Sunteți pe pagina 1din 45

DEFINICIÓN TÉCNICA:

De manera general, la exploración y evaluación de recursos minerales


consiste en el examen detallado de un área geográfica de interés que ha
mostrado suficiente potencial para producir mineral y que amerita una mayor
exploración.

En la industria minera, las actividades de exploración son llevadas a cabo


para definir y delinear un cuerpo específico de mineral y para determinar la
cantidad, naturaleza y ley del mineral. Usualmente involucra análisis,
excavaciones exploratorias, mapeos geográficos, análisis geoquímicos,
trincheras, cruceros, aperturas de tajos superficiales y remoción de
desmontes en algunas áreas. Los costos de exploración incluyen lo
siguiente:
a) Salarios y gastos de personal encargado del trabajo geológico, geofísico y
otros similares.
b) Depreciación, mantenimiento y costos de reparación de equipos e
instrumentos usados.
c) Costos generales directamente relacionados con la actividad de
exploración y evaluación de recursos
minerales.
d) Costos de exploración llevados a cabo por contratistas independientes.
e) Costos relacionados con el medio ambiente y con las comunidades
cercanas al ámbito de influencia de las actividades exploratorias.

La exploración constituye la primera etapa de un proceso productivo


propiamente minero. Después de que se ha probado la existencia de un
cuerpo de mineral económicamente explotable, la etapa de exploración y
evaluación termina y se inicia la etapa de desarrollo de la mina.
CONTABILIZACIÓN:

La NIIF 6, “Exploración y Evaluación de Recursos Minerales”, establece el


marco normativo para contabilizar los costos relacionados. Esta NIIF permite
que una compañía desarrolle una política contable para los costos de
exploración y evaluación de recursos minerales, sin considerar
específicamente los requisitos de los párrafos 11 y 12 de la NIC 8, “Políticas
Contables, Cambios en las Estimaciones Contables y Errores”. Sin embargo,
si opta por reconocerlos como activos en el estado de situación financiera, la
compañía deberá cumplir con los siguientes lineamientos
a) Debe crear una política contable que establezca cuáles desembolsos por
exploración y evaluación de recursos minerales serán reconocidos como
activos y cómo serán medidos. Al establecer esta política, la compañía
considerará el grado en el que los desembolsos pueden estar asociados con
el descubrimiento de recursos minerales específicos. Los siguientes son
ejemplos de desembolsos que podrían incluirse en la valoración inicial de los
activos para exploración y evaluación (la lista no es exhaustiva):
• Adquisición de derechos de exploración.
• Estudios topográficos, geológicos, geoquímicos y geofísicos.
• Perforaciones exploratorias.
• Excavaciones.
• Toma de muestras.
• Actividades relacionadas con la evaluación de la factibilidad técnica y la
viabilidad comercial de la extracción de un recurso mineral.
b) Al momento de su reconocimiento inicial, los activos de exploración y
evaluación serán medidos al costo; posteriormente, se puede aplicar el
modelo del costo o el modelo de la revaluación.
c) Los activos de exploración y evaluación serán clasificados como activos
intangibles o tangibles.
d) De acuerdo con la NIC 37, “Provisiones, Pasivos Contingentes y Activos
Contingentes”, una compañía reconocerá cualquier obligación en la que se
incurra por desmantelamiento y restauración durante un período
determinado, como consecuencia de haber llevado a cabo actividades de
exploración y evaluación de recursos minerales.
e) Un activo de exploración y evaluación será sometido a una prueba de
deterioro cuando los hechos y circunstancias sugieran que el monto en
libros excede su importe recuperable. La NIIF 6 tiene criterios específicos
para medir la pérdida por deterioro, distintos a los establecidos en la NIC 36,
“Deterioro de Activos”.
PRÁCTICAS CONTABLES:

