Sunteți pe pagina 1din 4

Acción de los ligamentos y de los

meniscos en movimientos de la rodilla:

 Ligamento rotuliano: La rotula, íntimamente ligada a la tibia por el ligamento rotuliano,


acompaña a este último hueso en sus desplazamientos: deslizándose a lo largo de la
tróclea femoral, baja en la flexión y sube en la extensión.
 Función y desplazamiento de los meniscos: Los meniscos completan a la manera de
rodetes glenoideos y cotiloideos las superficies glenoideas de la tibia; con sus bordes
elevados estas superficies se convierten en verdaderas cavidades en las que son
recibidos los cóndilos. Los meniscos reparten, pues, de una manera regular la presión de
los cóndilos femorales sobre las mesetas de la tibia.
En la flexión los meniscos se desplazan de delante atrás sobre
la meseta tibial y se aproximan uno a otro por sus extremos
posteriores.
En la flexión completa el menisco externo está a más de un
centímetro y el menisco interno a 8 milímetros
aproximadamente por detrás del borde anterior de la meseta
tibial. La parte anterior de las cavidades glenoideas esta,
pues, al descubierto. Los meniscos se hacen más anchos y más
cortos porque no están en relación más que con la cara
posterior, poco extensa, de los cóndilos femorales.
En la extensión los meniscos se desplazan de atrás a delante y
se aproximan uno al otro por delante.

En la extensión completa los meniscos llegan al borde anterior


de la meseta tibial. La parte posterior de las cavidades
glenoideas queda al descubierto y los meniscos se tornan
alargados y adelgazados, pues la extensa cara inferior de los
cóndilos femorales los comprime.
 Funcionamiento de los ligamentos cruzados:
El ligamento cruzado anterior se pone tenso en la extensión, se relaja en la flexión ligera y se pone
de nuevo tenso en la hiperflexión. El ligamento cruzado posterior se pone tenso en la flexión
completa, se relaja en semiflexión y se tiende ligeramente nuevo en la extensión. En la extensión
completa el ligamento cruzado anterior se opone a la movilidad anteroposterior; el cruzado
posterior cumple el mismo papel en la flexión. En semiflexión es posible, ´pues, obtener un ligero
deslizamiento anteroposterior de la tibia sobre el fémur. En esa misma posición es posible un poco
de rotación interna de la relajación de ligamento cruzado anterior y el ligamento interno. No
creemos que esta rotación este limitada por el cruzamiento de los ligamentos cruzados. La
rotación externa es relativamente fácil: Esta limitada por las fibras superficiales del ligamento
lateral interno y por el ligamento cruzado posterior.
La rotura o la distensión de los ligamentos cruzados se manifiesta por la posibilidad de
movimientos de deslizamiento anteroposterior (signo del cajón) y por un aumento de los
movimientos de rotación
 Ligamentos laterales:
Se ponen ambos tensos en la extensión y contribuyen a restringir ese movimiento; pero este
se halla particularmente limitado por la tensión de ligamento posterior (ligamento de
Winslow) de la articulación de la rodilla y por el ligamento cruzado anterior. Accesoriamente
estos ligamentos laterales, el cruzado posterior y los músculos isquiotibiales, limitan la
extensión. En la flexión completa el ligamento lateral externo se relaja, mientras que el
interno queda ligeramente tenso. En la semiflexión se obtiene su relajación máxima.