Sunteți pe pagina 1din 13

PALABRA DE DIOS Y ORACIÓN

 Cantar de los cantares 2, 8-9


 Cantar de los cantares 2,10.14.16
 Cantar de los cantares 8,6-7
 Filipenses 2, 1-9

“Cristo no tiene manos


Tiene solamente nuestras manos
Para hacer su trabajo hoy.
Cristo no tiene pies,
Tiene solamente nuestros pies,
Para guiar a los hombres en sus senderos.
Cristo no tiene labios,
Tiene solamente nuestros
labios,
Para hablar de sí a los
hombres de hoy.

Cristo no tiene medios


Tiene solamente nuestra
ayuda
Para conducir así a los
hombres.

Nosotros somos la única


biblia
Que los pueblos leen
todavía.
CONTENIDO

Para entrar mejor en la realidad del amor,


viene espontáneo pedir: “Señor enséñanos
a amar”. Y Jesús traza para nosotros un
itinerario del amor. Podemos estar seguros
de la bondad de este itinerario, por que él
mismo lo ha recorrido y experimentado en
su propia vida. Y después de haberlo
aprobado, lo propone a todos los hombres:

“Ámense como Yo los he amado”.


El camino trazado por
Cristo puede ser dividido
en cuatro etapas, cada
una de las cuales
representa un momento
significativo de su vida.
Jesús nos ha amado:

 Encarnándose
 Compartiendo
 Ofreciendo su vida
 Salvándonos.
AMAR ES ENCARNARSE

El primer gesto de amor de


Jesús ha sido la
encarnación. Encarnarse
significa entrar en el
otro, vivirlo desde dentro.
Jesús ha vivido desde su
persona, dos vidas,
aquella de Dios y aquella
del hombre.

Cuando Jesús pide amar


como él ama, invita a
cada novio, a encarnarse
en la vida de la persona
amada, es decir, a vivir
en cierto modo, dos vidas:
la suya y aquella del otro.
Para la pareja significa: acoger toda la
persona amada.

En la formula del matrimonio cada novio


dirá: “te acepto y te recibo” y no
“acepto y recibo solo aquello que me
gusta de ti”.

Jesús enseña esto: amar significa llevar


dentro de sí al otro y acoger todo de la
persona, es decir, toda la persona.
 El camino que Cristo ha recorrido para llevarnos
a la vida, es un camino que desemboca en la
resurrección, pero justo después de haber
pasado por la pasión y por la muerte. Cristo nos
dio su presencia, su paciencia, su diálogo, su
perdón, sus milagros, la fuerza en las dificultades,
la voluntad de recomenzar siempre sin perder el
ánimo. Más ahora da toda la vida. Es la expresión
máxima del amor.

 “Ninguno tiene amor más grande que este: dar la


vida por sus amigos” Juan 15,13

 Para la pareja significa servir a la persona


amada.
Para amar en serio en hechos
y no solo en palabras, se
necesita entrar en esta
lógica, aquella de saber morir
a algo de la propia vida, para
hacer nacer la vida de
pareja.
No es fácil, por que cada uno de
nosotros no quiere perder
nada de sí mismo, sin
embargo, la pareja no nace
hasta que cada uno de los dos
acepta de renunciar a alguna
cosa de sí (costumbres,
comodidad, modo de pensar,
gustos, hobbies, amigos,
independencia, etc.).
En el evangelio hay un episodio que puede asombrar, como
asombró a aquellos que lo vieron. Habían llevado a Jesús un
paralítico inmóvil en su camilla (Mateo 9,2-8). Jesús lo mira
intensamente y siente compasión. Abre la boca. Todos esperan
palabras de sanación. En cambio Jesús dice: “Hijo, tus pecados
te son perdonados”. La desilusión se logra ver en el logro de
todos. Ellos esperaban que aquel pobre hombre pudiese
caminar.

El modo como Dios mira es sin duda diferente. Jesús ve con


claridad aquello que es bueno y aquellos que es malo para el
hombre. Ha dicho siempre que él ha venido principalmente
para salvar al hombre de la enfermedad del pecado: una
enfermedad que corroe al hombre desde dentro, por que
destruye su relación con Dios y lo hace incapaz de relaciones
constructivas con los otros.
Para la pareja significa:
caminar juntos hacia
Dios.

A quien se casa en la
Iglesia, Jesús le pide
aprender a mirar
también la persona
amada en su interior y
no solamente en sus
exigencias y deseos
materiales.

Jesús enseña que Dios


debe ser la meta última
y siempre presente en
la vida de pareja.