Sunteți pe pagina 1din 14

TERAPIA DIALECTICA

CONDUCTUAL

Lic. Angélica Arzola Guerrero


“Empieza donde estás. Usa lo que tienes. Haz lo que puedas”
Arthur Ashe

Esta cita expresa el tipo de estímulo que la TDC produce en los


pacientes y, de una manera auténticamente dialéctica, los ayuda a ir
más allá de donde están, a desarrollar más de lo que tienen, y a hacer
más de lo que pueden.
¿Qué es la Terapia Dialéctica Conductual?
La TDC es un tratamiento para personas con desregulación emocional
invasiva, la cual se ha convertido en un tratamiento psicoterapéutico de
elección/ alternativo para personas con Trastorno Límite de la
Personalidad (TLP).
Este tratamiento va dirigido en especial para aquellos con conductas
suicidas o que se autolesionan ya que el tratamiento fue originalmente
desarrollado para ellos.
• No fue sino hasta que Marsha Linehan, responsable del desarrollo de la
terapia, trabajó con pacientes quienes sufrían de conductas autoagresivas
y suicidas crónicas que se dio cuenta que dichos pacientes tenían en común
un diagnóstico de TLP. Y, de esa manera, la TDC se convirtió en un
tratamiento para el TLP, y más recientemente se la considera como
tratamiento para desregulación emocional severa, la cual es una
característica principal del diagnóstico del TLP. Sin embargo, el enfoque de
este tratamiento en conductas autolesivas ha llevado al desarrollo de
adaptaciones para problemas similares en los cuales hay un patrón de este
tipo de conductas autodestructivas como el abuso de sustancias y
desórdenes alimenticios. Además, en la práctica clínica, la TDC se ha
extendido para su uso con personas que tienen una gran variedad de
problemas con la regulación emocional.
• Entre los componentes básicos de la TDC se incluye la psicoterapia
individual (dirigido de una manera bien estructurada); entrenamiento
de habilidades, los cuales se llevan a cabo semanalmente en un
formato tipo seminario para ayudar a las personas con problemas de
regulación emocional severa a desarrollar habilidades; orientación al
paciente entre sesiones; y consulta con el equipo clínico con el fin de
brindar ayuda a compañeros terapeutas y ayudarse mutuamente a
mantener su labor con estas personas multiproblemáticas por buen
camino.
• Al paciente se le explica estos componentes al iniciar las sesiones
(fase del pre tratamiento) de manera que el paciente de su
consentimiento de estar bajo la TDC con pleno conocimiento de los
componentes que intervienen en el tratamiento y de las expectativas
que se tiene con respecto a estos.
• . La TDC tiene sus bases en los principios de terapia conductual
haciendo énfasis en la aplicación de principios de aprendizaje, que
incluyen condicionamiento clásico y operante. Y si bien es una forma
de terapia cognitivo-conductual, la mayoría de adaptaciones de TCC
enfatizan, sin excluir la otra, ya sea el aspecto cognitivo o el aspecto
conductual de un modelo de TCC.
La orientación de la TDC es conductual mientras que el enfoque de Aaron
Beck es cognitivo. Estas diferencias implican más que una simple distinción
académica ya que estas determinan el camino que tomaran para cambiar.
El término “dialéctica” en la TDC necesita una mayor aclaración. La
dialéctica es un concepto filosófico que abarca muchos supuestos:
(a) todas las cosas están conectadas;
(b) el cambio es continuo e inevitable; y
(c) los opuestos pueden integrarse y desarrollar una aproximación mucho
más cercana a la verdad.
Es este último aspecto es el que se enfatiza en la TDC, y está en la base del
balance continuo y explícito de aceptación y cambio, lo cual describiremos a
lo largo del tratamiento.
nos hemos dado cuenta que los supuestos filosóficos subyacentes a la
TDC sirven tanto para orientar como para mantener la moral del
médico clínico, un aspecto importante en la mejora del tratamiento
para personas con TLP.
Como un paciente alguna vez dijo, “Oh si, estuve bajo el tratamiento
de la TDC. Me ayudo pero también ayudo al terapeuta a sentirse mejor
al trabajar conmigo.” Por supuesto, los terapeutas no se “sentirían
cómodos” a no ser que hayan podido sentir un incremento en la
eficacia- sus pacientes asisten a las sesiones, permanecen en el
tratamiento, y mejoran. Consideramos que la postura teórica propia de
la TDC, así como las intervenciones específicas, ayudan efectivamente
tanto al médico como al paciente.
“Las 10 preguntas principales” que los terapeutas se hacen al
trabajar con personas que tienen TLP