Las actividades de exploración y evaluación de recursos minerales son


realizadas para ubicar características geológicas que incluyen la existencia
posible de minerales que garanticen la explotación futura. En algunos casos,
los costos de exploración (prospección) son incurridos antes de que se
adquieran las propiedades minerales y otorgan información importante que
permite encontrar, adquirir y desarrollar propiedades mineras.
Los siguientes párrafos analizan las distintas opciones para registrar los
costos de exploración y evaluación de recursos minerales:
a) Cargar a resultados todos los costos de exploración y evaluación de
recursos minerales en el período en el que se incurren.
La mayoría de las compañías que siguen el método de esfuerzos exitosos
registran todos los costos de exploración en el período en el que se incurren,
debido principalmente a los altos riesgos asociados con la exploración. En
adición, antes de la adquisición de los derechos mineros, la información
obtenida de la prospección tendrá valor únicamente si se adquieren
posteriormente los derechos mineros.
Aquellos que están a favor de este método arguyen la posibilidad de que se
cumpla con el concepto de “expectativa” de beneficios futuros (el activo
podría ser capaz de proporcionar beneficios futuros), pero no se estaría
cumpliendo con el parámetro de probabilidad (no se puede demostrar que
existirán beneficios económicos futuros).
b) Cargar a resultados todos los costos de exploración incurridos hasta que
se determine la existencia de recursos minerales; a partir de esta etapa, se
activan todos los costos de exploración y evaluación de recursos minerales
incurridos.
Una compañía usa este método para reflejar la alta incertidumbre existente
en las etapas iniciales de la prospección y exploración de recursos
minerales. La compañía asume que cuando se efectúan trabajos
conducentes a determinar recursos minerales, la incertidumbre de ubicar
reservas es tan alta que no resulta apropiado activar los costos de
exploración incurridos. Sin embargo, a partir del momento en que se
determinan recursos minerales, existe una mayor probabilidad de beneficios
económicos futuros asociados con los costos incurridos y, por lo tanto,
ameritan su activación.
c) Registrar todos los costos de exploración y evaluación de recursos
minerales como activos.
Una compañía que usa el método de costeo total registra todos los costos
de exploración y evaluación de recursos minerales como activos en el
momento en el que se incurren. Sin embargo, existen más probabilidades de
que la compañía tenga que registrar una provisión por deterioro por todo o
parte de los costos capitalizados, debido a los altos costos que podrían
permanecer activados.
d) Inicialmente se activan todos los costos de exploración y evaluación de
recursos minerales, sujetos a la determinación de si se descubren reservas
recuperables.
Una compañía registra todos los costos de exploración y evaluación como
activos hasta que se determine la existencia o no de un área
económicamente explotable. Si no se encuentran reservas, los costos son
cargados a resultados del ejercicio. Si se encuentran reservas, los costos
permanecen capitalizados.
Este enfoque asume que los costos incurridos representan desembolsos efectuados
de buena fe con la expectativa de que ellos conducirán a descubrir reservas
comerciales y que, a menos que existan indicadores en contrario, los costos podrían
generar beneficios futuros. Sin embargo, es necesario poner algunas salvaguardas
para justificar la presunción de que aún es posible que los costos 65 capitalizados
generen beneficios económicos futuros. Una salvaguarda podría ser un
requerimiento de que dichos costos solo pueden permanecer capitalizados en la
medida de que existan planes futuros de exploración. Otra podría ser poner un límite
de tiempo.
e) Cargar a resultados del ejercicio todos los costos de exploración y evaluación de
recursos, pero reversar la provisión por deterioro por estos costos cuando se
descubren reservas económicamente explotables.
Este enfoque conduce finalmente al mismo resultado que el método anterior, pero
enfatiza el hecho de que la mayoría de los costos de exploración no resultarán en
reservas económicas. El resultado de la reversión es un incremento de los activos y
de la utilidad neta. Son muy pocas las compañías que utilizan este método para
registrar sus costos de exploración y evaluación de recursos minerales.
ASPECTOS TRIBUTARIOS:

Los aspectos tributarios relacionados con las actividades de exploración y


evaluación de recursos minerales están incluidos en la Ley del Impuesto a la Renta
y en la Ley General de Minería. A continuación, resumiremos los aspectos más
relevantes que deben considerar las compañías mineras al determinar el impuesto a
la renta del año.

