Sunteți pe pagina 1din 30

BIENES CIVILES Y MERCANTILES

DOCENTE: HENRY MIRANDA


AREVALO
TEORÍA DE LOS BIENES
TEORÍA DE LOS BIENES.

Antes de iniciar con la teoría de los bienes se deben distinguir dos conceptos:

A. El concepto de Cosa: Es todo lo que ocupa un lugar en el espacio y podemos


percibir por nuestros sentidos.
TEXTOS PARA
B. El concepto de Bien: Los bienes consisten en cosas corporales o incorporales.
Corporales son las que tienen un ser real y pueden ser percibidas por los sentidos,
SEPARADORES
como una casa, un libro. Incorporales las que consisten en meros derechos, como
los créditos y las servidumbres activas.
Los bienes corporales.

Los bienes corporales son los que están compuestos por materia, por ende, se encuentran dotados
de presencia física y ocupan un espacio. Son abordados desde diferentes ópticas. En un primer
estudio nos concentraremos en su "movilidad" y, para terminar, ofreceremos otros criterios de
análisis de los bienes corporales.
TEXTOS PARA
SEPARADORES
Clasificación de los bienes corporales según su movilidad:
bienes inmuebles y muebles.
Las cosas corporales son inmuebles o muebles (art. 654 C.C.). Si bien este estudio se concentra en la
movilidad o inmovilidad del bien corporal, ya veremos cómo a través de diferentes acciones
jurídicas el legislador ha "desdibujado" este carácter diferenciador de los bienes materiales. Es
TEXTOS PARA
decir, en nuestros días, el carácter movible o inamovible del bien parece no ser determinante para
imponer la calificación de "mueble" o "inmueble".
SEPARADORES
Diferencias entre los bienes muebles e
inmuebles.

1. La transferencia de los derechos reales: Formalidades exigidas por el título y


por la tradición (modo). En cuanto a los inmuebles se exige que el título se
otorgue por escritura pública; así mismo, en lo que respecta a la tradición, para
que se pueda adquirir el derecho real se requiere el registro del título.
Respecto de los muebles, la normativa no exige un título solemne; tampoco la
tradición de un derecho real sobre un mueble requiere el registro del título.
Ahora, excepcionalmente, la tradición de ciertos muebles como las aeronaves,
naves y automotores requiere la formalidad del registro.
2. La ocupación (consiste en la aprehensión de un bien material unida al ánimo
de adquirir el dominio es decir pasan a ser de otro por el solo hecho de

TEXTOS PARA
ocuparla.), como modo de adquirir, está limitada a los muebles.
3. Las limitaciones al dominio y los gravámenes que pueden imponerse sobre
ellos. Los inmuebles se pueden gravar con el derecho real de servidumbre, el
derecho de habitación se ejerce sobre un inmueble, el derecho de hipoteca
SEPARADORES
procede para los inmuebles, la prenda para los muebles, el usufructo
generalmente se concentra sobre un inmueble.
4. Algunos contratos, como el mutuo (art. 2221 C.C.) o el depósito (art. 2240
C.C.), solamente se pueden celebrar respecto de bienes muebles.
Bienes inmuebles.
El artículo 656 del C.C. consagra que: "Inmuebles o incas o bienes raíces son las cosas que no pueden
transportarse de un lugar a otro; como las tierras y minas, y las que adhieren permanentemente a ellas, como
los edificios, los árboles. Las casas y veredas se llaman predios o fundos". Un inmueble, del latín immobilis, es
un bien que no puede transportarse de un lugar a otro. Hablamos, entonces, de una realidad física reconocida
por el ordenamiento al calificarla como tal.
TEXTOS PARA
Según el artículo 656 del C.C., reconocemos los inmuebles por naturaleza y los inmuebles por
SEPARADORES
adherencia.12 Adicionalmente, sirviéndose de una ficción jurídica, el legislador califica como inmuebles por
destinación ciertos bienes muebles por naturaleza.
Bienes inmuebles accesorios.
Los inmuebles accesorios integran o complementan el concepto económico jurídico de un inmueble por naturaleza.

