Sunteți pe pagina 1din 11

MEDITACIÓN OCHO

Estado o metaestructura y tipología del ser


“Para impedir la presentación del vacío es necesario que la
estructura esté estructurada, que el «hay uno» valga para la
cuenta-por-uno. La consistencia de la presentación exige, en-
tonces, que toda estructura sea duplicada por una metaestructura
que la cierre a toda fijación del vacío” (111 – 112).

“La presentación del vacío puede ser impedida de manera


inmediata y constante sólo si ese punto de fuga de lo múltiple
consistente, que es justamente su consistencia en tanto resultado
operatorio, es a su vez cubierto o bloqueado por una cuenta-por-
uno de la operación, una cuenta de la cuenta, una meta-
estructura” (112).
Entonces, “toda situación está estructurada dos veces”.

“…hay, a la vez, presentación y representación” (112).

Contar dos veces es el verificarse a sí misma de la estructura y, en


esa operación de verificación, “se marca en toda presentación” la
“angustia del vacío” (112).

“…el efecto de uno sólo puede garantizar su veridicidad a partir de


su propia naturaleza operatoria, exhibida por su doble. Esta
veridicidad es la puesta en ficción de la cuenta por el ser
imaginario que le confiere ser, tomado a su vez en la operación
de una cuenta” (113).
Estado de la situación es “aquello por lo cual la estructura de una
situación –de una presentación estructurada cualquiera–, es
contada por uno; es decir: lo uno del efecto-de-uno, o lo que
Hegel llama lo Uno-Uno” (113).

“¿Cuál es exactamente el dominio operatorio del estado de una si-


tuación?” (113). La respuesta: “La metaestructura tiene por dominio
las partes. La metaestructura garantiza que lo uno vale para la
inclusión, tanto como la estructura inicial vale para la pertenencia.
¿Qué es una parte?: Un subconjunto compuesto por múltiples o
elementos de un múltiple o conjunto.

“Convengamos en decir que una multiplicidad


consistente contada por uno, pertenece a la situación, y
que un submúltiple, composición de multiplicidades
consistentes, está incluido en la situación”.
Es posible que el lugar del vacío sea, precisamente, las
partes.

“Aplicado a una situación […] el teorema del punto de


exceso se enuncia de una manera sencilla: siempre hay
submúltiples que, pese a estar incluidos en la situación
como composiciones de multiplicidades, no pueden ser
contados en ella como términos, y, en consecuencia, no
existen” (115).
“El estado de una situación es una respuesta al vacío, conseguida
por la cuenta-por-uno de sus partes” (116).

El procedimiento básico del estado es la separación: “el estado es


intrínsecamente una estructura separada de la estructura
originaria de la situación” (116). En otras palabras, presenta lo que
la situación ya presenta, es decir, representa.
α

γ
α

α≠γ
γα
γ α
Normal: “Esto significa que pertenece a la situación
(presentación) y que, al mismo tiempo, está incluido
(representación) en ella. Es un término-parte.

Excrecencia: “A la inversa, el teorema del punto de exceso nos


indica que hay múltiples incluidos (representados) que no están
presentados (que no pertenecen). Son partes, pero no son
términos”.

Singular: “Hay, por fin, términos presentados que no están


representados, porque no constituyen una parte de la situación
sino tan sólo uno de sus términos inmediatos” (117).
NORMAL

PRESENTADO REPRESENTADO

SINGULAR EXCRECENCIA

NO-REPRESENTADO NO-PRESENTADO

VACÍO