Ley del Impuesto a la Renta


El inciso o) del artículo 37 de esta ley señala que son deducibles, entre otros, los
gastos de exploración, preparación y desarrollo en que incurran los titulares de las
actividades mineras. Estos gastos se deducirán en el ejercicio en que se incurran o
se amortizarán en los plazos y condiciones establecidos en la Ley General de
Minería y normas reglamentarias.
Ley General de Minería
a) Gastos incurridos antes de iniciar la producción mínima:
Conforme a lo señalado en el artículo 74º de la Ley General de Minería, los gastos
de exploración incurridos hasta la fecha en que corresponda cumplir con la
producción mínima podrán deducirse:
• Por amortización: Si se incluyen los gastos de exploración y prospección dentro
del valor de la concesión, hasta la fecha en que corresponda cumplir con la
producción mínima en un plazo que se determinará en función de la vida probable
de la mina.
• Como gasto: Se deduce lo gastado en exploración y prospección en el ejercicio
en que se incurran dichos gastos.
Cualquier opción elegida deberá ser comunicada a la autoridad tributaria al
presentar la declaración jurada anual del impuesto a la renta. En el caso de
amortizarse, también debe indicarse el plazo y la forma del cálculo. La opción que
se haya escogido no podrá variarse.
b) Gastos incurridos después de iniciada la producción mínima:
Conforme a lo señalado en el artículo 75º de la Ley General de Minería, los gastos
de exploración incurridos desde que la concesión se encuentra en etapa de
producción mínima obligatoria podrán deducirse:
• Por amortización: A partir de dicho ejercicio a razón de un porcentaje anual de
acuerdo con la vida probable de la mina establecido al cierre de dicho ejercicio, lo
que se determinará con base en el volumen de reservas probadas y probables y la
producción mínima de ley.
• Como gasto: Se deduce en el ejercicio lo gastado en exploración. La opción
tomada deberá comunicarse a la autoridad tributaria al presentar la declaración
jurada anual del impuesto a la renta y se ejercitará respecto de los gastos de cada
ejercicio. La opción que se haya escogido no podrá ser variada.
c) Modificación del plazo de amortización:
• La Ley General de Minería no establece un mecanismo para modificar el plazo
establecido para amortizar lo invertido en exploración.
• La Ley General de Minería únicamente señala la posibilidad de amortizar el saldo
del valor total de adquisición y lo invertido en exploración, en caso de agotarse las
reservas económicas explotables, hacerse suelta o declararse caduca la concesión.
Así, la deducción del total del saldo de gastos de exploración por amortizar podrá
realizarse en el ejercicio en que se produzca el abandono de la concesión.
En resumen, el equipo del proyecto propone lo siguiente:
• Que los derechos legales –tales como derechos de exploración o de extracción–
deberían formar parte de los activos mineros o petroleros.
• El activo es reconocido cuando se adquieren los derechos legales.
• La información obtenida de las actividades de exploración y evaluación y de los
trabajos de desarrollo para acceder al depósito de mineral o de petróleo, deberían
ser tratados como mejoras al activo minero o petrolero (concesión minera o
yacimiento petrolero)..
CASO PRÁCTICO:

La Compañía Minera ABC S.A. se encuentra en la etapa de exploración, tiene la


certeza razonable de que existen recursos minerales en el área de interés, y aún no
ha iniciado la etapa de producción mínima. Durante este período ha incurrido en lo
siguiente:
a) Sueldos y salarios y otros gastos del personal del área de Geología.
b) Sueldos y salarios y otros gastos del personal del área de Administración y
Finanzas.
c) Honorarios por estudios de línea base para efectos medioambientales.
d) Honorarios por análisis de laboratorio de muestras extraídas.
e) Servicios de perforación diamantina prestados por terceros.
f) Depreciación de equipo pesado utilizado en las operaciones de exploración.
g) Intereses de préstamo para financiar las operaciones.
¿Cuál es el tratamiento contable y tributario que debe seguir la Empresa
Minera ABC S.A. con respecto de los costos de exploración incurridos?

Desde un punto de vista contable, la Compañía Minera ABC S.A. puede optar por
cualquiera de los métodos para contabilizar los costos de exploración incurridos. En
el caso de que opte por capitalizar los costos de exploración incurridos, estos deben
amortizarse en un plazo que el titular de la actividad minera determine, a partir del
ejercicio en el que se inicie la producción mínima, basado en la vida probable del
depósito, calculada tomando en cuenta las reservas probadas y probables y la
producción mínima obligatoria de acuerdo a ley. Existe otro tratamiento tributario
permitido, que consiste en deducir íntegramente como gasto el ejercicio en el que se
incurren.
Desde un punto de vista contable, los desembolsos por sueldos y salarios y otros
gastos del personal del área de Administración y Finanzas, así como los intereses
por financiamiento, se pueden considerar gastos de exploración en la medida en
que estén directamente relacionados con el área de interés. Sin embargo, no existe
una norma tributaria expresa que adopte dicho tratamiento, por lo que es aceptado
como gastos preoperativos (artículo 37º inciso g) de la Ley del Impuesto a la Renta)
amortizables en un plazo máximo de 10 años a partir del inicio de la producción.
Podrán también ser deducidos en el primer ejercicio, entendiéndose como tal el
ejercicio en que se inicia la producción o explotación del proyecto preoperativo
(Informe N° 062-2009/SUNAT).
Las compañías del sector minero realizan desembolsos, los que pueden,
según su naturaleza, ser considerados, alternativamente, como activo o
como gasto. Para poder identificarlos en el sector minero, es importante
realizar una distinción de las distintas fases del proceso minero, a efectos
de identificar si los desembolsos realizados deben ser tratados como
activos o como gastos.