¿Cómo pueden los médicos clínicos mantener la empatía por sus pacientes borderline?
¿Qué pueden hacer los médicos para ayudar a los pacientes, que son extremadamente
sensibles a las críticas, a tolerar intervenciones de cambio y a no abandonar la terapia
antes de tiempo como respuesta a una intervención orientada al cambio?
¿Cómo los médicos, sin sufrir una desregulación, ayudan a los pacientes a manejar su
ideación, amenazas y actos suicidas crónicos en un ambiente fuera del hospital? ¿Cómo
pueden ellos evitar estar demasiado ansiosos y sobreactuar, o desinteresados e inmunes
a la ideación y conducta suicida?
Existen técnicas terapéuticas efectivas para tratar directamente conductas
autodestructivas no suicidas y otras similares a estas?
¿Cómo mantienen los practicantes los limites cuando temen que esto desencadene una
conducta suicida y como evitan reforzar inadvertidamente una conducta como esa?
¿Cómo ofrecen los médicos una disponibilidad si tienen que establecer límites
manejables entre las llamadas para las sesiones y solicitudes de contacto?
En otras palabras, ¿Cómo pueden los médicos expandir sus límites, en caso sea
necesario, sin ampliarlos demasiado y como evitan seguir ampliándolos más
y más y luego terminar la relación abruptamente?
¿Cómo lidian los médicos con las peticiones desesperadas y problemáticas por
ayuda de los pacientes con desregulación emocional de una manera efectiva?
¿Cuándo se debe hospitalizar a una persona con TLP y cómo pueden los médicos
evitar hospitalizaciones repetidas que resultan de poca ayuda?
¿Cuáles son las maneras efectivas de manejar las conductas conocidas como
“disociativas” en tratamiento donde implica la participación de más de un
médico?
¿Cómo los practicantes evalúan las capacidades en pacientes con TLP y los
ayudan a establecer metas realistas para lograr una buena calidad de vida?
COMO AYUDA LA TERAPIA DIALECTICA CONDUCTUAL AL
CLINICO
• La TDC ayuda a que el especialista vea, desde la perspectiva del paciente, como es vivir con el trastorno.
• Además, deja de lado aspectos despectivos sobre la “malicia” de un paciente (ej. manipuladora o
provocativa) y discute problemas de una manera descriptiva y sin juzgarlos.
• De este modo, la TDC inmediatamente ayuda a que el especialista cambie su reacción emocional hacia los
pacientes.
• La TDC desafía y demanda un aprendizaje continuo de ciertas convenciones básicas relacionadas con la
naturaleza de hacer terapia.
• Por ejemplo, el término “resistencia al tratamiento” no está presente en el modelo de TDC. “Resistencia al
tratamiento” es un concepto de la psicoterapia psicodinámica, y es un término que se ha vuelto
omnipresente en el lenguaje terapéutico para describir lo que el paciente hace para oponerse al proceso de
terapia. Desde una perspectiva psicodinámica, la resistencia puede ser considera como un acto consciente
como inconsciente, que resulta de una renuencia y defensa contra el pensar o enfrentar ciertos sentimientos
o experiencias.
• Pero la ausencia de este término en la TDC no significa que las dificultades en la relación terapéutica sean
pasadas por alto. Todo lo contrario, se investigan y se mencionan en todas y cada una de las sesiones. No
obstante, estas dificultades son descritas como “conductas que interfieren con la terapia”, un término que,
en nuestra opinión, lleva un tono más neutral. En la TDC, tanto las conductas del paciente como las del
terapeuta pueden interferir con la terapia, y ambas son temas de debate y resolución en las sesiones.
CUANDO SE INDICA UNA TDC
El TDC es el que más se indica claramente, basado en hallazgos empíricos,
para los diagnósticos de las personas con TLP y quienes efectúan
regularmente en el comportamiento de autodestrucción.
Si usted está tratando a alguien con TLP que presente una ideación suicida
crónica y que efectúe cualquiera de los comportamientos suicidas o
autolesiones no suicidas, el TDC no solo sería de ayuda para el paciente,
pero, ya que pretendemos demostrar, daría herramientas clínicas afectivas
para manejar cualquier tipo de riegos y permanecer de forma positiva con el
paciente.
También se ha mostrado que el TDC reduce el abandono del tratamiento en
esta población difícil de participar. De este modo, el incremento de la eficacia
para reducir conductas suicidas, junto con un crecimiento de participación
en el tratamiento, debe ser entendido como un incremento en la esperanza
con respecto al tratamiento.