76

5,51

Tratamiento de mosca mediante tratamiento-cebo aéreos en bandas (por el Servicio de Sanidad Vegetal)

4,76

0,00

*

(-)

Tratamiento de mosca mediante tratamiento larvicida (pulverización terrestre)

0,00

0,00

Tratamiento de mosca mediante tratamiento adulticida (pulverización terrestre con insecticida no biológico)

40,95

0,00

***

(-)

Tratamiento de cochinilla de la tizne

RM (PR)

RM (PR)

Tratamiento de mosca mediante tratamiento adulticida (pulverización terrestre con insecticida biológico)

0,95

25,98

***

(+)

Tratamiento de repilo

RM; Cobre: 97,44

RM; Cobre:

100,00

Tratamiento de polilla med. control biológico (Bacillus thuringiensis)

9,43

87,04

***

(+)

Tratamiento de verticilosis

RM (PR)

RM (PR)

Tratamiento de polilla mediante productos químico

86,79

0,00

***

(-)

Tratamiento de tuberculosis, verrugas, tumores o agallas

RM (PR)

RM (PR)

         

Tratamiento de aceitunas jabonosas

RM; Cobre: 100,0

RM; Cobre: 94,12

Tratamiento de negrilla, tizne o fumagina

RM (PR)

RM (PR)

Recolección

Recolección lo antes posible

83,60

89,00

**

(+)

Momento de la recolección

RM; A ojo: 32,70

RM; A ojo: 36,40

Modo de recolección del suelo

RM;

RM;

***

Sólo

Modo de recolección del vuelo

RM; Vareo: 87,42

RM; Vareo: 93,13

Sólo

Sólo

manual

manual

manual

(+)

: 69,50

: 93,30

         

Separación de las aceitunas suelo / vuelo

87,50

84,70

Transporte

Transporte desde la finca a la almazara en cajas

9,43

3,75

*

(-)

Transporte desde la finca a la almazara en sacos o directamente en el remolque del tractor o camión

RM; Remolq:

RM; Remolq:

55,35

66,88

Tiempo de transporte (recolección- entrega en almazara)

48,51 horas

57,63 horas

Poda

         

Momento de la poda

RM; Primav.:

RM; Primav.:

49,40

42,30

Frecuencia de la poda

RM; Cada 2 años:

RM; Cada 2 años:

49,00

41,10

Utilización de mástic para la cicatrización de las heridas

2,70

0,60

Permanencia de los restos de poda en suelo desde 15 de abril

1,90

3,70

Destino de los restos de poda

RM; Quema:

RM; Quema:

91,10

85,80

(1) Significación de la relación entre la práctica agronómica y la orientación del olivicultor: *: a > 0.05; **: a > 0.01; ***: a > 0.001.

 

(2) Signo de la relación entre la práctica agronómica y la orientación ecológica del olivicultor.

RM: Pregunta de respuesta múltiple; RM(PR): Pregunta de respuesta múltiple con pocos respondentes.