Con fines de analizar el tratamiento contable de estos costos, consideramos


las siguientes actividades:
a) Prospección.
b) Adquisición de derechos mineros.
c) Exploración y evaluación.
d) Construcción y desarrollo.
e) Producción o explotación.
f) Exploración y desarrollo luego del inicio de la producción.
g) Cierre y abandono.
Dentro de la industria minera, la etapa de construcción y desarrollo es aquella
donde se hacen las mayores inversiones en activo fijo; por tanto, es fundamental
tener claro conocimiento acerca de la identificación de dicha inversión, si este
debe ser considerado un activo fijo o gasto, afectando a los resultados del
período.

El activo fijo está incluido en el alcance de la NIC 16, “Inmueble, Maquinaria y


Equipo”.

De acuerdo con la NIC 16, debemos tener en cuenta las siguientes definiciones:

Propiedad, planta y equipo: Son bienes tangibles, controlados por la compañía


y que generan beneficios económicos; son mantenidos para el uso en la
producción o para propósitos administrativos y tienen una expectativa de
duración mayor que el ciclo productivo. Para efectos de su reconocimiento como
activos, la propiedad sobre el activo es irrelevante.
Importe en libros: Es el importe por el que se reconoce un activo, una vez
deducidas la depreciación acumulada y las pérdidas por deterioro del valor
acumuladas.

Importe depreciable: Es el costo de un activo, o el importe que lo haya


sustituido, menos su valor residual. Es importante que la entidad identifique el
costo de un componente significativo (generalmente con una vida útil diferente
que las de los demás) de un bien del activo fijo, el cual debe depreciarse por
separado.
Valor residual: Es el importe estimado que la entidad podría obtener
actualmente por la realización del elemento después de deducir los costos
estimados por tal disposición, si el activo ya hubiera alcanzado la antigüedad y
las demás condiciones esperadas al término de su vida útil.
Vida útil: Es el período durante el cual se espera utilizar el activo por parte de la
entidad; o el número de unidades de producción o similares que se espera
obtener del mismo por parte de una entidad.

De acuerdo con la NIC 23, tenemos las siguientes definiciones:


Costos por préstamos: Los intereses y otros costos en los que la entidad
incurre, que están relacionados con los fondos que ha tomado prestados.
Activo apto: Es aquel que requiere, necesariamente, de un período sustancial
antes de estar listo para el uso al que está destinado o para la venta.
Cualquiera de los siguientes podrían ser activos aptos: fábrica de
manufactura, instalaciones de producción eléctrica, activos intangibles,
propiedades de inversión. Los activos que ya están listos para el uso al que se
les destina o para su venta no son activos aptos.
De acuerdo con la NIC 16, un elemento de propiedades, planta y equipo se
reconocerá como activo si, y solo si:

a) Sea probable que la entidad obtenga los beneficios económicos futuros


derivados del mismo.
b) El costo del activo para la entidad pueda ser valorado con fiabilidad.
La NIC 16 no establece un parámetro cuantitativo mínimo o máximo para el
reconocimiento de un activo fijo.

