Sunteți pe pagina 1din 16

XXIII.

VÍAS DE FORMACIÓN
DE SÍNTOMAS (1916-7)

SIGMUND FREUD. “LECCIONES


INTRODUCTORIAS AL PSICOANÁLISIS”.
OBRAS COMPLETAS. TOMO 2.
 Analizar los síntomas equivale a comprender la
enfermedad.
 Los síntomas (psíquicos) son actos nocivos, inútiles,
que el sujeto realiza muchas veces contra toda su
voluntad, y experimentando sensaciones
displacientes.
 Incluyen un esfuerzo psíquico que primero exige su
ejecución, y luego la lucha contra ellos.
 Todos somos neuróticos en tanto llevamos, en
nosotros, las condiciones de la formación de
síntomas.
 Los síntomas neuróticos son efecto de un
conflicto surgido en derredor de un nuevo
modo de satisfacción de la libido.
 Cuando la libido insatisfecha no logra vencer la
oposición de la realidad recurrirá, en último
término, a la regresión, separándose del yo y
buscando su satisfacción en organizaciones
anteriores y en objetos abandonados en el curso de
su desarrollo.
 Los sucesos infantiles se producen en una época en la que el
desarrollo del sujeto se halla todavía inacabado, por lo que
traen consigo más graves consecuencias y son susceptibles de
una acción traumática.
 Cuando las regresiones no despiertan ninguna
oposición por parte del yo, no aparece la neurosis y la
libido logra una satisfacción.
 Cuando el yo no acepta estas regresiones, surge el
conflicto.
 Lo que la atrae por el camino de la regresión son las
fijaciones que fue dejando en sus diversos estadios
evolutivos: en las actividades y en los sucesos de la
sexualidad infantil, en las tendencias parciales
abandonadas y en los primitivos objetos infantiles.
 Las disposiciones constitucionales son efectos
lejanos de sucesos vividos por nuestros ascendientes:
caracteres adquiridos un día y transmitidos, después,
por herencia.
CAUSACIÓN DE LA DISPOSICIÓN SUCESOS
NEUROSIS POR FIJACION ACCIDENTALES
(ADULTO) DE LA LIBIDO [DEL ADULTO]
(TRAUMÁTICOS)

CONSTITUCIÓN SUCESOS
SEXUAL (SUCESOS INFANTILES
PREHISTÓRICOS)
 Las representaciones a las que la libido aplica, desde
este momento, su energía forman parte del sistema
de lo inconsciente, sometidas a la condensación y al
desplazamiento.
 Ahí, el preconsciente logra imponer su censura, obliga a una
transacción, surgiendo así el síntoma: producto deformado
de una realización de deseos libidinosos
inconscientes.
 Aquello que, en épocas anteriores, fue para el individuo
una satisfacción, despierta hoy su repugnancia.
 En el mundo de las neurosis la realidad que
desempeña el papel predominante es la realidad
psíquica (fantasía).
 Las historias infantiles (“fantasías primitivas”) de los
neuróticos hacen referencia a:
1. El haber sorprendido a los padres realizando el
coito.
2. La seducción por una persona adulta.
3. La amenaza de castración.
 Por medio de la fantasía (sueños diurnos) se
compensa el renunciamiento al placer, que es
doloroso, y producto de la adaptación al principio de
realidad.
 En la actividad de su fantasía (sustrayéndose al principio de
realidad) continúa gozando el individuo de una libertad a la
que la coerción exterior le ha hecho renunciar, en realidad,
hace ya mucho tiempo.
 Los objetos y sus derivados, en donde se ha fijado la
libido, persisten todavía con cierta intensidad en las
representaciones de la fantasía.
 Por lo que basta con que la libido entre de nuevo en contacto
con tales representaciones para que halle el camino (regresivo)
que ha de conducirla a todas las fijaciones reprimidas.
 La fantasía puede ser tolerada por el yo,
dependiendo del factor cuantitativo (económico).
 El conflicto entre dos tendencias no surge sino a
partir del momento en que los revestimientos
alcanzan una cierta intensidad, aunque desde largo
tiempo atrás existan las necesarias condiciones para
ello.
 El conflicto con el yo se produce por el reflujo de la
libido a tales fantasías, cuyo acervo de energía queda
aumentado a tal punto que comienza a manifestar
una tendencia a la realización.
 Entonces, sucumben a la represión, por parte del yo,
y quedan sometidas a la atracción de lo inconsciente,
a manera de puntos de fijación.
 Todas las predisposiciones humanas son
cualitativamente idénticas y no difieren entre sí más
que por sus proporciones cuantitativas.
 La capacidad de resistencia del sujeto contra la
neurosis depende de la cantidad de libido
inempleada que el sujeto pueda mantener en estado
de suspensión, y de la parte más o menos
considerable de esta libido que el mismo sea capaz
de desviar de la sexualidad y orientar hacia la
sublimación.
Concluyendo…

 El último fin de la actividad psíquica, que


desde el punto de vista cualitativo puede describirse
como una tendencia a conseguir el placer y evitar el
dolor, se muestra, desde el punto de vista
económico, como un esfuerzo encaminado a
dominar las magnitudes de excitación
actuantes sobre el aparato psíquico e impedir
el dolor que pudiera resultar de su
estancamiento.