TEXTOS PARA
Es decir, se reconocen como partes suplementarias o complementarias de los inmuebles por naturaleza. Dentro de
este grupo de inmuebles accesorios revisaremos las siguientes variedades: los inmuebles por
adherencia o adhesión y los inmuebles por destinación. Como ya lo anotamos, las enajenaciones, hipotecas y
SEPARADORES
legados que involucren inmuebles por naturaleza -inmuebles principales- se extienden a los inmuebles
accesorios (arts. 1886, 2445 y 1179 C.C.).
• Noción: Son los bienes que se encuentran materialmente
incorporados, de manera permanente, a un inmueble por
Bienes naturaleza. Estos bienes otrora muebles se inmovilizan en
razón de su incorporación física al suelo. La voluntad del
inmuebles hombre es determinante en su incorporación física o en su
posible desprendimiento del bien inmueble por naturaleza.
accesorios. • Requisitos:
• Unión física: Como primera medida se exige la unión
física de un bien mueble y un inmueble por
naturaleza.
1. Inmuebles por adhesión. • Carácter permanente: Se exige que la incorporación

TEXTOS PARA
tenga un carácter permanente. Es decir, debe
presentarse una unión fija, indefinida y estable.

SEPARADORES
• Ejemplos: Según el artículo 656 del C.C. los árboles y los
edificios son los únicos ejemplos consagrados en nuestra
normativa de inmuebles por adhesión.
• Noción: Son los muebles por naturaleza que, de manera
permanente, han sido puestos por su propietario al servicio de un

Bienes inmueble también de su propiedad.

• Requisitos:
inmuebles • Identidad del propietario: Los dos bienes, el que presta y el
que recibe el servicio, deben pertenecer al mismo dueño.
accesorios. • Servicio permanente prestado al inmueble: El mueble que se
va a reputar como inmueble por destinación debe estar de
manera permanente destinado al beneficio del inmueble. Si el
bien es separado momentáneamente, no pierde su calidad de
inmueble por destinación.
2. Inmuebles por destinación
• Ejemplos: Los microscopios, camillas y unidades de cuidados

TEXTOS PARA
intensivos de un hospital o de un laboratorio clínico; los cuadros y
esculturas de un museo o de un centro histórico; los micrófonos y
las sillas de un teatro. Todos estos son ejemplos de bienes muebles

SEPARADORES
que se pueden calificar como inmuebles por destinación por
prestarle un servicio científico, cultural o artístico a un inmueble.
Bienes muebles.
El concepto de bien mueble, en un principio, se identificó con la movilidad de la cosa corporal. En el
TEXTOS PARA
artículo 655 del C.C. se aseguró que las cosas muebles "son las que pueden transportarse de un lugar a
otro, sea moviéndose ellas a sí mismas como los animales, sea que sólo se muevan por una fuerza externa,
como las cosas inanimadas". Además de esta variedad de bienes, que denominamos muebles por
SEPARADORES
naturaleza, en la normativa se establecen los calificados muebles por anticipación.
Muebles por naturaleza.
Los muebles por naturaleza son aquellos pueden transportarse de un
lugar a otro, bien por sus propios medios, como los animales o
semovientes, o por una fuerza externa, como en el caso de los bienes
inanimados.

A. Semovientes o animales: Según nuestra normativa los animales


pueden ser bravíos, domesticados y domésticos (art. 687 C.C.). Los
animales que viven libres e independientes del hombre, como las
fieras y los peces, se denominan bravíos, salvajes o silvestres. Los
animales domesticados son los que incluso teniendo una
naturaleza de bravíos, por obra del hombre se han acostumbrado
a la domesticidad y, por consiguiente, reconocen cierta
TEXTOS PARA
dependencia del hombre. Finalmente, los animales domésticos
son aquellos que, ordinariamente, viven bajo la dependencia del

SEPARADORES
hombre, tales son las gallinas, perros y el ganado equino, bovino,
porcino y ovino.
B. Muebles inanimados: Los bienes muebles inanimados pueden
trasladarse de un lugar a otro por fuerzas externas. Dentro de este
amplio grupo de muebles inanimados, nos ocuparemos del
dinero, los títulos valores, los muebles sin forma y los muebles
sometidos a registro.
Muebles por naturaleza.