Las compañías mineras en la práctica reconocen un elemento como activo fijo en


función de importes establecidos según sus políticas corporativas. Cabe
mencionar que para establecer dichos importes debió realizarse una evaluación
previa por parte de la Gerencia, en la que se determine si a partir de dicho
importe es razonable considerar que los desembolsos se puedan capitalizar o
formar parte del resultado del período, poniendo en práctica lo establecido por la
NIC 8, “Estimados y Políticas Contables”.
Reconocimiento inicial
La NIC 16 establece que el reconocimiento inicial de un elemento del activo fijo
es al costo, que comprende:
a) Precio de adquisición.
b) Costos directamente relacionados con la ubicación del activo en el lugar y en
las condiciones necesarias para que pueda operar de la forma prevista por la
Gerencia. Tenemos por ejemplo:
• Costos de personal (beneficios a los empleados, según lo define la NIC 19,
“Beneficios a los Empleados”) relacionados directamente con la construcción o la
adquisición del activo fijo.
• Costos de preparación del emplazamiento físico.
• Costos de entrega inicial y los de manipulación o transporte posterior.
• Costos de instalación y montaje.
• Costos de prueba de que el activo funciona, después de deducir los importes
netos de la venta de cualquier elemento producido durante el proceso de
instalación y puesta a punto del activo.
• Los honorarios profesionales.
• Costos por préstamos (i.e. intereses de financiamiento) directamente asociados
a la adquisición y/o construcción del activo fijo.
• De manera general, la sustitución de los componentes (i.e. como repuestos) de
un bien del activo fijo se reconoce como parte del activo al restituir su costo.
c) Estimación de los costos de desmantelamiento o retiro del elemento, así como
la rehabilitación del proyecto minero (ver Título V del presente manual).

La NIC 23 párrafo 26 indica que se deberá revelar:


a) El importe de los costos por préstamos capitalizados durante el período.
b) La tasa de capitalización utilizada para determinar el importe de los costos por
préstamos susceptibles de capitalización.
El reconocimiento de los costos en el importe en libros de un elemento del activo
fijo terminará cuando el elemento se encuentre en el lugar y condiciones
necesarias para operar de la forma prevista por la Gerencia.
La NIC 16 establece ejemplos de los desembolsos que no constituyen un
elemento del activo fijo, los cuales detallamos a continuación:
a) Costos de administración y otros costos indirectos generales.
b) Costos de puesta en marcha de un activo que ya se encuentra listo para
operar.
c) Costos incurridos por la utilización o por la reprogramación del uso del
elemento de activo fijo.
d) Costos de reubicación de parte o la totalidad de las operaciones de la entidad.
e) Pérdidas operativas iniciales, como las incurridas mientras se desarrolla la
demanda de los productos
que se elaboran, como el activo fijo.
f) Desembolsos relacionados con la reparación y/o mantenimiento de los
componentes se reconocen como gastos en el ejercicio en que devenguen.
La NIC 16 establece ejemplos de los desembolsos que no constituyen un
elemento del activo fijo, los cuales detallamos a continuación:
a) Costos de administración y otros costos indirectos generales.
b) Costos de puesta en marcha de un activo que ya se encuentra listo para
operar.
c) Costos incurridos por la utilización o por la reprogramación del uso del
elemento de activo fijo.
d) Costos de reubicación de parte o la totalidad de las operaciones de la entidad.
e) Pérdidas operativas iniciales, como las incurridas mientras se desarrolla la
demanda de los productos
que se elaboran, como el activo fijo.
f) Desembolsos relacionados con la reparación y/o mantenimiento de los
componentes se reconocen como gastos en el ejercicio en que devenguen.
CASO PRÁCTICO:
El 1 de enero del 2015 la compañía adquirió un molino de bolas para la planta
concentradora, valorado en 6,000,000 de nuevos soles, con la finalidad de
incrementar el nivel de producción de su planta de procesamiento.
En febrero del 2015, la compañía incurrió en costos por 100,000 nuevos soles por
el transporte del equipo a la planta de la unidad minera y 800,000 nuevos soles
por la instalación y el montaje del mismo.
La Gerencia ha determinado que el molino tiene una vida útil de diez años; en
ese sentido, al final de su vida útil la Gerencia ha estimado que incurrirá en
costos de desmantelamiento por 400,000 nuevos soles, y tendrá un valor residual
de 60,000 nuevos soles.
En adición, en marzo del 2015, la compañía incurre en desembolsos relacionados
con la capacitación del personal de todas sus áreas de producción. Los
desembolsos son los siguientes:
CASO PRÁCTICO:
El 1 de enero del 2015 la compañía adquirió un molino de bolas para la planta
concentradora, valorado en 6,000,000 de nuevos soles, con la finalidad de
incrementar el nivel de producción de su planta de procesamiento.
En febrero del 2015, la compañía incurrió en costos por 100,000 nuevos soles por
el transporte del equipo a la planta de la unidad minera y 800,000 nuevos soles
por la instalación y el montaje del mismo.
La Gerencia ha determinado que el molino tiene una vida útil de diez años; en
ese sentido, al final de su vida útil la Gerencia ha estimado que incurrirá en
costos de desmantelamiento por 400,000 nuevos soles, y tendrá un valor residual
de 60,000 nuevos soles.
En adición, en marzo del 2015, la compañía incurre en desembolsos relacionados
con la capacitación del personal de todas sus áreas de producción. Los
desembolsos son los siguientes:
A finales de marzo del 2015, el área de Ingeniería termina las pruebas de
calidad del molino e incurre en los siguientes desembolsos:
De acuerdo con lo previsto por la Gerencia, el nuevo molino estará listo para
su uso el 1 de abril del 2015.
Se pide:
a) Determinar el costo de la maquinaria para su reconocimiento inicial.
b Calcular el costo neto de la maquinaria al 31 de diciembre del 2015.
Solución sugerida:
a) Determinación del costo de la maquinaria.
Solución:
a) Determinación del costo de la maquinaria.
b) Determinación del costo neto al 31 de diciembre del 2015.

