Sunteți pe pagina 1din 15

PRINCIPIOS,

VALORES Y
VIRTUDES
LOS PRINCIPIOS
• Se consideran inmutables a través del tiempo (cambiar de
principios significa ser moralmente incoherente en la vida)
• Se entiende por principios:
– La dignidad de las personas
– El respeto a la palabra dada.
– La integridad.
– La honestidad.
– La lealtad. El respeto a la vida.
– Procurar hacer el bien.
DIFERENTES CLASE DE
PRINCIPIO
• Principio viene del griego arjé, aquello de cual proviene una
determinada cosa.
• Los principios constituyen una preocupación antigua en la
historia de la humanidad.
• Los griegos se preguntaron por el principio de las cosas y
daban respuestas de tipo físicas: el aire, el agua, el fuego,
etc.
• Pero también se habla de principios de calidad, de la ciencia,
jurídicos o de salud.
PRINCIPIOS EN LA ÉTICA
• En la ética hay principios o leyes naturales reconocidas como
tales hace siglo:
Hacer el bien y evitar el mal. No hacer al otro lo que no se
quiere para sí.
• Ambas son normas prácticas universales propias del obrar
humano independiente de cultura, raza, ideología o religión.
En esta línea se inscriben lo que hoy se denominan derechos
humanos:
La dignidad de la persona, el derecho a la vida, a la libertad,
al trabajo.
EL PRINCIPIO NO ES UNA
NORMA
• No podemos reducir los principios a normas, porque el
principio inspira conductas que van más allá de la norma.
Decimos, por ejemplo, que una persona de carácter se guía
por sus principios.
• Cuando esos principios se integran la conducta personal, ya
nos movemos en el terreno de los valores.
Las normas, en cambio, están más cercanas a la
educación, a la formación o a la instrucción y suponen una
visión más personalizada del hombre.
VALORES
• Valor viene del latín valere que significar estar en forma, ser
fuerte o capaz de algo.
• El valor es un ideal deseable.

“Es un bien descubierto y elegido en forma libre y consciente


que busca ser realizado por la persona”
TIPOS DE VALORES
• Valores hay de todos los tipos: económicos, humanos,
sociales, religiosos, etc.
• El valor tiene un carácter subjetivo, hay unos más subjetivos
como los estéticos y otros más objetivos como los
económicos.
• Son algo que se practica, no son una mera abstracción
mental, tiene que ver directamente con la conducta humana.
• Se puede decir que cuando muchas personas perciben o
viven los mismos valores se vive social o corporativamente.
VALORES Y ANTIVALORES
• Los valores presentan siempre dos caras: el valor y el
antivalor:
• Generosidad versus egoísmo, lealtad versus traición, amor
versus odio.
• Son dinámicos y cambiantes no siempre poseo los mismos
valores.
• Hay valores que antes no eran reconocidos como, por
ejemplo, el respeto al medio ambiente, pero su principio
básico (la naturaleza como ámbito esencial del hombre ya
existía).
VIRTUDES
• La virtud es la encarnación operativa del valor. El valor
puesto en práctica.
• No se trata de de cosas deseables o de bienes que yo puedo
hacer realidad a través de acciones aisladas.
• La virtud le da estabilidad al valor y hace que su vivencia se
prolongue en el tiempo
• La dimensión ética del hombre no se reduce a la afirmación
de los valores, sino a su práctica. Necesita el hábito.
• No todo valor es una virtud: el amor o la calidad son valores,
pero no virtudes personales.
VIRTUDES
• Cuando hablamos de una persona generosa nos referimos al
modo habitual de vivir la generosidad.
• La virtud permite obrar con mayor facilidad, buscar más
eficientemente el bien.
• La virtud ayuda a vencer los instintos y emociones, nos hace
no ser indiferentes ante un valor.
• No basta con respetar los principios o normas que se nos
imponen desde fuera. El conocimiento en sí es un valor, pero
puede ser usado para hacer el bien o el mal.
• La virtud se dirige siempre al bien.
VALORES Y VIRTUDES
• El campo de los valores es más amplio que el de las virtudes.
No todos los valores se convierten en virtudes personales.

• El trabajo es la actividad humana fuente por excelencia de


virtudes. Ahí se ponen a prueba esas fuerzas interiores
adquiridad con la práctica constante, que no se cultivan para
mostrar algo a los demás, sino como el camino concreto para
que exista una conducta recta, conforme a la razón humana
conforme con las aspiraciones de felicidad y bien que hay en
todos.
EN RESUMEN