Sunteți pe pagina 1din 19

LANZAMIENTO DE

SATÉLITES
(GEO)
INTEGRANTES:
Leonardo Guarquila
Marco Gallardo
Eduardo Roman
Preparación del lanzamiento
Por la magnitud y complejidad del proyecto, será necesario invertir grandes
cantidades de esfuerzo, dinero y tiempo.
Entre un hecho y el otro hay miles de horas de trabajo, el diseño del satélite, las
consideraciones en la órbita, concretar funcionalidades, planes de acción ante
posibles incidentes técnicos y humanos, construcción del satélite, selección del
lanzador adecuado, adecuación a particularidades del mismo y obstáculos en el
avance del proyecto.
Cálculo de la trayectoria
• El cálculo de la trayectoria que ha de seguir el cohete lanzador es de gran
importancia. Define el programa detallado de los equipos electrónicos que a
bordo regulan de forma automática el funcionamiento de los motores, la
separación de las etapas ya utilizadas, desvían el chorro de los gases con
objeto de que el lanzador, que despega verticalmente, vaya incurvando su
trayectoria, en la dirección prevista.
Consideraciones en el lanzamiento
Para cada tipo de misión existe un periodo propicio, cuya duración se cifra en
minutos, horas o días, según el caso, y al cual se da el nombre de ventana de
lanzamiento. Por lo general, el dispositivo no puede ser lanzado indistintamente en
el tiempo.

A cualquier hora del día (satélites


circunterrestres).
En cualquier día del mes
(exploración de la Luna) .
En cualquier época del año (sondas
espaciales).
Consideraciones en el lanzamiento
Si, a causa de dificultades técnicas, se incurriera en un retraso, el lanzamiento
puede adoptar una nueva trayectoria, en consecuencia el consumo de
combustible aumenta. De ahí se deduce que, si el retraso es importante, será
necesario esperar que se abra una nueva ventana cósmica que permita la mejor
utilización de los insumos con que afronta la maquinaria.
Infraestructura
• Un cosmódromo es importante , una base tan destacada como compleja. Las
instalaciones incluyen enormes talleres para el montaje de los cohetes,
laboratorios de pruebas, fábricas para la elaboración de oxígeno líquido y
contenedores de combustible, salas y más salas abarrotadas de equipos
electrónicos para verificación de todos los elementos de los cohetes, para
gobernarlos una vez lanzados y para comprobar su trayectoria durante la
primera fase de su vuelo.
Infraestructura
Los criterios empleados para determinar la elección de un emplazamiento y
decidir la configuración que debe tener un conjunto de lanzamiento se basan
en la seguridad, rentabilidad y accesibilidad del lugar en que está situado, así
como en la fiabilidad y estabilidad del medio ambiente geológico (seísmos,
volcanes, etc.) o geopolítico del país.
PRINCIPALES COSMÓDROMOS
LANZAMIENTO SATÉLITE
GEOESTACIONARIO
La colocación en órbita de un satélite geoestacionario consiste en poner el
satélite en una órbita llamada órbita de transferencia, la cual tiene la
característica de ser inclinada y elíptica, después se encenderán los motores para
poner al satélite en la órbita deseada.
La precisión en la colocación del satélite tiene que
ser exacta ya que así se ahorrará combustible, el
cual dicta la vida útil de un satélite.
LANZAMIENTO SATÉLITE
GEOESTACIONARIO
Para la colocación del satélite Geoestacionario se utilizan dos órbitas anteriores a
la órbita Geo con el fin de reducir los gastos y ser mas eficientes.
Es por esto que el satélite será llevado hasta una órbita baja o llamada orbita de
aparcamiento de entre 90 y 120 KM, es situada en esta órbita ya que la radiación
del cinturón de Van Allen es muy elevada y puede dañar la circuitería del satélite.
Además el costo se reduce y el lanzamiento es más eficiente.
LANZAMIENTO SATÉLITE
GEOESTACIONARIO
Órbita de transferencia: La segunda etapa consiste en pasar de la órbita de
aparcamiento a la órbita de transferencia, la cual tiene un apogeo de 36,000 Km.,
coincidiendo así con la órbita geoestacionaria. En esta órbita los instrumentos del
satélite se auto calibran nuevamente para obtener la estabilización giroscópica,
esto puede llegar a requerir de varias vueltas en la órbita, pero este tiempo debe
ser mínimo por las radiaciones generadas por el cinturón de Van Allen.
LANZAMIENTO SATÉLITE
GEOESTACIONARIO
Encendido del motor de apogeo: en esta etapa se cambiará de órbita elíptica en
ecuatorial y casi circular. Llegar a este estado puede tardar hasta tres semanas.
Orbita Geoestacionaria: Aquí el satélite se encuentra en la órbita requerida
Por último el satélite siempre va a presentar variaciones de posición debido a la
forma irregular de la Tierra, estas variaciones deben ser corregidas durante toda
la vida útil del satélite.
SISTEMA DE PROPULSIÓN
El sistema de propulsión ayuda a llegar a la órbita deseada, mantener al satélite
en la longitud exacta y además se encarga de mantener al satélite siempre
apuntando hacia la tierra.
El combustible que se utiliza es la Hidracina, la cual proporciona una gran
potencia y tiene poco peso. Los satélites llevan entre 150Kg y 200Kg de
combustible, de esta cantidad de combustible depende la vida útil del satélite.
Equilibrio

El orbitador despega llevando al satélite en su compartimiento de carga (fig. 6.2) y


entra en órbita alrededor de la Tierra siguiendo una trayectoria circular, a una altura
aproximada de 300 km. sobre el nivel del mar (fig. 6.3). En una de las muchas vueltas
que da la nave, el satélite es liberado o arrojado del compartimiento de carga,
quedando de esta forma también en órbita circular baja alrededor de la Tierra. Este le
da un empuje tal que modifica su órbita, cambiándola de circular baja o de
estacionamiento a una elíptica, similar a la del segundo caso explicado anteriormente
(Inyección inicial en órbita elíptica). Una vez que ha cumplido su función, el motor de
perigeo se desprende del resto del cuerpo del satélite, dando así las condiciones
adecuadas para que, más adelante y en el momento preciso, un motor de apogeo
acoplado al cuerpo del satélite se encienda para circulizar la órbita con su altura final.
Aunque separado del vehículo espacial; la velocidad inicial del satélite es la
misma que la de la nave, aunque ligeramente modificada por efecto de los
resortes que se emplean para arrojarlo del compartimiento de carga. La
separación se efectúa cuando la nave va cruzando el plano del ecuador , y
cuarenta y cinco minutos más tarde, cuando el satélite vuelve a cruzar el plano
del ecuador, su motor de perigeo se enciende.
Este le da un empuje tal que modifica su órbita, cambiándola de circular baja o
de estacionamiento a una elíptica, similar a la del segundo caso explicado
anteriormente (Inyección inicial en órbita elíptica). Una vez que ha cumplido su
función, el motor de perigeo se desprende del resto del cuerpo del satélite,
dando así las condiciones adecuadas para que, más adelante y en el momento
preciso, un motor de apogeo acoplado al cuerpo del satélite se encienda para
circulizar la órbita con su altura final.
El encendido del motor de apogeo determina el éxito de la misión, debido a
en ese preciso momento se transformará la órbita elíptica en ecuatorial y
casi circular. Estas maniobras requieren tanta precisión que llegan a tardar
hasta tres semanas, recordando que mientras menos combustible se use la
vida útil del satélite será mayor.