El equipo empezará a ser depreciado a partir de abril del año 2015.


DEFINICIÓN TÉCNICA:

Una vez concluidos los estudios de prefactibilidad y factibilidad y definido el método


de explotación minera (subterráneo o tajo abierto), se pasa a la etapa de desarrollo
y construcción.
Etapa de desarrollo
Desarrollo es la operación que se realiza para posibilitar la explotación del mineral
contenido en un yacimiento.
En la etapa de desarrollo se ejecutan los trabajos previos para llegar al mineral
desde la superficie. Los trabajos varían dependiendo de si se trata de una mina
subterránea o a tajo abierto.
En el caso de una mina subterránea se realizan trabajos para llegar hasta el
mineral mediante galerías (túneles horizontales), chimeneas (túneles verticales o
inclinados que no se comunican a superficie), piques (túneles verticales que salen a
la superficie), rampas (túneles en forma de espiral), etcétera.
En el caso de minas a tajo abierto se realiza el stripping (o desbroce), que consiste
en la remoción del material estéril con la finalidad de acceder al cuerpo
mineralizado. También se consideran los cambios de acceso al recurso mineral.
Previo a la ejecución de los trabajos de desarrollo y construcción en un proyecto
minero, resulta primordial efectuar lo siguiente:
- Ingeniería conceptual: En esta etapa se estima de manera general la inversión a
ejecutar en mina, en la planta de beneficio y en infraestructura e instalaciones.
- Ingeniería básica o diseño: En esta etapa se elaboran los diseños, planos y se
establecen los criterios básicos de las instalaciones y construcciones. Está
conformada por el conjunto de documentos técnicos del proyecto, como alcances
del proyecto, criterios de diseño y proceso, diagrama de flujo de proceso, planos de
diseño, arreglo general, especificaciones técnicas de los principales materiales y
equipos que se requerirán, cronogramas y presupuestos base del proyecto.
- Ingeniería de detalle: En ella se elaboran los planos con el detalle y las
especificaciones suficientes para iniciar la construcción, se prepara y aprueba el
presupuesto de obra que se usará como control del proyecto durante su ejecución.
Está constituida por el conjunto de documentos técnicos del proyecto, como
alcances para la ejecución del proyecto, informes de las evaluaciones, análisis
solicitados a profesionales, planos de detalle para fabricación y/o construcción de
las instalaciones del proyecto, listado de materiales y equipos necesarios,
especificaciones técnicas de construcción, cronogramas, presupuestos
actualizados del proyecto, etcétera.
Etapa de construcción
Se realizan actividades para construir las instalaciones necesarias para la
extracción, transporte y tratamiento de los recursos minerales. Las instalaciones
incluyen infraestructura productiva, energética, vial (caminos, vías férreas, puertos,
aeropuertos), facilidades indirectas (campamentos) y, posteriormente, el
acondicionamiento de maquinarias y equipos.
Costos por desbroce diferidos
Los costos por desbroce incurridos durante la fase de desarrollo de una mina,
también llamados costos de remoción de material, por lo general se capitalizan
como parte del costo depreciable de la construcción y desarrollo de una mina. Una
vez que se inicia la producción, esos costos capitalizados se deprecian durante la
vida
útil de la mina usando el método de unidades de producción.
Adicionalmente, tenemos las siguientes especificaciones:
a) Tratamiento de los costos de desbroce. Los costos incurridos para remover el
material en etapa de desarrollo son capitalizables. Los costos incurridos para
ampliar el radio del pit en etapa de producción no son capitalizables; son costos de
producción del área de la mina.
b) Tratamiento a los activos que se compran para construir el proyecto.
Deben capitalizarse y la depreciación debe ser imputada al mismo proyecto.
Cuando el proyecto entre en etapa de producción, la depreciación será registrada
como parte del costo de producción.
c) Los costos de construcciones temporales, como comedores, oficinas o viviendas,
son asumidos por el proyecto en cuanto solo sean utilizados en la etapa de
construcción. Si estos bienes serán utilizados posteriormente a la etapa de
construcción, deben capitalizarse y seguir los lineamientos del punto anterior.
d) Tratamiento para distribución de costos indirectos.
Al cierre de un proyecto de construcción minera se identificarán las distintas áreas o
unidades que califiquen como activo fijo, los que al momento de su capitalización
recibirán una porción de costos indirectos con ciertos criterios de distribución
establecidos por la compañía, que pueden ser de asignación directa (ejemplo:
alquiler de equipo) o de distribución global a todo el proyecto (ejemplo: costos del
constructor, costos de administración del proyecto, vigilancia, relaciones
comunitarias, etcétera; excluyendo los activos fijos móviles). El criterio más utilizado
de distribución de los costos indirectos es tomar como base de distribución los
costos directos.
c) Los costos de construcciones temporales, como comedores, oficinas o viviendas,
son asumidos por el proyecto en cuanto solo sean utilizados en la etapa de
construcción. Si estos bienes serán utilizados posteriormente a la etapa de
construcción, deben capitalizarse y seguir los lineamientos del punto anterior.
d) Tratamiento para distribución de costos indirectos.
Al cierre de un proyecto de construcción minera se identificarán las distintas áreas o
unidades que califiquen como activo fijo, los que al momento de su capitalización
recibirán una porción de costos indirectos con ciertos criterios de distribución
establecidos por la compañía, que pueden ser de asignación directa (ejemplo:
alquiler de equipo) o de distribución global a todo el proyecto (ejemplo: costos del
constructor, costos de administración del proyecto, vigilancia, relaciones
comunitarias, etcétera; excluyendo los activos fijos móviles). El criterio más utilizado
de distribución de los costos indirectos es tomar como base de distribución los
costos directos.
e) Sobrantes de construcción.
Se llama “sobrantes de construcción” a todos los materiales y repuestos que han
quedado como remanente luego de terminada la construcción. El tratamiento de
estos sobrantes es el ingreso a almacén con crédito al proyecto. Los costos son
determinados con base en el costo de adquisición, y en el caso de sobrantes de
materiales se debe evaluar la materialidad para definir su disposición final.