TEXTOS PARA
C. Muebles inanimados sometidos a registro: De manera excepcional, el legislador
establece que la tradición de derechos reales sobre algunos muebles inanimados debe
SEPARADORES
realizarse a través de registro. Hablamos de los derechos reales sobre automotores
(art. 47 del Código Nacional de Tránsito Terrestre), naves mayores, cuyo tonelaje es
igual o superior a 25 toneladas (art. 1433 C.Co.), y aeronaves (art. 1427 C.Co.).
Muebles por anticipación.
Son los inmuebles por adhesión o por destinación (v. gr., frutos de los
árboles, maderas, animales de un vivar, materiales de construcción,
etc.) que, por disposición del legislador, se consideran bienes
muebles por el hecho de constituir su dueño derechos sobre ellos a
favor de terceros (art. 659 C.C.).

El mueble por anticipación es un inmueble que se encuentra


inexorable-mente llamado a convertirse en un mueble (ya porque se
va a derribar una construcción, ya porque se va recoger una cosecha,
o por otra razón). Por consiguiente, nuevamente sirviéndose de una
ficción, el legislador permite que se adelante el curso de los
acontecimientos y se consideren como muebles desde el momento
TEXTOS PARA
mismo del perfeccionamiento de un título a favor de un tercero. En
efecto, siendo menos riguroso el régimen jurídico de los muebles,

SEPARADORES
aclaramos que las compraventas de frutos y lores pendientes, árboles
cuya madera se quiera vender, materiales de un edifico que va a
derribarse, y demás, no tienen que otorgarse por escritura pública
(art. 1857, inc. 3, C.C.).
MODOS DE ADQUIRIR EL
DOMINIO DE LOS BIENES
MODOS DE ADQUIRIR EL DOMINIO
El derecho de domino o propiedad es aquel derecho real que
tenemos sobre cosas corporales, incorporales y sobre la producción
de nuestro intelecto (derechos de autor), para gozar y disponer de
dichas cosas de manera que esta disposición no sea contra la ley o
contra un derecho de otra persona.

Son modos de adquirir el dominio:

1. Tradición: Es la entrega que se hace de una cosa a otra persona,


habiendo la facultad e intención de transferirla
2. Ocupación: Se adquieren cosas que no tienen dueño y cuyo
aprovechamiento no está prohibido.
TEXTOS PARA
3. Accesión: En la accesión el dueño de una casa pasa a serlo
también de lo que la cosa produzca o de lo que se adhiera e ella.

SEPARADORES
4. Sucesión por causa de muerte: Cuando se heredan bienes por la
muerte de la una persona de la cual somos herederos.
5. Prescripción: Por el transcurso del tiempo de adquieren bienes,
sobre los cuales se ejercía posesión.
Tradición.
La tradición es un modo derivado de adquirir el dominio y algunos de los derechos reales. Es un
TEXTOS PARA
negocio inter vivos de disposición. En líneas generales, podemos definir la tradición como un negocio o acto
jurídico en virtud del cual el tradente o tradens cumple con su obligación de dar (originada en un título
SEPARADORES
traslaticio), transfiriendo un derecho real de su patrimonio al patrimonio del adquirente o accipiens.

El tradens es "la persona que por la tradición transfiere el dominio de la cosa entregada por él", y
el accipiens es "la persona que por la tradición adquiere el dominio de la cosa recibida por él o a su
nombre" (art. 741 C.C.).
Tradición.
La tradición de un derecho real es un negocio jurídico, una convención en la cual intervienen dos personas:

TEXTOS PARA
tradente y adquirente. La tradición, siendo una convención, ha de reunir sus elementos generales (art. 1502 C.C.).

Con la tradición se producen dos consecuencias jurídicas (2). Por un lado, el tradente transfiere un derecho real de
SEPARADORES
su patrimonio al patrimonio del adquirente (a). Por otro, la tradición es un verdadero pago (art. 1626 C.C.), un
medio de extinción de las obligaciones de dar (b). En suma, con el negocio jurídico que denominamos tradición, en
un mismo momento, se transfiere el derecho real del patrimonio del tradente al patrimonio del adquirente y se
extingue el vínculo obligacional del primero respecto del segundo.
Tradición.
Es preciso contar con la comunión de las voluntades del tradente y adquirente (la ausencia del consentimiento del

TEXTOS PARA
adquirente o del tradente puede ser suplida por la ratificación, arts. 742 y 743 C.C.); se requiere igualmente la
capacidad de estos dos para intervenir en el acto; así mismo, se identifican en la tradición una causa, el título que
recoge la obligación de dar, y un objeto, la transferencia de un derecho real sobre un bien.
SEPARADORES
Efectos jurídicos de la tradición.

