Sunteți pe pagina 1din 3

Preparación

Lo primero que se debe conocer cuando se vaya a llevar a cabo la preparación de


una solución es el tipo de disolución que se va a formular; es decir, se debe saber
si se va a realizar una dilución o preparar una solución a partir de la mezcla de dos
o más sustancias.

Otra cosa que se debe saber es cuáles son los valores conocidos de
concentración y volumen o masa, dependiendo del estado de
agregación del soluto.
Para preparar soluciones estándares
1° asegurar que los instrumentos de medición (balanza, cilindros,
pipetas, buretas, entre otros) estén calibrados.

2° medir la cantidad de soluto en masa o volumen, teniendo


sumo cuidado de no derramar o desperdiciar cualquier cantidad,
ya que esto afectaría la concentración final de la disolución. Esta
se debe introducir en el matraz que se va a utilizar.

3°Posteriormente se añade a este soluto el solvente a utilizar.

4° Este matraz es tapado y agitado, asegurándose de invertirlo


para garantizar un mezclado y una disolución efectiva.
Para preparar una dilución de
concentración conocida
*Para diluir una solución y disminuir su concentración, se añade más solvente
en un proceso llamado dilución.
*A través de la ecuación M1V1 = M2V2, donde M simboliza la concentración
molar y V el volumen total (antes y después de la dilución), se puede calcular
la nueva concentración tras diluir una concentración, o el volumen requerido
para lograr la concentración deseada.
*Al preparar diluciones siempre se lleva la solución madre a un nuevo matraz
de mayor tamaño y se añade solvente a este, asegurándose de llegar a la línea
de aforo para garantizar el volumen deseado.

*Si el proceso es exotérmico y, por ende, presenta riesgos de seguridad, es


mejor revertir el proceso y añadir la solución concentrada al solvente para
evitar salpicaduras.