En algunas empresas estos costos son asumidos por el proyecto.


Ley del Impuesto a la Renta
Artículo 37 inciso o): Son deducibles de la Renta Bruta los gastos de exploración,
preparación y desarrollo en que incurran los titulares de actividades mineras, que
se deducirán en el ejercicio en que se incurran, o se amortizarán en los plazos y
condiciones que señale la Ley General de Minería y sus normas complementarias
y reglamentarias. D.S. Nº 014-92-EM TUO de la Ley General de Minería Art. 75º.
TUO de la Ley General de Minería (LGM) aprobado por Decreto Supremo
N˚014-92-EM
Artículo 75. Los gastos de desarrollo y preparación que permitan la explotación del
yacimiento por más de un ejercicio, podrán deducirse íntegramente en el ejercicio
en que se incurran, o amortizarse en dicho ejercicio y en los siguientes hasta un
máximo de dos adicionales.
Al cierre del ejercicio en que se efectuaron los gastos y al tiempo de presentar su
Declaración Jurada Anual del Impuesto a la Renta, el contribuyente comunicará a la
Administración Tributaria el método de deducción adoptado (ejercicio incurrido o
amortización), indicando el plazo en que se realizará la amortización y el cálculo
hecho.
La misma norma señala que esta opción se aplicará en los gastos de cada ejercicio
y sin posibilidad de variación una vez elegido el sistema.
Amortización en casos especiales
En caso de agotarse las reservas económicamente explotables, hacerse suelta o
declararse caduca la concesión antes de amortizarse totalmente lo invertido en
exploración, desarrollo o preparación, el contribuyente podrá optar por amortizar de
inmediato el saldo o continuar amortizándolo anualmente hasta extinguir su importe
en el plazo originalmente establecido.