1. Transferencia de un derecho real: Con la tradición, el derecho real


sobre una cosa se desplaza del patrimonio del tradente al
patrimonio del adquirente (art. 740 C.C.).

2. Es un pago que extingue la obligación de dar: La tradición es el


negocio con el cual el adquirente cumple con la obligación de dar,
cuya fuente es el título traslaticio (generalmente un contrato de
compraventa, permuta, mutuo o donación). En cuanto al contrato
de compraventa, de manera reiterada la jurisprudencia
colombiana ha considerado que la obligación de dar del vendedor

TEXTOS PARA
consiste en la transferencia del derecho real al patrimonio
del accipiens (arts. 740 y 1849 C.C., y 905 y 922 C.Co.). En suma, la
tradición es el negocio jurídico necesario para cumplir con la

SEPARADORES
obligación de dar nacida del título traslaticio (art. 745 C.C.);
constituye, pues, un pago efectivo (arts. 1626 y 1633 C.C.).
Requisitos de la tradición de un derecho
real.
1. Preexistencia del título: Sin título no hay tradición (art. 745 C.C.).
La tradición es la forma prevista por el ordenamiento para
ejecutar o realizar el título. El título se nos presenta como la causa
jurídica de la tradición. Naturalmente, si el título relacionado con
un bien se encuentra prohibido. El título preexistente debe
recoger una obligación de dar, es decir, debe tratarse de un título
traslaticio y debe ser justo.
A. Título traslaticio: La tradición requiere de la preexistencia de
un título que recoja una obligación de dar: un título
traslaticio (art. 765 C.C.). No obstante, aclaramos que esta

TEXTOS PARA
denominación de título traslaticio se presta para equívocos.
Como se sabe, con el mero título no se traslada ningún
derecho real de un patrimonio a otro; para ello se requiere
SEPARADORES
la celebración de la tradición.
B. Titulo justo: El título justo es aquel que es conforme a la ley,
es el título legal. El título debe ser válido, de lo contrario la
tradición no podría operar. El título traslaticio y la tradición
tienen una relación causa - efecto; todo defecto de aquel se
extiende a esta.
Entrega jurídica de la cosa.
Con la tradición se realiza una entrega jurídica del bien; con ella opera una transferencia del derecho real
TEXTOS PARA
del patrimonio del tradente al patrimonio del adquirente. Por ejemplo, hablando de los bienes materiales,
anotamos que por regla general la tradición de los derechos reales sobre muebles se realiza con su entrega
física.
SEPARADORES
Tradición general de muebles: entrega
material del bien.
En términos generales, la tradición de bienes muebles es consensual,
desprovista de solemnidades. En consecuencia, se realiza con la entrega
material o física de la cosa mueble. Es decir, la entrega jurídica o tradición se
entiende realizada con la entrega material o física del bien mueble que hace el
tradente al adquirente. La entrega material o física puede tener lugar bajo las
siguientes modalidades:
a) Real: l tradente entrega el bien y sus accesorios en poder físico del
adquirente, permitiéndole su aprehensión material. Se trata de la tradición
realizada "de mano a mano“.
b) Longa manu: Consiste en la tradición de la cosa mueble que se realiza una

TEXTOS PARA
vez el tradente la muestra al adquirente. La expresión latina longa manu
nos revela que quien muestra, el tradens, extiende su mano.
c) Simbólica: Se hace cuando se entrega un símbolo de una cosa, como las
SEPARADORES
llaves de una máquina o del lugar donde esté guardado el bien (por
ejemplo, un cofre, un granero, etc.). Con la entrega física de un símbolo el
ordenamiento reconoce la tradición del dominio de la cosa mueble
simbolizada. Pero nótese que a pesar de que la cosa mueble simbolizada
no es entregada materialmente, respecto de esta se realiza la tradición
del dominio. El símbolo puede ser un accesorio del bien representado.
Tradición general de muebles: entrega
material del bien.
d) Entrega entendida: El tradente pone la cosa a disposición del adquirente en
determinado lugar convenido. Se trata de una modalidad de tradición de
muebles con una importante aplicación en el comercio (v. gr., arts. 915 y 923,
núm.. 3, C.Co. y 31 de la Convención de Viena sobre Compraventa Internacional
de Mercaderías).

Por ejemplo, en materia de compraventas mercantiles, el tradente puede dejar


el bien en el muelle de transporte o en la bodega designados (si se trata de las
denominadas ventas F.A.S., art. 1693 C.Co.) o a bordo del medio de transporte
(respecto de las denominas ventas F.O.B., art. 1694 C.Co.). Estas disposiciones

TEXTOS PARA
mercantiles se encuentran en consonancia con los denominados Incoterms
(codificaciones de carácter privado que recogen los usos mercantiles
internacionales, elaborados por la Cámara de Comercio Internacional.
SEPARADORES
Tradición de inmuebles.

TEXTOS PARA
En materia de inmuebles, el título traslaticio debe ser solemne, es decir, ha de otorgarse por escritura
pública (así, los contratos de compraventa, donación, permuta, etc. sobre un inmueble deben otorgarse

SEPARADORES
por escritura pública, arts. 1857, 1457, 1760 y 1500 C.C., y 898 C.Co.). Se trata de un requisito ad
substantiam actus del título traslaticio o contrato sobre inmuebles. En esta misma línea, la tradición de los
derechos reales sobre inmuebles también se idéntica como un acto jurídico solemne o formal. Sin la
realización de estas formalidades, sencillamente, la conducta desplegada por los sujetos no puede
calificarse como acto jurídico de tradición.
Tradición de inmuebles.
Por lo demás, la enajenación de inmuebles demanda la participación de dos servidores públicos. En cuanto
TEXTOS PARA
al título, el notario, y respecto de la tradición (registro), el registrador.

SEPARADORES
En efecto, la función notarial y registral entrañan, como lo expresara el concepto iscal, un servicio público
fundamental, de cuyo cumplimiento dependen la certeza y validez de los negocios jurídicos. Y debe
agregarse, que la función deferida a los notarios con la norma acusada, es complementaria y concurrente
con la naturaleza ontológica y sistemática de la función de registro, adecuándose a lo previsto en el
precepto 209 constitucional, que estimula a las autoridades administrativas a coordinar sus actuaciones
para el cabal cumplimiento de los fines del Estado
Tradición de inmuebles.
En el régimen civil, una vez otorgada la escritura, la tradición se realiza mediante su inscripción en la oficina
TEXTOS PARA
de registro de instrumentos públicos del lugar de ubicación del inmueble (art. 756 C.C. y Decreto 1250 de
1970). Cumplido este trámite se entiende transferido el derecho real del patrimonio del tradens al

SEPARADORES
patrimonio del accipiens. Se deben registrar todos los negocios, contratos, providencias judiciales,
administrativas o arbitrales que impliquen constitución, declaración, aclaración, adjudicación,
modificación, limitación, gravamen, medida cautelar, transferencia o extinción de dominio u otro derecho
real principal o accesorio sobre bienes raíces (art. 2 del Decreto 1250 de 1970).
Tradición de inmuebles.

Con respecto a los bienes inmuebles, la tradición no se efectúa con la simple


entrega material, sino que, por expreso mandato del artículo 756 del Código
Civil, ella tiene lugar mediante la inscripción del título en la respectiva Oficina
de Registro de Instrumentos Públicos, norma que guarda armonía con lo
dispuesto por el artículo 749 del mismo Código, que preceptúa que cuando la
ley exige solemnidades especiales para la enajenación no se transfiere el
dominio sin la observancia de ellas.

Esto significa, entonces, que la obligación de dar que el vendedor contrae para
con el comprador respecto de un bien raíz, se cumple por aquél cuando la

TEXTOS PARA
escritura pública contentiva del contrato de compraventa se inscribe
efectivamente en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos
correspondiente a la ubicación del inmueble, sin perjuicio de su entrega, pero,
SEPARADORES
como lo tiene por sentado la jurisprudencia de esta Corporación, entre otras en
sentencia de 2 de febrero de 1945, «no es necesaria la entrega material de
inmueble vendido para que se transfiera el dominio al comprador; basta el
registro del título en la respectiva oficina»
GRACIAS